Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La vida en la Nicaragua de las protestas

logotipo de dw.com dw.com 16/05/2018 Aitor Sáez

A student wearing a Guy Fawkes mask holds a sign reading 'Nicaragua, we will fight for you or we will lose you' as he takes part in a protest against the government of Nicaraguan President Daniel Ortega in Managua on May 15, 2018. - Ortega will attend long-awaited crisis talks with the opposition after nearly a month of violence that has left scores dead, officials said Tuesday. (Photo by DIANA ULLOA / AFP)        (Photo credit should read DIANA ULLOA/AFP/Getty Images)

A student wearing a Guy Fawkes mask holds a sign reading 'Nicaragua, we will fight for you or we will lose you' as he takes part in a protest against the government of Nicaraguan President Daniel Ortega in Managua on May 15, 2018. - Ortega will attend long-awaited crisis talks with the opposition after nearly a month of violence that has left scores dead, officials said Tuesday. (Photo by DIANA ULLOA / AFP) (Photo credit should read DIANA ULLOA/AFP/Getty Images)
© Getty

En medio del bullicio del mercado central de Managua, algunos gritan "¡Que se vaya Ortega!”, mientras otros culpan a los estudiantes por la violencia con la misma efusividad: "¡Que ya dejen de joder esos chavalos, son vándalos!”

En los trece primeros días de protestas se reportaron daños al comercio por valor de 10 millones de dólares, sumados a 25,5 millones por daños a su inventario y otros 35,5 por pérdidas en el consumo, según datos Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN).

Pocos se atreven a poner en la balanza esos datos teniendo en cuenta los al menos 53 muertos en las movilizaciones. "Necesitamos que el diálogo salga adelante para que esta situación de una vez se componga, porque ya es demasiado, llevamos mucho tiempo sufriendo”, considera Yanina Marcis, estilista de la zona.

Cortes y barricadas

A man walks by a burnt truck during protests in Masaya, some 40km southeast of Managua on May 15, 2018. - Nicaragua's powerful Roman Catholic bishops announced they are engaging in talks to resolve a crisis that has left at least 51 people dead in the wake of a crackdown on anti-government protests, initially over proposed cuts to social security benefits that have since been scrapped. (Photo by INTI OCON / AFP)        (Photo credit should read INTI OCON/AFP/Getty Images) © Getty A man walks by a burnt truck during protests in Masaya, some 40km southeast of Managua on May 15, 2018. - Nicaragua's powerful Roman Catholic bishops announced they are engaging in talks to resolve a crisis that has left at least 51 people dead in the wake of a crackdown on anti-government protests, initially over proposed cuts to social security benefits that have since been scrapped. (Photo by INTI OCON / AFP) (Photo credit should read INTI OCON/AFP/Getty Images)

Los primeros enfrentamientos en Managua al inicio de las protestas el 18 de abril obligaron a los comerciantes a cerrar sus locales por precaución. Ahora que pueden abrir con normalidad, los cortes en 17 vías principales en el interior del país obstaculizan la llegada de insumos.

Tampoco los turistas se pueden mover. "Ha bajado mucho el turismo. Antes hacíamos cuatro transportes diarios y ahora solo uno. Hace poco llevé a un gringo a Granada y los manifestantes nos pararon en tres retenes. Les tuve que dar plata para que me dejasen pasar”, relata Marlon, un taxista que trabaja para uno de los hoteles más lujosos de la ciudad. "Ese gringo iba asustado, después de eso ya no vuelve”, lamenta. Todavía no se han calculado los efectos negativos en el turismo y las inversiones, "pero ahora nos hemos dado cuenta de lo importante que era el turismo para el país”, asegura otro taxista.

Un análisis: El Ejército de Nicaragua se distancia de Ortega

A man shows a casquet bullet during protests in Masaya, some 40km southeast of Managua on May 15, 2018. - Nicaragua's powerful Roman Catholic bishops announced they are engaging in talks to resolve a crisis that has left at least 51 people dead in the wake of a crackdown on anti-government protests, initially over proposed cuts to social security benefits that have since been scrapped. (Photo by INTI OCON / AFP)        (Photo credit should read INTI OCON/AFP/Getty Images) © Reuters A man shows a casquet bullet during protests in Masaya, some 40km southeast of Managua on May 15, 2018. - Nicaragua's powerful Roman Catholic bishops announced they are engaging in talks to resolve a crisis that has left at least 51 people dead in the wake of a crackdown on anti-government protests, initially over proposed cuts to social security benefits that have since been scrapped. (Photo by INTI OCON / AFP) (Photo credit should read INTI OCON/AFP/Getty Images)

A los manifestantes se han sumado ahora los transportistas, que en los últimos días protestan por la subida del precio del combustible. En la rotonda del periodista del centro de Managua yace en el suelo uno de la decena de Árboles de la Vida derrumbados por los manifestantes. Esas gigantescas figuras de metal encargadas por Rosario Murillo, la esposa del presidente Daniel Ortega, a un coste de 50.000 dólares cada uno según cuenta la leyenda en la capital, algún día simbolizaron el esplendor de la pareja en el poder y que hoy son el blanco del descontento social.

Para evitar el derribo de otro ícono, hace un par de noches se instalaron barreras de concreto en la rotonda con el descomunal rostro de Hugo Chávez, ahora custodiada 24 horas por la policía antidisturbios. En esta neurálgica plaza para el sandinismo se han convocado esta semana manifestaciones diarias de seguidores de Ortega. Entre los centenares de presentes cada tarde algunos han denunciado coacciones del gobierno para asistir a las concentraciones por ser funcionarios.

Llamado al diálogo

A family walks towards a burning truck during clashes between anti-government protesters and riot police in Masaya, Nicaragua May 15, 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas © Reuters A family walks towards a burning truck during clashes between anti-government protesters and riot police in Masaya, Nicaragua May 15, 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

"Queremos que no sigan destruyendo las calles que estaban muy bonitas. Queremos paz para seguir trabajando”, exclama Marta Padilla, una abogada del sector público, mientras hondea una bandera rojinegra del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido de gobierno. "El diálogo va a ser lo que va a calmar los malos sentimientos y los conflictos en nuestro país, creo que sí va a ser fructífero, le tengo fe al gobierno”, apunta Marisela Martínez, funcionaria en el sector de la salud. Junto a varios compañeros canta algunas de los temas musicales estrenados a contrarreloj por el oficialismo para pedir la "paz y reconciliación”, bajo el hastag #DefendemosLaPaz, que se publicita en cada segmento de anuncios de todos los canales abiertos, controlados por el gobierno.

Una paz que desea toda la población nicaragüense, pero no a cualquier precio. El distanciamiento entre ambos bandos se acentúa. Los estudiantes y ahora también incluso los sectores más moderados de la oposición, se plantean el diálogo más bien como una negociación de la salida del poder de Daniel Ortega y Rosario Murillo. "Cuando hablamos de Justicia y democracia, en realidad estamos hablando de un solo punto, de que se vaya el régimen de Ortega”, resume la jurista Azalea Solís, una de las representantes de la sociedad civil en la mesa de diálogos. Para ella como para muchos expertos, Ortega sólo ha tratado de ganar tiempo este último mes con una doble cara: dar concesiones como derogar la reforma de las pensiones o permitir la observación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y a su vez intensificar la represión de las protestas.

Estudiantes atrincherados

Una estrategia y sobre todo un recrudecimiento de los ataques de las huestes sandinistas que han avivado la movilización estudiantil. Tanto en la Universidad Politécnica como en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) siguen atrincherados decenas de estudiantes. El recelo y el nerviosismo es máximo.

Los estudiantes mantienen el pulso al gobierno y le han quitado el control absoluto de las calles. "Aquí cada día dicen que va a haber diálogo, pero no se hace nada, no se cumple nada”, se queja uno de los estudiantes, quienes rechazan el diálogo porque el gobierno no ha cumplido todas las condiciones pactadas: cesar la represión, desmantelar a las fuerzas de choque o paramilitares y dejar de coaccionar a los funcionarios públicos.

Aitor Sáez (ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

MÁS EN MSN

Caos en Nicaragua

Autor: Aitor Sáez

More from Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon