Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

5 Consejos para enganchar a la lectura a tus hijos adolescentes

logotipo de Sapos y Princesas Sapos y Princesas 11/09/2017 Sapos y Princesas
5 Consejos para enganchar a la lectura a tus hijos adolescentes © Sapos y Princesas 5 Consejos para enganchar a la lectura a tus hijos adolescentes

¿Estás preocupado porque tus hijos adolescentes no leen o no lo hacen habitualmente? No te agobies. Una de las grandes preocupaciones de la mayoría los padres es que sus hijos no leen o leen poco. Aunque cuando son pequeños los niños suelen disfrutar con la lectura al cumplir los 12 o 13 años muchos dejan de leer. Una de las estrategias para que se enganchen a la lectura es que disfruten leyendo desde pequeños.

La razón de esta conducta suele ser que los adolescentes sienten la lectura como una obligación. Por ejemplo para muchos estudiantes de Bachillerato “leer se asocia a los libros de lectura obligada en las materias de lengua y/o literatura, generalmente obras literarias y sobre las cuales deben realizar un trabajo, como señala Jesús Contreras en su estudio Leer en tiempos modernos: adolescentes y jóvenes profesionales frente a la lectura .

La lectura después de los años de educación se ha convertido en una obligación más que un placer o una afición.  Además en la actualidad debe competir con otras aficiones en el tiempo de ocio de los niños y los adolescentes como los videojuegos, las tabletas o los teléfonos móviles.

La clave para que un niño se enganche a la lectura es que la elección del libro sea la adecuada. Una lectura que fomente Interés, ilusión y una buena historia siempre cautivará a los niños más exigentes.

5 Consejos para enganchar a la lectura

1. Respeta su capacidad lectora

Los adolescentes deben encontrar lecturas que les interesen pero que además estén adaptadas a su capacidad lectora. Un adolescente de doce años difícilmente podrá leer libros pautados para chicos de 14  o 16 años. Sigue las indicaciones de las editoriales o de los bibliotecarios a la hora de buscar libros para tus hijos. Aunque en alguna ocasión se puedan equivocar, normalmente los especialistas aconsejan con criterio sobre la edad adecuada para cada lectura. Si el libro no le resulta interesante o no lo entiende, seguro que dejará su lectura y esta experiencia negativa le desanimará a la hora de comenzar a leer otros libros.

2. Busca libros adecuados

Los libros tienen que interesar a los adolescentes desde la portada. Deben sentirse atraídos por una historia que tenga alguna conexión con su vida o sus intereses. Si le gustan los deportes o las aventuras, busca libros relacionados con estas temáticas. También puede ser una buena idea elegir libros que les ayuden a sobrellevar momentos decisivos de su vida como la pérdida de un ser querido o un enfado con su mejor amigo. Cada adolescente tiene sus propios intereses por lo que no les impongas lecturas que no les van a interesar.

3. Cuida el formato

Aunque no parezca importante los adolescentes se interesan más por los libros “que les entran por los ojos”. Por ejemplo a los adolescentes les encantan cómics o novelas gráficas con coloridas ilustraciones y  una portada atractiva. Al comienzo de la adolescencia, a los 11 o 12 años suelen huir de los libros con muchas páginas.  Una buena idea es acudir con ellos a la biblioteca o librería de vuestro barrio o localidad y dejarles que elijan los libros que más les gusten. La lectura tiene que convertirse en un placer no en una obligación y tienen que elegir los libros los propios lectores.

4. No prohibir lecturas a los adolescentes

Los hijos siempre sentimos una gran atracción sobre los libros o las películas que nos prohíben nuestros padres. Prohibirles su lectura no suele resultar una buena decisión porque intentarán hacerlo a escondidas. Lo mejor es dejarles leer diez páginas y que nos cuenten lo que han leído. ¡Seguro que ya no le parecerá tan interesante si no resulta un reto a sus padres!

5. Una actividad familiar 

A los niños les encanta desde pequeños que leamos con ellos. Ya sea antes de dormir o en otro rato tranquilo, nuestros hijos disfrutarán de estos momentos mágicos. Cuando son prelectores les ayuda a ir teniendo contacto con los libros. A los seis o siete años cuando ya empiezan a tener competencia lectora podemos sentarnos a su lado e intentar que nos vayan contando lo que han entendido. Si notan que nos interesan sus lecturas, se irán poco a poco enganchando hasta que se convierta en un placer solitario en la adolescencia. Además si los niños ven a sus padres leyendo, intentarán imitar su ejemplo. ¡Convierte la lectura en una actividad familiar!

Más de Sapos y Princesas

Sapos y Princesas
Sapos y Princesas
image beaconimage beaconimage beacon