Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
La verdad de Isabel Pantoja en 13 capítulos

Diplomáticos de Estados Unidos y México confían en un acuerdo sobre el TLC

“Lo hicimos una vez y podemos hacerlo otra”. Thomas Shannon, subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado de EE UU, se mostró este miércoles convencido de que la negociación en curso para revisar el acuerdo de libre cambio entre Estados Unidos, Canadá y México (TLC o Nafta, en sus siglas en inglés) avanzará rápido y permitirá lograr un acuerdo “modernizado” que refleje la nueva realidad económica de los tres países. “Redundará en beneficio de todos nuestros ciudadanos”, aseguró, aunque admite que no será fácil. Shannon hizo estas declaraciones en el marco de unas jornadas organizadas en Nueva York por la Cámara de Comercio España-EE UU y el diario EL PAÍS, en las que representantes públicos, ejecutivos de multinacionales y analistas financieros examinarán las perspectivas en las tres regiones. El foro, que coincide precisamente con el arranque de la cuarta ronda de negociación del Nafta en Washington, contó también con la participación de Gerónimo Gutiérrez, embajador mexicano en Estados Unidos. El diplomático también expresó optimismo, pese a que las declaraciones que hasta ahora ha hecho presidente de EE UU, Donald Trump, invitan a lo contrario. "Tenemos diferencias respecto a algunas propuestas, pero podemos conseguirlo", dijo Gutiérrez, y aseguró que los tres países implicados se encuentran ahora "en mejor posición que al principio del año gracias al interés de las partes por encontrar áreas de consenso". De hecho, explicó que ya se habían acercados posturas en asuntos que atañen a las pequeñas y medianas empresas y el comercio electrónico. Hay otros grandes escollos, como el futuro del mecanismo de resolución de conflictos, la introducción de una cláusula de descuelgue del acuerdo al cabo de unos años o el porcentaje de contenido de cada país en un automóvil. MÁS INFORMACIÓN Un foro para entender el triángulo económico entre los dos lados del Atlántico Respecto a las quejas de Estados Unidos y algunos grupos de interés sobre los resultados de este macroacuerdo de libre comercio, en vigor desde hace 23 años, apuntó que la Nafta "se ha vendido mucho y se ha explicado poco", en el sentido de que el tratado "no sirve para solucionar los retos económicos de cada país". Y muchos de estos desafíos, son compartidos entre países como México y Estados Unidos, que es la primera potencia mundial. Por su parte, el alto funcionario estadounidense había explicado en el discurso de apertura del foro que Estados Unidos está plenamente comprometido en “expandir” su relación y compromiso comercial con América Latina. En este sentido, destacó la importancia del papel que puede jugar España para reforzar estar relación estratégica para aprovechar la oportunidades y, sobre todo, no perderlas ante nuevos competidores globales como China. “La relación es fuerte y viva”, destacó en su discurso, “tenemos que construir sobre ella”. Shannon es el diplomático con el conocimiento más profundo de América Latina en la Administración de Donald Trump. Reiteró que el principio que guía la política comercial del presidente es asegurar un acceso “justo” y “recíproco” a los mercados en los que las compañías estadounidenses tienen acceso. Menos burocracia Shannon también destacó la importancia de que se eliminen trabas burocráticas y coordinar la adopción de la regulación para así dar garantías a los inversores. El diplomático uso un énfasis especial en el combate de la corrupción, que debe ser una prioridad. “Se está avanzando mucho pero hay que hacer más”, reiteró, “eso contribuirá a atraer más inversiones y aportará prosperidad”. Precisamente sobre las inversiones y la necesidad de fortalecer lazos hablaron también representantes del mundo de la empresa, como Andrés Barberis, director de Autopistas Argentinas (grupo Abertis); Rodrigo Hilario, director de Estrategia de Renfe; Neil Chernoff, director de Red de Desarrollo y Alianzas de Iberia; y Luciano Scandolari, jefe de la práctica de Negocio para Latinoamérica de PwC. El exembajador Alan D. Solomon, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y España, arrancó la sesión defendiendo la necesidad de fortalecer los vínculos económicos entre países en un momento de riesgo de muchos vínculos políticos, citando a Estados Unidos y las tensiones en España por la crisis catalana. Solomon calificó de preocupante el "debilitamiento" de las relaciones políticas y lo consideró la mejor razón para avanzar en la colaboración comercial. Citando a Hillary Clinton, la exsecretaria de Estados estadounidense, señaló que la gran influencia de los estado ya no tiene tanto que ver con el tamaño de los ejércitos como con la influencia de sus economías. Vulnerabilidades en el crecimiento de la región Las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional, publicadas justo el día anterior al foro, lo dejaba claro: la economía latinoamericana ha despertado. La previsión de crecimiento de la región para 2017 y 2018 alcanza un 3,6% y un 3,7%, respectivamente, frente un avance del 3,2% en 2016, gracias a la mejora de la demanda de China, Rusia y Brasil. Pero los riesgos exteriores no han desaparecido y las vulnerabilidades internas, tampoco, tal y como quedó claro en la mesa redonda de análisis de los indicadores macroeconómicos. “Tenemos la recuperación encaminada”, afirmó Jorge Roldós, director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, pero advirtió sobre el peligro del proteccionismo y sobre una ralentización de la economía china, con enorme ascendente en lo que ocurre en la región latinoamericana. Lamentó, además, de que los países tienen un margen fiscal muy reducido para fortalecer esa reactivación. El economista jefe del BBVA, Jorge Sicilia, destacó que el crecimiento de la región aún depende excesivamente del exterior y de los precios de las materias primas. Además, llamó la atención sobre la escasa productividad que está acompañando esta expansión, y cuya tendencia, además, ha ido a la baja durante años. Por su parte, Lisa Schineller, directora en la agencia de calificación de riesgos S&P, destacó los progresos que ha experimentado la región en la última década y destacó la importancia de la expansión de las infraestructuras, “pero también debe hacerse a través del sector privado”, recalcó, ya que países como Brasil, por ejemplo, tienen un importante déficit en este terreno pero muy poco margen presupuestario para solucionarlo. Es la segunda vez que este foro se celebra en la ciudad de los rascacielos y cuenta con el patrocinio de BBVA, Iberia, Renfe, Abertis, Baker Mckenzie y PwC. La prosperidad en una economía global depende de lazos que trascienden las fronteras y que ayudan a explotar las oportunidades de crecimiento. Es una dinámica opuesta a la retórica proteccionista que afloró durante los últimos años.
image beaconimage beaconimage beacon