Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco sentimientos que aparecen al romper una relación (y ninguno es el 'buenrollismo de Busta y Paula)

logotipo de Glamour Glamour 06/10/2017 Susana Barbero

Ocurre de vez en cuando que un comentario de otra persona produce el mismo efecto que el sonido de una bomba. No tiene por qué llevar una mala intención. Es más: muchas veces se trata de una mera frivolidad. Pero en los oídos del que escucha cae como una explosión. A mí me ocurrió hace unos días, a propósito de una de las aproximadamente 23.400 entradas indexadas en Google durante el último mes sobre Paula Echevarría y David Bustamante (ya advertí que no tenía por qué tratarse de una conversación muy profunda). Era ese momento de ‘break’ que se hace en el trabajo cada vez que salta la noticia de que Paula le ha puesto un ‘like’ a Bustamante en Instagram. Y entre los vítores, abucheos y aplausos que genera cada muestra de cariño entre ellos, mi compañera Raquel soltó: “Qué queréis que os diga: yo eso no me lo creo. Todo el mundo sabe que después del amor lo que viene es el odio”.

Ahí fue: “¡BOOM!”. A partir de ese momento, el resto siguió hablando pero yo sólo oía un pitido ensordecedor. La frase me dejó ensimismada. ¿De verdad tiene que venir obligatoriamente un sentimiento tan negativo como el odio después de una relación? “Ella tiene razón”, responde Manuel Menassa, psicólogo de parejas. “El amor es algo ambivalente. Hay un ‘te amo’, pero también hay un ‘te odio’. Al final de la relación la parte de odio se deja ver más, pero siempre estuvo ahí. porque siempre hay una parte de tu pareja que rechazas”.

© Paula Echevarría y David Bustamante posaron así en la comunión de Daniella. / Copyright: © Getty

Al margen del odio, hay otros sentimientos que se manifiestan al final de una relación. Ésta es una clasificación para que identifiques y trates de evitar, con el diagnósicto del psicólogo Manuel Menassa, los cinco jinetes del apocalipsis romántico.

1. DESCONFIANZA

Síntomas: preguntas tres veces (y de distintas maneras) dónde estuvo anoche para intentar cazarle en una mentira, aprovechas que tiene el portátil abierto para echar un vistazo a su Facebook y te consumen los celos.

El experto dice: “Los celos no se pueden evitar. Simplemente hay que saber gestionarlos. La mejor manera es mantener una autoestima sana, cuidar la vida al margen de la relación y tolerar que es posible pasar todo el tiempo con la pareja”.

2. RUTINA

Síntomas: empiezas a preguntarte si estar tumbados en el sofá cenando ‘japo’ y viendo Netflix todos los viernes por la noche (ese plan que tanto te gustaba al principio) es realmente lo que buscabas antes de tener novio.

El experto dice: “La rutina es el brazo armado del amor contra el deseo. Pero el deseo, que es la parte de misterio de la relación, es algo que no se puede encarcelar. No puedes saber que todos los sábados a las diez de la noche vas a hacerlo con la luz apagada en la postura del misionero. Para evitar la rutina hay que ponerle pasión”.

© Pareja / Copyright: © Sean Cunningham

3. IRASCIBILIDAD

Síntomas: quedáis para comer después de una discusión la noche anterior, pero lo que empieza con una disculpa sigue con otra vuelta a lo mismo… y al final termináis enzarzados en un debate sobre si la carne está muy hecha o no.

El experto dice: “Eso es lo manifiesto, pero detrás de eso hay siempre un conflicto no resuelto en la relación. Por ejemplo: que uno de la pareja quiere tener hijos y el otro no. O que uno se sienta excesivamente sometido al otro. La única solución es hablar”.

4. DESGANA

Síntomas: cualquier plan te parece mejor que quedar con tu pareja. Y cuando hacéis algo juntos, termináis sentados en una terraza mirando cada uno su móvil y contando a otro lo que no ya tienes ganas de contarle a tu pareja.

El experto dice: “Hay un momento en el que pensamos que hemos llegado a la cima de la relación. Ya no hay que conquistar al otro ni tememos perderlo. ¿Para qué hablar o decirle que está guapo? Para evitarlo, hay que recordar que el amor también se gasta y, si no lo riegas, desaparece. No hay que darlo por seguro nunca”.

© Copyright: © Sean Cunningham

5. DISPARIDAD

Síntomas: has empezado a pensar que vuestros gustos son incompatibles y que vais a distintas velocidades. Y no sabes en qué momento te pudo parecer atractivo alguien que se tira hasta las cuatro de la mañana jugando al ‘Call of Duty’.

El experto dice: “La clave es aceptar las diferencias porque siempre las vamos a tener. Cuando pretendemos anular las diferencias lo que hacemos es intentar cambiar al otro. Ahí surgen todos los conflictos, porque nunca lo vas a conseguir. No puedes pretender construir una pareja a tu imagen y semejanza”.

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon