Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los intendentes de Cristina sienten que ya ganaron, más allá del resultado de ella

logotipo de Clarín Clarín 13/08/2017 clarin.com

-Se te ve muy relajado para una elección tan disputada como la de Cristina en la Provincia.

-Estoy tranquilo, yo ya gané.

El intendente que juega dentro de Unidad Ciudadana sonríe, se acomoda en su mullido sillón, cruza las piernas y pide un café que un mozo le traerá menos de dos minutos después. Luego plantea un escenario que en las PASO de hoy se repite entre los jefes comunales del Conurbano de su mismo signo político: “Esperamos un triunfo rotundo de nuestra lista de concejales, más allá de cómo le vaya al final a Cristina”.

Cuando la ex Presidenta movió para ser candidata a senadora nacional por la Provincia, rápidamente logró apuntalar su aventura con 14 alcaldes del GBA, la región que concentra dos de cada tres votos bonaerenses.

Ya tenía a los incondicionales ultra K, con Jorge Ferraresi (Avellaneda) y el camporista Walter Festa (Moreno) a la cabeza. También a Verónica Magario (La Matanza) en el máximo bastión. A ellos se plegó otro grupo que prefirió postergar sus ambiciones de renovación del peronismo, entre ellos Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Echeverría), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Gustavo Menéndez (Merlo). En la misma vereda se pararon los viejos caudillos Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó). Y Mario Ishii (José C. Paz) anunció su apoyo luego de que lo excluyeran de la interna del Frente Justicialista con la cual quería bajarle el precio a Florencio Randazzo.

Verónica Magario, intendenta de La Matanza. En su distrito hay 1.086.416 electores. Es clave para Cristina. © clarin.com Verónica Magario, intendenta de La Matanza. En su distrito hay 1.086.416 electores. Es clave para Cristina.

En medio del reacomodamiento del peronismo, entendieron que la mejor manera de defender sus territorios y tratar de blindar los concejos deliberantes era ir con Cristina. Y allí fueron, para garantizarse la gobernabilidad por otros dos años.

De movida, acordaron que esta vez les despejarían el camino de internas que podrían complicarlos, y que tendrían libertad para armar sus listas. Y les escucharon las peticiones de colar referentes propios en las boletas para la Legislatura provincial. Fue un pago inédito que les concedió Cristina: todos entendieron que los necesitaba más que nunca.

Hoy terminará de confirmarse que el negocio le cerró a la gran mayoría de esos intendentes. Muchos aparecen posicionados para que sus listas de concejales ganen por más de 10 puntos (y algunos, por más de 20).

Patricio Mussi en Berazategui (no se guarda nada con su padre, Juan José Mussi, de primer candidato) e Insaurralde en Lomas son dos ejemplos de alcaldes con antecedentes de triunfos contundentes que repetirían. Pero también casi todos los “nuevos” que asumieron en 2015, como Menéndez y Cascallares, están parados para salir fortalecidos del primer test de sus gestiones de cara a octubre, cuando se definan las bancas en los concejos.

Guillermo Viñuales junto a Martín Insaurralde, durante uno de los actos de campaña. © clarin.com Guillermo Viñuales junto a Martín Insaurralde, durante uno de los actos de campaña.

El único signo de interrogación es cómo le irá a Festa, con diversos trastornos de Gobierno en Moreno, mientras que Descalzo está en alerta en Ituzaingó tras ser reelecto hace dos años por una luz de sólo 2.300 votos.

Alrededor de varios jefes comunales confiesan en voz baja que sus boletas locales sacarán incluso más que la de Cristina. La ecuación de un armador es esta: “Al voto duro de ella, se suma el de los vecinos que valoran la gestión”. La mesa chica de CFK pondrá la lupa sobre el corte de boleta y puede haber ruido: en los distritos propios es donde necesitan hacerle diferencia a Esteban Bullrich.

A quienes no logró seducir esta vez la ex mandataria son Juanchi Zabaleta (Hurlingham) y Gabriel Katopodis (San Martín). Ellos sí eligieron mantenerse al lado de Randazzo y dentro del PJ, para referenciarse en la búsqueda de nuevos liderazgos partidarios. Pero el GPS político de ambos aún está recalculando. La misma estrategia que pueden capitalizar a futuro, hoy pone en riesgo sus resultados: con un aliado que mide poco y no tracciona, dependen de la “tijera” para pasar un domingo victorioso.

Katopodis y Zabaleta, junto a Bali Bucca, de Bolívar. Los intendentes que son pilares de la candidatura de Randazzo. © clarin.com Katopodis y Zabaleta, junto a Bali Bucca, de Bolívar. Los intendentes que son pilares de la candidatura de Randazzo.

La tercera vertiente del fragmentado peronismo la encarnan Julio Zamora (Tigre) y Luis Andreotti (San Fernando). Aquí no hay margen para sorpresas. Ambos aparecen perfilados para ratificar su hegemonía y darle impulso a Sergio Massa en la pulseada provincial.

La legión macrista

En la otra vereda, Cambiemos es la segunda fuerza con mayor cantidad de intendentes en el Conurbano. Tiene ocho, de los cuales seis están ante su primera prueba como oficialismos municipales. Su mayor fortaleza se cimenta en el Norte y el Oeste del GBA, la Primera Sección electoral, donde Bullrich intentará contrarrestar parte de la ventaja que Cristina hará en La Matanza y el Sur, los municipios que integran la Tercera.

Martiniano Molina gobierna Quilmes, el distrito macrista con mayor cantidad de electores: 482.369. © clarin.com Martiniano Molina gobierna Quilmes, el distrito macrista con mayor cantidad de electores: 482.369.

Para que esta meta se cumpla, es clave que cada alcalde macrista se imponga. En general, en los comandos de campaña manejan números favorables. Las mejores performances se proyectan otra vez en Vicente López y San Isidro, los dominios de Jorge Macri y Gustavo Posse: la meta es acercarse al respaldo récord del 60% que logró allí María Eugenia Vidal hace dos años.

MARÍA EUGENIA VIDAL VISITÓ EL PRIMER DESTACAMENTO DE SEGURIDAD INSTALADO EN EL PARTIDO BONAERENSE DE MORÓN Morón, 10 de mayo de 2017 - La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, visitó esta mañana el primer Destacamento de Seguridad instalado en el partido bonaerense de Morón, destinado a reforzar la seguridad de los vecinos del municipio. Acompañada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo; y por el intendente local, Ramiro Tagliaferro; Vidal rec provincia de buenos aires maria eugenia vidal gobernadora de la provincia de buenos aires visita primer destacamento de seguridad instalado en moron © clarin.com MARÍA EUGENIA VIDAL VISITÓ EL PRIMER DESTACAMENTO DE SEGURIDAD INSTALADO EN EL PARTIDO BONAERENSE DE MORÓN Morón, 10 de mayo de 2017 - La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, visitó esta mañana el primer Destacamento de Seguridad instalado en el partido bonaerense de Morón, destinado a reforzar la seguridad de los vecinos del municipio. Acompañada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo; y por el intendente local, Ramiro Tagliaferro; Vidal rec provincia de buenos aires maria eugenia vidal gobernadora de la provincia de buenos aires visita primer destacamento de seguridad instalado en moron

Las demás victorias llegarían por márgenes bastantes estrechos. Hay expectativas por los aportes de Martiniano Molina (Quilmes) y Néstor Grindetti (Lanús) desde la región más adversa. Lo mismo con Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Ramiro Tagliaferro (Morón) y Jaime Méndez (San Miguel). La apuesta es que se traduzcan en votos las obras estratégicas de infraestructura que el Gobierno aceleró este año.

Pereyra empieza a despedirse de Varela tras 25 años

Julio Pereyra es uno de los últimos barones del Conurbano y el intendente con más tiempo en el poder: 25 años en Florencio Varela. A cambio de ir con Cristina, logró lo que quería: un lugar (el segundo) en la lista de diputados provinciales por la Tercera Sección que le asegurará su llegada a la Legislatura.

Pereyra y Juan José Mussi. Uno se va de Varela. El otro vuelve a Berazategui, como candidato a primer concejal por el kirchnerismo. © clarin.com Pereyra y Juan José Mussi. Uno se va de Varela. El otro vuelve a Berazategui, como candidato a primer concejal por el kirchnerismo.

Arrastra una gestión desgastada, complicaciones en el Concejo Deliberante y una imputación judicial por malversación de fondos. Su salida de Varela será en diciembre y quiere allanarle la sucesión a su mano derecha, Andrés Watson.

Sin embargo, los K duros le plantaron a su lista local la única interna picante que habrá en un municipio propio. La boleta que lo desafía lleva a Héctor Salatino, un hombre de Martín Sabbatella al que Máximo Kirchner le dio envión con su presencia en el cierre de campaña. Cristina ya le había pagado a Pereyra con la banca en la Legislatura.

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon