Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La gran redada fiscal del fútbol español

logotipo de El Mundo El Mundo 21/09/2018 Esteban Urreiztieta y Orfeo Suárez
© EFE

La gran redada de Hacienda en el fútbol ha reportado a las arcas del Estado unos 1.000 millones de euros en cinco años, periodo en el que la Agencia Tributaria ha llevado a cabo una ofensiva sobre todos los actores de la actividad, fueran personas físicas o jurídicas, desde los jugadores y entrenadores a los clubes, agentes y hasta directivos. La recaudación contabilizada a partir de las fuentes a las que ha tenido acceso EL MUNDO es de 992,8 millones, por lo que todo indica que la cifra puede ser sensiblemente superior, dados los casos no conocidos. El montante, que no incluye el gasto corriente, se aproxima al 0,1% del PIB español.

Las normas de Control Económico establecidas por LaLiga, la única salida para un sector que estaba amenazado de intervención, han permitido eliminar prácticamente una deuda fiscal lacerante y sistémica acumulada por los clubes, mientras que la inspección de las sociedades mediante las cuales los futbolistas cobran sus derechos de imagen, sea en territorio español o mediante modelos 'offshore', ha afectado a las principales estrellas, con Cristiano y Messi, los dos mejores futbolistas del mundo, en cabeza de los fraudes.

En diciembre de 2012, Hacienda cifró en 700 millones la deuda fiscal de los clubes, después de un ejercicio que puede considerarse como el punto de partida de una campaña global contra el fraude fiscal en el fútbol. Ese año incrementó su presión hasta ingresar 132,9 millones de euros de las entidades. De ellos, 53,3 correspondían a 278 actuaciones de embargo, ya fuera sobre taquillas, derechos audiovisiales, derechos federativos o inmuebles.

Amenaza de intervención

Al tiempo, el Estado trasladaba al sector la amenaza de intervenir a los clubes endeudados y llevar a muchos a la liquidación. La Administración estaba obligada a ello al haber sido sancionada España por la Unión Europea, que consideraba los aplazamientos de la deuda fiscal como una ayudas de Estado, prohibidas por las normas de competencia. Meses después, LaLiga y el Consejo Superior de Deportes (CSD) pactaron las normas de Control Económico, con una férrea hoja de ruta para los pagos a Hacienda y la Seguridad Social.

En junio de 2013, la deuda de los clubes se situaba en 650 millones frente a los 700 con que concluyó 2012. En diciembre de 2017, era de 96. Es decir, 604 millones habían sido ingresados en Hacienda por los clubes en dicho periodo, según datos de LaLiga. Hoy, estaría en torno a los 80. A esos 604 millones hay que añadir los 132,9 recaudados por Hacienda en 2012 (79,6 en deuda pendiente y 53,3 por embargos). Inicialmente, la mayor parte de la deuda estaba concentrada en un reducido grupo de clubes como Deportivo, Atlético de Madrid, Valencia o Espanyol.

No obstante, los equipos han tenido que hacer frente a pagos y sanciones por otras cuestiones, como el IVA o las comisiones de los intermediarios. Hacienda levantó actas a Real Madrid, Atlético, Barcelona, Valencia y Sevilla por valor de 52 millones. El club azulgrana, por su parte, abonó a Hacienda 14,8 millones por las reclamaciones y sanciones derivadas del fraude originado con el contrato de Neymar. La cifra total abonada por los clubes en el periodo referido sería, pues, de 803,7 millones. La siguiente partida en volumen corresponde a las inspecciones a los jugadores a propósito de la forma en la que han tributado por sus derechos de imagen, cuyos ingresos pueden vehicularse a través de sociedades mercantiles.

108,4 millones

Hacienda ha procedido, en este caso, a dos tipos de actuaciones: la persecución de las sociedades offshore por las que se pretendía la evasión de impuestos y la revisión de la actividad de las sociedades radicadas en territorio español, a los efectos de establecer si son o no ficticias. En el primero de los casos han desembocado en la vía penal, con penas de cárcel aparejadas; en el segundo, por vía administrativa. Por dichos conceptos, la cifra contabilizada por este periódico es de 108,4 millones y se incluyen casos no desvelados hasta ahora (ver gráfico).

En junio de 2013, Hacienda confirmó la inspección a la que era sometido Messi por desviar derechos de imagen a través de sociedades en el extranjero al tiempo que se iniciaba el Control Económico de la Liga. Se trata de dos puntos de inflexión clave en la acción de la Agencia Tributaria, el primero de ellos por tratarse del número uno mundial. Hacienda, sin embargo, ya había empezado con la inspección de las sociedades de los futbolistas radicadas en España.

En función de la estructura salarial pactada políticamente para los deportistas profesionales, conocida como la fórmula del 85/15, éstos pueden ingresar el 15% de su salario como derechos de imagen a través de una sociedad, lo que les permite tributar con el impuesto de sociedades (25%), más de 15 puntos por debajo de su tributación por IRPF, que afecta al otro 85%. Hacienda, no obstante, estimó que la actividad de esas sociedades era nula, por lo que reclamó la diferencia hasta el tipo de IRPF de los últimos cuatro ejercicios (los anteriores habían prescrito). La mayoría de campeones del mundo con España se vieron afectados: Casillas, Xavi, Puyol, Iniesta, Villa, Piqué, Busquets o Ramos, entre otros, pagaron cantidades que van desde los 4,9 millones de Xavi a otras por debajo del millón.

Comisiones de los agentes

Los jugadores y los clubes han tenido, asimismo, que pagar por las comisiones de sus agentes, que Hacienda entiende como ingreso del jugador, no como servicios profesionales. Entre ellos, Benzema. El sector de los intermediarios, por su parte, ha sido, asimismo, sometido a escrutinio. A la cabeza, Jorge Mendes, epicentro de los casos de evasión denunciados por Football Leaks, el consorcio de investigación del que forma parte este periódico. Pedro Bravo, Ginés Carvajal o Manuel García Quilón son otros de los agentes que hanafrontado pagos a Hacienda, por vía administrativa en este caso. Tampoco han sido ajenos directivos con negocios en el fútbol como Quique Pina o Sandro Rosell, ex presidente azulgrana al que la Fiscalía pide 59 millones por evasión de capitales.

La actuación de Hacienda es calificada de «agresiva» por el sector y ha provocado inseguridad jurídica, al entener los asesores profesionales que la Agencia Tributaria ha cambiado criterios, en particular en la fórmula del 85/15, que fue fruto de un pacto político en el año 1996.

En el caso Ronaldo, incluso, se produjo división entre los inspectores de Hacienda, varios de ellos partidarios de no abordar la vía penal. Uno de sus asesores ironizó, en sede judicial, al referirse a Cristiano como «Sr. Dos Santos» para que fuera «tratado como otros contribuyentes».

Del mismo modo se han producido cambios sustanciales, como el caso de James, al que se le pidieron 11,6 millones para ahora rebajarlo a cuatro. Algunos de los jugadores han recurrido tras pagar, como Modric a propósito de la reclamación por residencia. Los asesores piden un marco claro puesto que temen una huida de las estrellas del fútbol, entre los mayores contribuyentes de nuestro país.

Mas noticias en MSN:

-La RFEF comunica a LaLiga que el Girona-Barça no se disputará en Miami

-La nueva vida de Luka Modric

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon