Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bastiones que resistirán los ataques de la batalla desatada por Amazon

logotipo de El Economista El Economista 09/09/2017

© elEconomista.es

Durante las últimas semanas y meses, el mercado ha decidido descontar que el negocio de la distribución sufrirá una metamorfosis total de la mano de compañías como Amazon. En este contexto, se ha despertado el apetito de los inversores por la disrupción -aquellos productos o servicios que producen una ruptura brusca y desbancan al modelo que se empleaba anteriormente-. Sin embargo, este tipo de empresas, por definición, corren el riesgo de no cumplir con las expectativas de futuro que despiertan.

Aquellos inversores con mayor aversión al riesgo que no quieran buscar las empresas disruptoras, pueden poner su punto de mira en aquellas que tienen un negocio a prueba de estas últimas. Con negocios como el del automóvil, la banca o la distribución asediados por los cambios, aquellas compañías cuyo negocio cuenta con barreras naturales y son un bastión sólido ante los cambios son una opción cada vez más atractiva. En este sentido, desde el equipo de Credit Suisse han elaborado una lista de compañías "baratas, de calidad e indisruptibles", pero ¿cuáles son las mejores opciones a uno y otro lado del Atlántico para el consenso entre las compañías que se atribuyen estas características?

En el Viejo Continente

Uno de los ejemplos más claros de la fuerza con la que puede golpear la llegada de nuevos competidores al mercado se vivió la semana pasada con el terremoto bursátil -todavía queda por dilucidar si excesivo o no- vivido en el sector de la distribución tras el profit warning de Carrefour. El análisis del banco helvético muestra que empresas como "aseguradoras, retail, automovilísticas o energéticas parecen afrontar el mayor riesgo". Aún así, hay algunas firmas que se postulan como buenas opciones para el consenso ante la amenaza de la disrupción y las tres favoritas son Orange, Fresenius y Just Eat.

Orange

Mientras medio mundo bancario temblaba a principios del año 2016 por la amenaza de las fintech, la compañía francesa compró el 65 por ciento de Groupama para lanzar su propio banco completamente digital. La teleco pretende extender este negocio en Francia, España -donde llegará el próximo año- y Bélgica, y su objetivo es alcanzar unos ingresos de 400 millones ya el año que viene.

Con un negocio tradicional estancado en su crecimiento -desde su pico de 2008 las ventas han caído un 23,5 por ciento y desde que tocaron suelo en 2014 solo han subido un 3,7 por ciento-, la operadora ha explorado nuevas vías de crecimiento. Los últimos movimientos de la compañía le han valido una de sus mejores recomendaciones desde su salto al parqué, lo que, además, le permite recuperar el consejo de compra.

En su negocio tradicional, desde Credit Suisse estiman que el futuro se encuentra en los planes ilimitados y el "crecimiento debería acelerar por la popularidad de estas tarifas, que tienen precios por encima de los ingresos por cliente típicos". Así, creen que "la competencia debería caer" toda vez que "los operadores de red inalámbrica virtual están saliendo del negocio". "Vemos una vuelta al crecimiento del beneficio bruto y el negocio en Orange durante los próximos años gracias a una posición sólida en Francia, un potencial de crecimiento significativo en España y unos esfuerzos continuados de recortes de costes", explican en Exane BNP Paribas.

Just Eat

La compañía de envío de comida a domicilio con sede en Londres tiene una estrategia clave y clara: convertir su negocio en prácticamente un monopolio. Como demostró en España con la compra de La Nevera Roja, tiene una agresiva estrategia de expansión. Y la llegada de nuevos jugadores -como Glovo o Deliveróo, que de momento solo suman pérdidas- no está siendo considerada una amenaza seria por los analistas.

A pesar de acumular una subida del 17 por ciento en lo que va de año, cuenta con una clara recomendación de compra y aún atesora un potencial del 12 por ciento. "Es la cabeza visible de su sector. Tiene una cuota de mercado líder tanto en Reino Unido como a nivel internacional, con 19 millones de usuarios activos", señalan en Citi, donde completan: "Vemos numerosas fuentes de valor, puesto que Just Eat se beneficia de la rápida evolución del mercado de entrega de comida en sus 12 territorios globales". En este sentido, los expertos estiman que su beneficio crecerá un 174 por ciento entre 2016 y 2019, hasta rozar los 200 millones de libras -unos 220 millones de euros-.

Fresenius

La alemana es una compañía que ofrece servicios de salud diversificados. En España salió a la palestra tras la compra de Quirónsalud por 5.760 millones de euros. Una de sus principales bazas -más allá de la gestión de hospitales- es su participación del 31,2 por ciento en Fresenius Medical Care, uno de los mayores proveedores de servicios de diálisis global.

Las bajas expectativas han hecho que haya tenido un año complicado en el mercado -cae un 4 por ciento-, pero el consenso estima que, con un potencial del 15 por ciento, puede dar la vuelta a la situación. Desde 2008 su beneficio ha aumentado todos los años a doble dígito -con la excepción de 2013 y 2014, con un 7 por ciento y un 8 por ciento, en cada caso- y los expertos creen que esta tendencia puede continuar. Entre 2016 y 2019 los analistas esperan un crecimiento anualizado del 14 por ciento, hasta rozar los 2.300 millones de beneficios. "Con una valoración justa, el historial de su directiva y las bajas expectativas del mercado, nos postulamos como compradores de un negocio que está bien gestionado de manera estructural", reflexionan en Citi.

En Estados Unidos

Si hay una región en la que el peso de las nuevas tecnologías se ha hecho notar, esa es Estados Unidos. Como muestra de la exposición del mercado del país a la disrupción, las acciones relacionadas con Internet alcanzan un peso del 7,2 por ciento sobre la capitalización total de la renta variable del país, en contraste con el 0,2 por ciento que suponen en Europa.

Un sector que ha estado en el punto de mira tras las elecciones ha sido el farmacéutico, pero los analistas creen que algunas compañías del sector están blindadas durante los próximos años a pesar de las amenazas a las que se enfrentan.

UnitedHealth

Entre la lista de indisruptibles de Credit Suisse, UnitedHealth se sitúa como la compañía más grande, con una capitalización que alcanza los 190.000 millones de dólares. Tiene la recomendación de compra más clara y un potencial del 6 por ciento pese a subir un 24 por ciento en el año.

La empresa se dedica a ofrecer seguros médicos a los estadounidenses y los analistas ven en el suyo un negocio blindado. "Creemos que el cambio de modelo que se está produciendo en el sistema en EEUU, abandonando el pago por servicio, beneficiará de manera desproporcionada a las aseguradoras frente a los proveedores", explican en JP Morgan. A pesar del tamaño de la empresa, el consenso espera que logre aumentos de doble dígito en beneficio hasta 2019, logrando superar los 11.400 millones de dólares. "Consideramos que los gastos en salud siguen siendo tímidos y esperamos que continúe el entorno de precios disciplinados y estables", inciden en Citi.

Alexion

Alexion es una compañía especializada en proporcionar medicamentos para pacientes con enfermedades raras graves y potencialmente mortales. Por la propia definición de su negocio, cuenta con una barrera de entrada natural que los expertos no esperan que se vaya a derruir fácilmente. "Seguimos viendo como segura su posición en el mercado. Es improbable que sus competidores puedan suponer un reto significativo para sus medicamentos", señalan en Barclays.

Celgene

El trío de favoritas para los expertos en Estados Unidos lo cierra Celgene. Tras una subida de más del 20 por ciento en lo que va de año, la biotecnológica se encuentra en zona de máximos históricos. Sin embargo, apoyada en una capacidad de crecimiento notable -algo que contrasta con la madurez del negocio de sus comparables-, los expertos creen que aún tiene capacidad para subir cerca de otro 20 por ciento.

"Al contrario que sus competidores, la compañía ha tenido un crecimiento sólido de doble dígito y la empresa espera que esto continúe en el futuro más inmediato", señalan los analistas de Bloomberg. La principal ventaja de Celgene es que se espera que este aumento de sus cifras venga de medicamentos ya lanzados para combatir el cáncer y enfermedades autoinmunes. "Seguimos confiando en sus fundamentales, su tasa de crecimiento mayor que la media y su habilidad para utilizar su caja de manera productiva", señalan en JP Morgan.

VER MÁS EN MSN:

Las marcas más valiosas del mundo en 2016

Las marcas más valiosas del mundo en 2016

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon