Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nikki Bella no está preparada para formalizar su nueva relación sentimental

logotipo de Bang ShowbizBang Showbiz 25/04/2019 bangshowbiz.com
© Proporcionado por Bang Showbiz

Tras protagonizar uno de los grandes culebrones del año pasado en la crónica social al separarse del también luchador John Cena a solo unos días de esa boda con la que ambos iban a poner el broche de oro a su historia de amor, un impactante suceso que se vio seguido de varios intentos infructuosos de reconciliación, Nikki Bella disfruta estos días de una bonita y aparentemente flexible relación con el bailarín Artem Chigvintsev, al que no ha dudado en elogiar efusivamente en el último episodio de su podcast.

"Es un cocinero increíble... Es un amante increíble. Y además se encarga de muchas tareas de la casa, así que no podría estar más satisfecha", ha confesado la también estrella televisiva al tiempo que confirmaba que la pareja ya convive bajo el mismo techo. Sin embargo, Nikki no ha tardado en ponerse a la defensiva cuando se le ha cuestionado sobre el título que le pone oficialmente a su compañero.

"No, no quiero decir que es mi novio porque no estoy preparada todavía", ha respondido tajante para poner de manifiesto su deseo de disfrutar de su compañía sin demasiadas ataduras y, sobre todo, sin la presión que suelen llevar aparejada los noviazgos propiamente dichos.

La hermana de la también luchadora Brie Bella ha aprovechado la circunstancia para reflexionar sobre el doble rasero -y de paso criticarlo duramente- con el que ciertos sectores de la opinión pública analizan esta clase de idilios informales en función de si es un hombre o una mujer el que los protagoniza, especialmente porque suelen ser las segundas quienes, en este sentido, se llevan casi todas las muestras de desaprobación y los ataques más crueles.

"Siento que las mujeres que se encuentran en mi situación, es decir las que en principio solo quieren divertirse sin comprometerse demasiado, se ven forzadas a definir su relación o a convertirla en algo más serio a riesgo de ser llamadas 'zorras' o algo por el estilo. ¿Por qué no podemos disfrutar de algo que no tiene por qué ser exclusivo sin necesidad de etiquetas?", ha explicado en la misma conversación.

image beaconimage beaconimage beacon