Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las Rozas de Madrid: de granero de votos a 'ciudad sin ley' para Ciudadanos

logotipo de El Confidencial El Confidencial 21/03/2017 Paloma Esteban

Estaba llamado a ser uno de los municipios 'estrella' de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid. Irrumpió en las elecciones autonómicas de 2015 con seis concejales y cerca del 20% de los votos, coronándose como segunda fuerza municipal y destronando al PP de la mayoría absoluta. Pero en solo dos años de legislatura se ha convertido en uno de los principales quebraderos de cabeza para la formación de centro en la región quedándose únicamente con tres ediles y habiendo pasado nueve concejales por el grupo municipal. Precisamente fue un afiliado de la agrupación del municipio, Juan Carlos Bermejo, quien rivalizó con Albert Rivera en las primarias del partido -además del andaluz Diego de los Santos- acaparando cierta atención en los días previos a la Asamblea General de febrero.

Un cúmulo de circunstancias que ha terminado configurando un 'cóctel molotov' naranja en Las Rozas de Madrid, aunque son los líos internos en la propia agrupación y el estado del grupo municipal en el consistorio lo que más preocupa al partido: de los seis concejales salidos de las urnas del 24-M solo quedan tres, los otros continúan como concejales no adscritos -así se hará efectivo en el próximo pleno- y la representación del grupo naranja ya es igual a la de Contigo por Las Rozas (candidatura ciudadana de Podemos) y el PSOE, que ostentan tres ediles cada uno, y a solo uno de UPYD, que todavía sobrevive en la localidad madrileña.

Un panorama ciertamente desolador para la que era la segunda fuerza municipal y cuya explicación pasa por un tremendo embrollo de peleas y decepciones cuyo origen se fija en la precampaña de los comicios municipales. Era marzo de 2015 y el coordinador de Ciudadanos en el municipio, Fernando Calatrava, era proclamado candidato a la alcaldía. Un mes después dimitía por motivos personales y el partido ponía como sustituto a un candidato que procedía de otro municipio, Villanueva del Pardillo, Alberto Hernández, provocando algún que otro recelo entre colegas de Las Rozas que apostaban por que el cabeza de lista "conociera bien el pueblo y los vecinos". La número dos y ahora concejala, Verónica Prego, aterrizaba también desde la localidad limítrofe. A raíz de la baja de Calatrava, la siguiente en la lista, -la número 7, Iria Bouzas- accedía al consistorio.

Concejales del municipio madrileño. (Facebook: Ciudadanos de Las Rozas). © Proporcionado por El Confidencial Concejales del municipio madrileño. (Facebook: Ciudadanos de Las Rozas).

Afiliados y antiguos miembros del partido aseguran que los líos comenzaron pronto. "No había vocación de servicio. Algunos nos fuimos por falta de principios. No habíamos entrado en política para esto", explican en conversaciones con este diario. Precisamente la decepción fue lo que hizo que en el otoño de 2016 -un año escaso después de las elecciones- dos concejalas dejaran su acta en menos de 24 horas. Bouzas y Pilar Lucio, otra de las elegidas el 24 de mayo, se marchaban renunciando -entre otras cosas- a un sueldo de unos 1.200 euros como ediles sin dedicación exclusiva.

Aquella marcha enmarcada en "discrepancias con el grupo municipal" provocó la entrada de otros dos nuevos concejales -y con estos ya eran 9 los que pasaban por el grupo- dando lugar a otro conflicto. Carlos Gómez y Patricia Arenas -esta última se había marchado de Ciudadanos meses antes- pidió ingresar en el grupo municipal y la formación se lo denegó. Entonces, el partido naranja se quedó con cinco ediles y Arenas permaneció como no adscrita pese a las exigencias de su ex partido por que devolviera el acta para que otro compañero la ocupase. A partir de entonces, la debacle siguió y terminó por hacerse efectiva la pasada semana. El lunes fueron el número uno y portavoz Alberto Hernández, y su mano derecha, el concejal Carlos Gómez, los que registraron la solicitud de abandonar el grupo municipal.

El acta, sin embargo, han decidido quedársela y, por tanto, figurarán como no adscritos igual que su compañera Patricia. Fuentes de la secretaría de organización confirman a este diario que Hernández decidió abandonar después de conocer que quedaba apartado de la portavocía por "dejación de funciones y por incumplir los valores éticos" del partido. Hernández, que pierde un sueldo de más de 4.000 euros como portavoz, permanecerá en el consistorio junto a Gómez y en el partido de centro se muestran convencidos de que podrían confeccionar la mayoría absoluta con los once concejales del PP, al fijarse ésta en 13 ediles. "Es transfuguismo puro y duro", insisten fuentes oficiales.

Albert Rivera en el cierre de la campaña del 26-J en Madrid. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Albert Rivera en el cierre de la campaña del 26-J en Madrid. (EFE)

En las próximas semanas Ciudadanos celebrará una reunión del consejo general donde aprobará el nuevo reglamento de agrupaciones. En ese momento Las Rozas afrontará la renovación de la junta directiva en el municipio, ahora en manos de una gestora por orden del secretario de organización a causa del malestar y las crisis internas en la localidad. Fran Hervías es a día de hoy el máximo responsable de Las Rozas a nivel orgánico junto a Juan Rubio, coordinador territorial de la zona y diputado en la Asamblea de Madrid. El objetivo de Ciudadanos pasa por poner a punto la maquinaria electoral de 2019 y enderezar la complicada situación por la que atraviesa el que fue un granero de votos en la región y uno de los municipios más consolidados para el partido naranja.

Café Ciudadano en Las Rozas. Al fondo, el secretario de organización Fran Hervías, el grupo municipal y la junta directiva. (Facebook C's Las Rozas) © Externa Café Ciudadano en Las Rozas. Al fondo, el secretario de organización Fran Hervías, el grupo municipal y la junta directiva. (Facebook C's Las Rozas)

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon