Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
Invierno en Europa: emergencia humanitaria

Los expertos reclaman nuevos análisis para explicar el enigma de Alaitza

"Muchas respuestas están entre las piedras". Los historiadores y expertos en arte medieval que se adentraron durante la noche del viernes en los secretos de las pinturas del siglo XIV que decoran el ábside de la iglesia de Alaitza, Álava, necesitan más. Más tiempo, más estudios y más datos. La extraña iconografía, que no casa con ninguna otra representación de su tiempo, y las formas con las que el pintor contó su provocadora historia de guerra, de muerte, y de peregrinación, generó más preguntas que respuestas a los estudiosos y curiosos que abarrotaron el centro de Azilu, Álava, en el que se celebró el congreso. "Avanzaremos en el momento en el que busquemos otras vías de acercarnos a las pinturas", propuso el profesor de Historia Medieval de la UPV Ernesto Pastor. Congreso sobre las pinturas de Alaitza en Azilu, Alava. ALAVA MEDIEVAL Las organizaciones y las asociaciones vinculadas a la difusión, cuidado y exhibición de las pinturas de Alaiza, van a impulsar ante las instituciones el diseño de un plan director que coordine un ambicioso trabajo de profundización en los campos de la arqueología, la arqueología arquitectónica, la iconografía, y la historia, entre otras disciplinas, con el objetivo de arrojar luz sobre su significado y autoría. "Un abierto por obras", bromeó el profesor de la UNED y doctor en Historia por la parisina École des Hautes Études en Sciences Sociales, José Javier López de Ocariz, evocando el éxito de ese planteamiento, turístico y de financiación, en la Catedral de Santa María de Vitoria, que mezcla a los visitantes con los restauradores y trabajadores, y les muestra el interior y exterior de la iglesia, a medida que evolucionan los trabajos. En su ponencia, López de Ocariz avanzó que "da la impresión de que una de las claves está en el castillo atacado" en las pinturas de Alaitza. Un castillo muy parecido a las motas que se representaban tres siglos antes, en el XI, y que se pueden apreciar en algunas representaciones artísticas de los ataques de los normandos a los ingleses. "El gótico lineal de Alaitza es como un retroceso en el tiempo", explicó el profesor, para quien el pintor era una especie de verso suelto en el contexto de las pinturas murales de la época. MÁS INFORMACIÓN Imagen del exhibicionista en Alaitza Un paseo por 150 años de historia Acoso al castillo y sepelio en Alaitza Hallada una escultura de la fachada original del Pórtico de la Gloria "Quizás otra de las claves sería conocer la titularidad de la iglesia en aquella época", apuntó la historiadora del arte, Isabel Mellén, y para comprender su significado y contexto, "tener en cuenta las difíciles relaciones entre el obispado de Calahorra y Álava, "que provocó que en el siglo XII toda Álava fuera excomulgada". De hecho ninguno de los ponentes se atrevió a aventurar un perfil del artista, conscientes de que su propia figura genera controversia. Más allá de que tuviera o no conocimientos de las armas usadas 200 años antes, de su técnica barata y expresiva pero poco elaborada, los expertos fueron prudentes. El historiador Fernando Sánchez Aranaz describió cómo en la Llanada Alavesa, un cruce de caminos entre la calzada romana Burdeos Astorga, y el denominado "camino de los valencianos" que conducía a muchos de ellos a la importante, para la época, feria de caballos de Salvatierra (Agurain), se vivieron de lleno los efectos de la Guerra de los 100 años debido a los intereses cruzados de Francia e Inglaterra en Castilla y Navarra. Demasiadas dudas para concretar si se trataba de un taller local de pintura, un irreverente ilustrado con conocimientos de historia o un cronista local con mano para la pintura, al que poco después (quizás dos o tres siglos) le encalaron las pinturas, para hacer compatible el espacio con la iglesia más ortodoxa.
image beaconimage beaconimage beacon