Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Kim Kardashian le pide a su marido un collar de diamantes por dar a luz

logotipo de Informalia Informalia 08/12/2015
© elEconomista.es

Tras el embarazo 'horrible' que la celebritie ha tenido que sufrir durante los nueve mes de gestación, cree que su marido debe regalarle una gargantilla valorada es más de un millón de euros. Está claro que ella no se anda con 'chiquitas'.

Ni flores, ni bombones ni cualquier otro regalo que pueda estar al alcance de los mortales. Kim Kardashian acaba de darle a su marido, Kanye West, su segundo hijo y quiere una 'compensación' por ello: ni más ni menos que un collar de diamantes valorado en más de un millón de dólares. La pieza en cuestión es una espectacular gargantilla de Lorraine Schwartz, que le prestaron en una ocasión y de la que se enamoró al instante. Un presente algo más extravagante que el que recibió cuando tuvo a su primera hija: una pulsera de Cartier de 65.000 dólares.

Kim ha decidido pregonar su deseo mediante un post en su página web: "Me gusta la idea de un 'push present' (literalmente, regalo por empujar). Después de nueve meses de embarazo, es una dulce y bien merecida forma de dar las gracias. Las mujeres atravesamos toda una gestación cargando con un bebé... así que... ¡tiene todo el sentido que recibamos algo maravilloso para mostrar lo maravillosas que somos! Para este embarazo me encantaría una gargantilla de diamantes de Lorraine Schwartz, igual que la que usé en la gala LACMA Art + Film del año pasado. ¿Demasiado? Jajaja", así lo publicaba la propia celebritie en su web.

Como excusa a su 'caprichito, la estrella televisiva explicó que todas sus amigas reciben un 'push present': "Una de ellas recibió un anillo de diamantes que siempre había deseado, y otra amiga consiguió un coche nuevo...". La propia Kardashian destacó sus méritos merecedores de dicho regalo: "Ya sabéis que el embarazo no es para mí. No es que me queje, sólo trato de ser honesta: lo odio. Mi madre y mi hermana me han contado un montón de historias acerca de lo fabuloso que es estar embarazada, pero a mí no me lo parece, y no voy a estar aquí mintiendo y diciendo que es una experiencia genial. Es horrible".

Más de Informalia

image beaconimage beaconimage beacon