Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"El mayor peligro que enfrenta Nicolás Maduro no son los militares opositores sino los chavistas"

logotipo de Clarín Clarín 13/03/2018 clarin.com
rocio san miguel © Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. rocio san miguel

La venezolana Rocío San Miguel es una de las más respetadas expertas en Venezuela sobre la realidad de las fuerzas armadas en ese país. Presidente de Control Ciudadano, una ONG dedicada a la supervisión de los temas de defensa, alerta sobre los movimientos que afectan actualmente al Ejército. En diálogo con Clarín, San Miguel sostiene las tensiones internas en los cuarteles venezolanos no provienen de opositores sino, paradójicamente, del mismo chavismo que rechaza inmolarse con Nicolás Maduro y, al contrario, impulsa una transición política ante la crisis que se abate sobre Caracas. “El mayor peligro que enfrenta Maduro son los militares chavistas”, dice la experta.

Su palabra autorizada cobra mayor relevancia ahora cuando al menos nueve oficiales del Ejército fueron encarcelados en las últimas dos semanas por supuesta conspiración, cuatro de los cuales son comandantes de alto rango. Al mismo tiempo, otros 24 uniformados fueron expulsados y hay muchos que están pidiendo la baja. Todos están acusados de traición a la patria, instigación a la rebelión y el decoro militar.

¿Cuántos militares por razones políticas están en la cárcel?

-Hay aproximadamente unos 80 militares en las cárceles que han sido detenidos por La dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

¿Por qué los han detenido?

-Los abogados que asistieron a los efectivos militares en la audiencia de presentación informaron que los acusaron de conspirar presuntamente contra el gobierno de Maduro.

¿Cuáles son las causas del descontento en los cuarteles?

-La principal causa de descontento es el fracaso de Maduro al frente de la gestión socioeconómica del país. Venezuela está pasando hambre y en los cuarteles también se pasa hambre. La familia militar, los eslabones base de esa estructura piramidal, se encuentran afectados por los mismos problemas que el resto de los venezolanos. Siendo el más dramático el de la profunda crisis económica: un salario no alcanza a cubrir la alimentación de un día para una familia de 4 personas.

Operativo. Fuerzas militares patrullan el el barrio de Araguaney, en Caracas, Venezuela (DPA) © clarin.com Operativo. Fuerzas militares patrullan el el barrio de Araguaney, en Caracas, Venezuela (DPA)

¿También hay descontento en la casta militar?

-La casta militar tiene otros descontentos, el principal, los efectos que las sanciones internacionales sobre Venezuela están generando y la amenaza de la posible jurisdicción de la Corte Penal Internación por los delitos cometidos en el control de las protestas entre mayo y agosto de 2017, en donde hubo más de 150 muertos. El generalato y el almirantazgo sabe que el ojo de la comunidad internacional esta sobre ellos y es un costo muy alto a pagar frente al cual los incentivos de Maduro están dejando de ser atractivos.

¿No es suficiente el poder que les dio Maduro en la economía y petróleo?

-Apenas un grupo de la casta militar es el que participa de ese festín. Venezuela no posee los ingresos petroleros de la era de Chávez. Y a pesar que el 47% del tren ministerial está en manos de militares, hay muchos de ellos que dirigen despachos sin recursos. Solo los elegidos –cada vez menos- se disputan los pocos recursos que van quedando en el país, a un costo cada vez más alto.

¿Cómo actúa el método cubano de encarcelar a los oficiales ?

-Las detenciones ilegales periódicas y aleatorias que han ocurrido estos dos últimos años en las fuerzas armadas son una fórmula sugerida por Cuba para mantener a la institución militar sumisa y leal. Esto es muy grave, pues median casos de tortura y graves violaciones a los derechos humanos.

¿En que se fundamenta para afirmar que hay “ruido de sables” por el sector militar chavista?

-No creo que la palabra que mejor describa la situación sea la de “ruido de sables”. Los militares, con solo quitar el soporte que brindan a Maduro, derrumban su gobierno.

¿Por qué no lo han hecho?

-Lo que sucede es muy interesante y no encaja en el patrón golpista clásico de América Latina. Estamos asistiendo en Venezuela al escenario de un presidente que está deslegitimado en lo interno y lo externo y la situación de importantes sectores de la Fuerza Armada (probablemente algunos muy cercanos a él) que parecen no querer inmolarse con el destino de Maduro.

¿Y por el lado militar no chavista también hay ruido o no se escucha nada?

-El mayor peligro que enfrenta Maduro es la Fuerza Armada Nacional Chavista.

Control. Grupos de la Fuerza Armada Boliviariana patrullan barrios de la capital de Venezuela (DPA). © clarin.com Control. Grupos de la Fuerza Armada Boliviariana patrullan barrios de la capital de Venezuela (DPA).

¿Qué ganarían los militares chavistas derrocando al régimen si están sancionados y no serían reconocidos internacionalmente?

-La pregunta que debemos hacernos es qué ganan los militares con importantes posiciones de poder, que aún no están sancionados, si abandonan a Maduro. La pregunta es qué gana la Fuerza Armada rechazada y deslegitimada como institución si decide dejar de brindar soporte a un gobierno como el actual.

Entonces ¿a qué se debe tanta pasividad en los cuarteles?

-A la ausencia de una alternativa real de poder, sin matices. La historia nos dice que los militares desde 1958, con la caída de Pérez Jiménez, sólo se han movido cuando hay una alternativa real de poder.

¿Tampoco hay explosión social, habiendo más condiciones objetivas con la crisis para rebelarse?

-Las consecuencias de la represión han sido devastadoras para los venezolanos. Lo que ocurrió entre mayo y agosto de 2017 en Venezuela no dudo en catalogarlo como delito de lesa humanidad. Muchas personas fueron asesinadas a quemarropa por agentes del Estado y por colectivos armados auspiciados por el Estado. Cómo puede una población rebelarse si sabe que será aplastada, como la ha sido en tantas oportunidades: en 2002, en 2014 y en 2017.

¿La represión y el hambre han sido las mejores armas de Maduro para mantenerse en el poder?

-Sin duda. Pero añadiría la deshumanización que ha hecho el gobierno y su aparato de inteligencia contra líderes políticos y sociales opositores. El trabajo de desinformación, de control social a través del “carnet de la patria” [un documento de identidad que provee al gobierno de datos privados del portador]. La conceptuación del enemigo interno, la criminalización y el acoso a quien aspire movilizar personas e ideas, el sicariato político, el control de los poderes públicos, las operaciones psicológicas y, en general, el uso de todos los medios y recursos del Estado para la permanencia en el poder.

¿Está cerca o todavía lejos una salida o un cambio de Gobierno?

-Venezuela ha iniciado una transición económica muy severa haces tres años. Esto inexorablemente impulsará una transición política y militar que vendrá articulada desde lo interno del chavismo con toda seguridad. El desafío que se plantea es saber si esa transición profundizará el autoritarismo o permitirá iniciar un camino de retorno a la democracia.

-¿El presidente Maduro y su gestión gubernamental ya no representan a la revolución bolivariana?

-El problema de la revolución bolivariana y de Maduro es que él no representa al líder carismático que requiere el modelo y cada día cuenta con menos recursos para subsistir

Más en MSN:

Los presidentes que se han enfrentado a la justicia

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon