Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un dinosaurio en la recepción: Abre el primer hotel gestionado por robots

logotipo de El Correo El Correo 26/07/2015 Nieves Fernández

© El Correo El recepcionista que habla inglés es un dinosaurio simpático y dicharachero. Y su compañera, que habla japonés, es un humanoide de aspecto muy femenino. El dinosaurio invita al cliente a pulsar un botón para completar el check in. Un carro automático lleva el equipaje. Y todo está listo.

El nuevo The Henn na (o Weird hotel) acaba de abrir sus puertas en Japón gestionado casi únicamente por robots. "Queríamos ofrecer un hotel agradable y confortable, con un ritmo de atención al cliente más razonable. Un hotel totalmente equipado con instalaciones 'inteligentes' que a la vez fuera divertido de visitar. Así surgió la idea de un nuevo hotel que se apoyara en la tecnología de última generación", aseguran sus responsables.

Henn na Hotel, su nombre en japonés, se enseñó a la prensa y abrió con los robots como dueños del paisaje. Y sus propietarios dicen que no es un truco, sino una forma diferente de gestionar, más barata (de hecho, se puede conseguir una habitación a partir de 80 euros). Y no solo con robots, sino con tecnología de última generación como el reconocimiento facial.

Los robots estarán disponibles en todo el hotel para realizar las tareas generales habituales de un establecimiento de estas características: recepción, llevar las maletas... Y el cliente podrá interactuar (charlar) con ellos de forma eficiente y divertida. Esto -dicen- aliviará la congestión en el mostrador de recepción. Los huéspedes podrán entrar y salir de sus habitaciones sin tener que llevar las llaves, mediante el reconocimiento facial.

El hotel se halla en Sasebo, en la Prefectura de Nagasaki, al sur del país, y cuenta con 72 habitaciones, la mitad de las que tendrá en un futuro. Según el proyecto inicial, el trabajo con robot permitirá una gestión más barata y eficiente, al margen de la espectacularidad de la puesta en escena.

Más de El Correo

image beaconimage beaconimage beacon