Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
La verdad de Isabel Pantoja en 13 capítulos

Al menos 21 muertos y más de 100 desaparecidos en los incendios de California

La ola de incendios de California ha dejado ya al menos 21 muertos, alrededor de 180 heridos y más de 20.000 desplazados que permanecían fuera de sus casas. Un total de 22 incendios siguen activos en el Estado de norte a sur en una de las peores temporadas en años recientes. La cifra de fallecidos, la mayoría por inhalación de humo, podría subir en las próximas horas porque aún hay más de un centenar de personas con las que sus familiares no consiguen contactar. El presidente de EE UU, Donald Trump, aceptó la petición de declaración de estado de emergencia para movilizar recursos federales contra el fuego. MÁS INFORMACIÓN Al menos 15 muertos y más de 30.000 evacuados por los incendios en el norte de California FOTOGALERÍA El fuego devora miles de hectáreas en zonas vitivinícolas de California ESPECIAL Datos | California y la maldición de los incendios El mayor desastre se concentraba en Santa Rosa, a una hora en coche al norte de San Francisco, en la zona rural, rica y vinícola de Mendocino, Sonoma y Napa. Barrios enteros de chalés han sido reducidos a cenizas, una casa tras otra. Alrededor de 3.500 edificios, entre casas y negocios, han sido afectados. El fuego había consumido hasta el miércoles 11.000 hectáreas. El total provisional de superficie quemada en California estos días se calculaba en 68.000 hectáreas hasta el miércoles por la mañana. El fuego de Santa Rosa empezó el domingo pasado. Los vientos secos del interior lo hicieron crecer tan deprisa que el lunes ya se contaba una decena de muertos. Hasta el miércoles por la mañana ese fuego había matado a 11 personas. Es el más mortífero desde que uno en San Diego mató a 15 personas en 2003 y el sexto con más víctimas desde que hay registros. Los otros fallecidos son tres en Mendocino, dos en Napa y uno en Yuba, todos condados vecinos a Sonoma. La oficina sheriff del condado de Sonoma recibió hasta el martes más de 200 informaciones de personas con las que no era posible contactar. Hasta el miércoles por la mañana habían encontrado a 45. La cifra es alta porque el fuego ha destruido comunicaciones, postes de la luz y torres de telefonía móvil. El sheriff del condado se mostró confiado en que la mayoría serán eventualmente localizados. La devastación en Sonoma era especialmente dramática en el barrio residencial de Coffey Park, donde literalmente no quedaba nada en pie. “Las casas han desaparecido, se han convertido en polvo”, decía a France Presse Jack Dixon, que ha vivido en la zona dos décadas. “Es como si nos hubieran tirado una bomba nuclear”. Las imágenes aéreas muestran que no es una exageración. Todavía hay 5.000 casas amenazadas. El humo podría echar a perder los viñedos de Napa Los incendios forestales han dañado o demolido al menos 13 bodegas del Valle de Napa, según el grupo de viticultores Napa Valley Vintners. Pese a que el fuego no ha arrasado con todos los viñedos, los expertos dicen que el humo puede dañar las delicadas uvas que aún esperan ser recogidas, ya que el humo afectaría a su sabor y echaría a perder las próximas reservas de vino. Napa, Sonoma y los condados adyacentes representan el 12% del vino producido en California, pero acogen las uvas más valoradas del Estado, según los expertos. Las ventas de los vinos californianos suman casi 32.000 millones de dólares al año (27.000 millones de euros). California es el cuarto productor mundial de vino después de Francia, Italia y España, según la encuesta económica del Wine Institute de 2015. El martes, un cambio en el tiempo que empezó a traer vientos húmedos de la costa en vez de secos del interior dio un respiro a los bomberos. Pero el mismo tipo de viento que convirtió el incendio de Santa Rosa en una trampa mortal se esperaba para el miércoles y jueves por la mañana. Las previsiones indican vientos del interior de hasta 80 kilómetros por hora y apenas un 10% de humedad, por lo que los fuegos pueden extenderse rápidamente. “La posibilidad de fuegos que puedan crecer exponencialmente como estos, en un periodo de tiempo muy corto, está ahí”, dijo Lynne Tolmachoff, portavoz del departamento Forestal de California. El comandante de lucha contra incendios estatal, se lo dijo a unos 200 bomberos en Sonoma con estas palabras: “Nos enfrentamos a unos monstruos importantes”, según Los Angeles Times. Mientras, el otro incendio que más preocupa a los servicios de emergencia parecía dar una tregua el martes por la noche. El incendio de Anaheim, al sur de Los Ángeles (y a 720 kilómetros del incendio de Santa Rosa), estaba controlado en un 45%. En las redes sociales los visitantes de Disneyland, que se encuentra en esta localidad, compartían fotos del cielo completamente rojo cubriendo el parque. La calidad del aire en todo el valle de Los Ángeles se vio afectada. El fuego había consumido 3.200 hectáreas hasta el miércoles.
image beaconimage beaconimage beacon