Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Territorio neutral: Cómo decorar en tonos neutros sin caer en el aburrimiento

logotipo de ¡Hola! ¡Hola! 17/04/2017 hola

Revista ¡HOLA!

Revista ¡HOLA!
© Proporcionado por Hola S.L. – Hello Magazines

Si durante todo el año, blancos, grises, azules y ocres son parte de nuestras estancias, ahora, cuando el buen tiempo se apodera de cada rincón, su reinado alcanza su cenit. Frescos, luminosos y con estilo, se integran bien tanto en interiores minimalistas, como rústicos,clásicos, ‘retro’o bajo el poder del oro.

Con luz propia 
Elegir tonalidades más ‘cremosas’ y cálidas, acompañarlo de materiales naturales, elementos orgánicos y texturas llenas de matices son algunas de las claves para convertir espacios fríos y ‘aburridos’ en lugares acogedores, con vida propia y un toque de estilo sin pretensiones. Descubre cómo sacar su potencial y convertir sus ‘defectos’ en virtudes.

“Y si te vuelvo a ver pintar…” 
Cuando hablamos de tonos neutros nos referimos a todos aquellos cercanos al blanco o al negro, así como al beige, el azul o el gris, incluso verdes y rosas palo. Equilibrados, relajantes, aportan sensación de orden y multiplican la luz. Clásicos y modernos, no temen ninguna tendencia y sacan más partido a muebles y accesorios. Las paredes neutras –con las blancas y las grises ocupando las primeras posiciones– son fáciles de coordinar, aunque como resultan algo frías, necesitas que ganen calidez con las texturas y los complementos. Para evitar que sean decoraciones planas, puedes jugar con dos tonalidades neutras y mezclarlas bien pintando el techo de un color más claro o potenciando el papel de molduras y cornisas.

Tonalidades facilonas 
Son los perfectos comodines de la casa, dispuestos siempre a dar luz y estilo al resto de elementos. Pero su facilidad de uso no les impide brillar por sí mismos, mostrando su poder y belleza. Sencillos y elegantes, la clave para que no sean sosos ni aburridos está en sacar su mejor versión y combinarlos adecuadamente, para que no pierdan fuerza visual y hagan de su neutralidad su mejor baza decorativa. A la hora de crear tus propias composiciones, ten presente siempre el equilibrio y la armonía.

Aliados de la decoración 
Puedes jugar con las texturas, mezclar tonalidades distintas o el mismo tono con intensidades diferentes y apostar por las fibras naturales, para otorgar un plus de calidez y un toque ‘chic’. La madera y el algodón o el lino encuentran en los tonos neutros un ‘partenaire’ perfecto. Mientras que las flores y las plantas les permiten lucir su lado más natural.

Para que brillen con más fuerza, no hay fórmula más efectiva que añadir un toque de colora tus interiores neutros. Puedes optar por una pieza sumamente especial y colorista –una opción para las más atrevidas– o ser la reina de los textiles –una alternativa poco arriesgada, pero cien por cien segura– y emplear una manta, unos cojines o el tapizado de un sillón.

Más de ¡Hola!

image beaconimage beaconimage beacon