Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Contra los roles de género: educa con cuentos infantiles de antihéroes y antiprincesas

logotipo de ¡Hola! ¡Hola! 20/04/2017 hola
Revista ¡HOLA! © Proporcionado por Hola S.L. – Hello Magazines Revista ¡HOLA!

El feminismo y las exigencias de igualdad son ya una ola imparable que no quedará en una moda de la segunda década del siglo XXI. Los roles de género se están derrumbando poco a poco: los cuidados ya no se conciben como una tarea exclusivamente femenina, los permisos de paternidad y maternidad se van equiparando, se exige que las mujeres accedan a puestos de responsabilidad tradicionalmente ocupados por hombres y se proclama la libertad de género y orientación sexual.

La importancia de las historias en la igualdad de género

Las historias que hemos narrado tradicionalmente, cuentan, por desgracia, con elementos sexistas, machistas u homófobos que no tienen cabida hoy en día. Hace no muchos años, el papel de la mujer era reducido al de una princesa que debía ser salvada por un hombre fuerte y valiente, un héroe.

Puede parecer algo inocente, pero no lo es, puesto que predispone a las niñas a adoptar roles sumisos y se reserva a los niños las posiciones de poder, de mando. Para que nuestros hijos crezcan en los valores de la igualdad y el respeto ante todas las personas que les rodean, han surgido últimamente numerosas y originales historias que no dudan en transmitir nuevas visiones del hombre y de la mujer.

Algunos cuentos contra los roles de género

- Alicia en el país de las maravillas. No deben rechazarse por decreto todas las historias que tengan más de diez años de antigüedad. Por suerte, existen autores que, en su día, no dudaron en otorgar el protagonismo a mujeres independientes, como es el caso de Lewis Carroll, autor de este famoso cuento sobre Alicia y sus aventuras.

- Colección antiprincesas. Hace unos meses la editorial argentina Chirimbote, de la mano de la revista Sudestada, saltaba a los medios españoles a cuenta de la publicación de una colección de libros infantiles ilustrados que versaban sobre las fascinantes historias de mujeres igual de fascinantes. Protagonistas que no se adaptaron al modelo de princesa débil y dependiente. Ya han editado historias sobre Frida Kahlo, Violeta Parra o Juana Azurduy.

- Colección antihéroes. En paralelo a la colección antiprincesas, los argentinos crearon otra, esta vez destinada a los antihéroes, con historias sobre hombres latinoamericanos célebres que no son superhéroes como Superman, sino que luchan por una sociedad mejor desde la literatura o la imaginación. Tal es el caso de Julio Cortázar o Eduardo Galeano.

- El papá que tenía 10 hijos. Una historia que sitúa en el centro de la crianza a un hombre, padre de una decena de hijos, a los que tiene que cuidar. Una aventura muy divertida que reivindica una nueva masculinidad que también se preocupa por el hogar y la familia.

- La princesa vestida con una bolsa de papel. Por fin un cuento en el que la princesa es la que rescata a un príncipe del temido dragón. Porque las niñas han de aprender que ellas también son fuertes, inteligentes y, sobre todo, independientes, capaces de obrar por sí mismas.

- Consejos para las niñas buenas. Otra pieza con algunos años de antigüedad, ya que la escribió el estadounidense Mark Twain. Escrito en clave de ironía y humor, lo maravilloso de la pieza es que no subestima a los niños sino todo lo contrario, les invita a pensar y cuestionar las reglas preestablecidas.

- Las princesas también se tiran pedos. Este título tan directo esconde una fabulosa historia cuya misión pasa por desmitificar a las denominadas princesas, despojándolas de ese aura de feminidad y delicadeza por la cual parece que no son, simple y llanamente, criaturas humanas.

- Rosa Caramelo. Tierna narración que cuenta las peripecias de una elefanta que no puede conseguir adquirir un color rosa, como el que tienen los demás miembros de su grupo. Cuando esta característica deja de ser una imposición, accede a una libertad que se torna contagiosa. Una historia contra los estereotipos y sus cadenas.

- Colección Érase dos veces. La editorial Cuatro Tuercas decidió dar una vuelta a los cuentos tradicionales para eliminar los elementos sexistas o violentos que pudieran existir. Desde “Caperucita”, que no tiene miedo al lobo, a “Blancanieves”, que ya no es la más bella del reino ni es rescatada por un beso de amor, de momento se han publicado una docena de historias.

- La peluca de Luca. El protagonista de esta historia es un niño que va a colegio con una peluca larga y que sufre las mofas de sus compañeros sin entender por qué. Una gran reflexión sobre las imposiciones que acarrean la construcción de los géneros masculino y femenino.

Más de ¡Hola!

image beaconimage beaconimage beacon