Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De 'La maldición de las brujas' a 'Passengers': Películas que vendían una cosa y luego eran otra

eCartelera Logotipo eCartelera | Diapositiva 1 de 11: Año: 2006.Dirección: Peyton Reed.País: Estados Unidos.Sinopsis: Brooke (Jennifer Aniston) y Gary (Vince Vaughn) deciden romper su relación con tan mala suerte que ninguno de los dos esta dispuesto a irse del hogar, recurriendo así a una inevitable guerra psicológica.La que se suponía que iba a ser la enésima comedia romántica protagonizada por Aniston, y pese a contener todos los elementos de la comedia estadounidense, acabó siendo más una comedia dramática que divagaba sobre la soledad y el fin de las relaciones, que otra cosa.

En muchas ocasiones, es el propio público quien se crea las expectativas para una película, ofendiéndose cuando el resultado de la misma no está a la altura de lo que se espera. Dentro de este planteamiento, únicamente debería entrar en juego el hecho de que el director no es el culpable de que a nosotros no nos haya gustado cierta película (bueno, en ciertas ocasiones, sí), sino que eso se debe a lo que nosotros esperábamos de ella, sensación que casi siempre viene motivada por la forma de vender el producto que se lleva a cabo desde productoras y distribuidoras.

Como caso relativamente reciente, tenemos aquel del fan de DC que llegó a demandar a Warner por promocionar 'Escuadrón Suicida' a base de publicidad engañosa, mostrando así su descontento con las pocas apariciones del Joker en la película y lo que el metraje proyectado en salas difería de lo visto en los tráilers.

En el presente especial, hablamos de diez títulos que, de alguna manera u otra, provocaron ciertos despistes en el espectador (y no por ello relacionados con los giros argumentales de su guión ni sorpresas que se guardaban bajo la manga), ya que si tenemos en cuenta sus campañas de marketing o lo que el público en general se podía esperar de ellas, acabaron siendo un tanto diferentes a lo que parecía. Por suerte, en la gran mayoría de ocasiones, la sorpresa siempre fue para bien. Mientras que en otras, y casi siempre debido al cambio de un género por otro, el tiro ha tenido tendencia a salir por la culata.

© Proporcionado por eCartelera

Más de eCartelera

image beaconimage beaconimage beacon