Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luces y sombras del nombramiento de Hierro

logotipo de El Confidencial El Confidencial 14/06/2018 G. Cabeza
SIGUIENTE
SIGUIENTE

Fernando Hierro dirigirá a España en el Mundial, en contra de cualquier previsión lógica de las últimas semanas. Había llegado hace pocos meses como director deportivo, cargo que Luis Rubiales ratificó al llegar a la presidencia. Su misión era hacer grupo, coordinar cuestiones deportivas y asesorar a Julen Lopetegui. Los planes han cambiado radicalmente, tendrá que dejar la corbata en la habitación del hotel, ponerse el chándal y ejercer de entrenador, como hizo el año pasado en el Real Oviedo, su única experiencia previa como primer técnico. Estos son los retos que tiene en su nuevo puesto y las cualidades del malagueño para desempeñarlo.

Los jugadores de fútbol reconocen y respetan a quien consideran uno de los suyos. En ese sentido, Hierro no tiene ningún problema. Central durante años en el Madrid y en la Selección, habla el idioma de los futbolistas, entiende sus necesidades y sus particularidades y tiene el respeto de los profesionales. Eso es haber recorrido parte del camino, los jugadores suelen ser desconfiados de inicio, pero con alguien con el historial de Hierro los problemas son menores.

El nuevo seleccionador es, además, un líder natural. Lo era en la Selección tanto como en el Madrid, porque hay cosas que no se aprenden, simplemente se tienen o no se tienen. La voz de Hierro se escuchaba y se respetaba, porque es de los que hubiesen ido a la guerra por sus compañeros y de los que defienden a los suyos hasta las últimas consecuencias. En la historia está su pelea con Florentino el día en que decidió no renovar a Vicente del Bosque. Podía haber escogido el silencio, pero en Hierro eso nunca fue una opción.

Le falta historial como técnico

En el terremoto de Lopetegui, las opciones de Rubiales eran limitadas. Hierro tiene mucho fútbol a sus espaldas, pero su única etapa en los banquillos, en el Oviedo, no fue del todo exitosa. En la federación esperan que su nombramiento pueda ser algo como lo de Zidane con el Real Madrid, que sin años de servicio en los banquillos salió muy bien. Están hechos en el mismo molde al menos, y casi es más sencillo que eso funcione en un torneo corto.

Hierro solo tiene que convencer a unos jugadores de enorme talento de que pueden ganar este Mundial, conoce a los jugadores y sabe de fútbol más que suficiente para llegar a conclusiones buenas en la alineación inicial. Es posible que no sea un genio táctico, pero aunque lo fuese tampoco importaría, no hay tiempo para transformar al equipo de ningún modo: Hierro tendrá que conseguir que todos remen en la misma dirección, de todos modos, tampoco las selecciones suelen estar tan trabajadas como los clubes, no hay tiempo para el detalle.

El cariño de los jugadores

No es solo su pasado, también es su presente. Fernando Hierro era parte de la expedición española cuando fueron campeones del mundo en 2010. Eso le granjeó una muy buena relación con los veteranos que hoy en día sigue estando presentes. Con el capitán, Sergio Ramos, por descontado. Se conocen desde hace mucho tiempo y se entienden bien, el capitán no estaba del todo contento con la destitución de Lopetegui, pero es posible que el recambio le apacigüe.

Aunque Hierro es un histórico del madridismo, también mantiene una gran relación con los barcelonistas del equipo, especialmente con Piqué. El central catalán tiene mucha sintonía con él y considera que, en sus malos momentos, cuando era pitado por la grada, siempre tuvo el apoyo decisivo y sin grietas del nuevo seleccionador. Mantener el cariño de los pesos pesados del vestuario es necesario, más aún en una situación de crisis aguda como la que hay en España.

El 'staff'

Otra ventaja para Fernando Hierro es conocer a toda la gente que trabaja con la Selección. A muchos de ellos los eligió él en su momento. Entra en el cargo a ciegas, lo que hace más importante que los informes que reciba de los rivales sean fiables y que sea receptivo a los consejos de todos aquellos que rodean a la Selección. Hierro ha estado en los entrenamientos de Julen, conoce las dinámicas de trabajo y no hará más que seguirlas.

Pero en su caso es especialmente necesario saber delegar, no ha tenido el recorrido suficiente para que sus propias decisiones estén testadas y lo normal es que intente colegiar el ritmo del equipo. Él mismo ya ha comentado que será conservador, que la línea que ha marcado Lopetegui será la que se mantenga en pie, primero porque no hay más remedio, no hay tiempo para otra cosa, pero también porque considera que es la óptima y que ese es el camino que lleva a la victoria.

El trato con los externos

Los seleccionadores tienen como prioridad su equipo y el fútbol, pero también conviven con el entorno. Fernando Hierro ha tenido altibajos con la prensa, pero desde su retirada ha mantenido siempre las formas, hasta convertirse en una figura valorada. El de Vélez es una persona fiable, de trato serio pero amable, de él no se esperan grandes titulares, pero está más capacitado y tiene más tablas para ese tipo de exposición que, por ejemplo, Albert Celades, que era la otra alternativa viable.

También necesita tener la mejor relación posible con el presidente Rubiales. A buen seguro, le está agradecido por aceptar el cargo, pero Hierro no es un hombre de su cuerda, algo parecido a lo que sucedía con Julen Lopetegui. Esto estrechará su relación probablemente, y ambos tendrán que pensar en qué pasará después de este torneo. Eso hubiese ocurrido en todo caso, pues con la salida del anterior, aunque se hubiese mantenido en el puesto, era el momento de buscar alternativas. Lo que no se esperaba es que el propio Hierro fuese una de ellas, pero un buen campeonato podría mantenerle en el cargo.

Un detalle más, Hierro tiene una excelente relación con la FIFA, especialmente con su presidente, Gianni Infantino. Pertenece al club de notables que asesoraban al presidente, uno de los muchos cargos que el central ha ido teniendo a lo largo de su carrera como exfutbolista.

Más noticias en MSN:

-Hierro: "No podía decir que no"

-Enfrentamientos, indisciplinas y todas las tormentas de la selección española

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon