Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La elegante y bíblica respuesta de Britney a las burlas de Katy Perry

logotipo de Vanity Fair Vanity Fair 15/02/2017 Vanity Fair
© Getty Images

Mientras la entrevistaban en los premios Grammy, a Katy se le ocurrió hacer una broma sobre uno de los momentos más duros de la vida de Spears. La respuesta no se hizo esperar.

Existe una taza capaz de solucionar cualquier bajón emocional. Una taza normal y corriente que sería como tantas otras tazas blancas de cerámica de no ser porque lleva impresa la mejor frase motivacional de la historia: “Si Britney Spears sobrevivió a 2007, seguro que tú puedes sobrevivir al día de hoy”. Y es cierto, ¿quién habría apostado hace diez años que aquella Britney rapada al cero seguiría hoy en lo más alto? Katy Perry no, desde luego. Y menos que un comentario podría molestarla.

Esta semana se cumple una década de aquel gesto que convirtió a Spears en un icono pop más allá de lo estrictamente musical. Desde entonces, la fotografía de la cantante calva ha sido replicada en cualquier formato susceptible de ser customizado: camisetas, chapas, gorras, posters... El meme perfecto antes de que ese concepto ni siquiera existiera.

El problema es que mientras nos reíamos de ella y alimentábamos el circo mediático nos olvidamos que aquella crisis no fue un capricho, sino una crisis que puso en peligro su salud mental, por no hablar de consecuencias derivadas de haber sido señalada por el dedo por el mundo como pérdida de custodia de sus hijos, de su potestad para tomar decisiones sola –su padre es todavía hoy su tutor legal– o ingresos voluntarios en psiquiátricos.

Un drama del que Katy Perry, seguramente sin querer hacerlo, se burló en los pasados premios Grammy. Olvidó que lo que es aceptable en privado, en público y en directo puede ser bastante inapropiado. Sucedió mientras la entrevistaban en la alfombra roja antes de presentar en primera vez en directo su nueva canción, Chained To The Rythmh, uno de los mejores singles de su corta carrera.

Como viene siendo habitual en ella, Perry ha cambiado su look para la ocasión, en este caso, tiñéndose el pelo de rubio platino, algo que llamó la atención de su entrevistador, que le preguntó por ello. “Es el único color que todavía no había llevado”, dijo. “Lo siguiente será raparme el pelo, que reservo para mi primer colapso nervioso en público”. No fue el único comentario al respecto. Preguntada por otro periodista por su descanso profesional de casi cuatro años, a Katy no se le ocurrió otra cosa que decirle que a eso “se llama cuidar tu salud mental”.

Por supuesto, los seguidores de Spears, mucho más activos que la propia Britney, no tardaron en poner el grito en el cielo y echarle en cara a la cantante sus palabras convirtiendo durante la gala en trendig topic el hashtag#KatyPerryEstáAcabada. 

 

Her mouth speaks from that which fills her heart ❤️ Luke 6:45

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el 13 de Feb de 2017 a la(s) 12:27 PST

Solo faltaba la opinión de la ofendida, que había permanecido en silencio hasta ayer, cuando sin referirse nunca a Perry, subió una foto a Instagram de unas manos formando un corazón acompañada de una cita bíblica nada inocente: “De su boca sale aquello de lo que está su corazón lleno. Lucas 6:45”. Teniendo en cuenta los orígenes evangélicos de Perry, está claro que Spears no da puntada sin hilo. ¿Significa esto que ahora Britney y Taylor se convertirán en las nuevas mejores amigas del mundo? Recuerde, nada nos une más que aquello que odiamos.

www.revistavanityfair.es

Más en MSN

Las peleas más sonadas de los famosos

Más de Vanity Fair

image beaconimage beaconimage beacon