Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Skylab, la estación espacial que la NASA no pudo salvar y se incendió en la atmósfera

logotipo de Gizmodo en Español Gizmodo en Español 21/10/2019 Eduardo Marín

Skylab en órbita. © Foto: NASA. Skylab en órbita.

Durante las décadas de los 60 y 70 se llevaron a cabo algunos de los momentos más históricos en cuanto a la exploración espacial, incluyendo hitos como, por supuesto, la llegada del hombre a la Luna. Otro de estos momentos fue la puesta en órbita de la primera estación espacial de la NASA, además de su caída a la Tierra, incendiándose en la atmósfera.

Se trata de Skylab, una estación espacial que sirvió como laboratorio en órbita de la NASA, y que fue construida y desarrollada a partir de los restos del programa Apolo, que entonces acababa de ser cancelado.

Por qué cambió el color del enorme tanque de combustible de los transbordadores de la NASA

Skylab no fue la primera estación espacial creada por el hombre, ese logro lo tienen los rusos (o mejor dicho, los soviéticos) y su Salyut 1, lanzada al espacio el 19 de abril de 1971. La NASA, por su parte, tenía un gran interés en dar un siguiente paso en la carrera de la conquista espacial: si ya habían llevado al hombre a la Luna (en repetidas ocasiones), lo siguiente sería estudiar los efectos en un ser humano de habitar en microgravedad por un período prolongado de tiempo.

El concepto de un artista que muestra la estación espacial Skylab en órbita. © Imagen: NASA. El concepto de un artista que muestra la estación espacial Skylab en órbita.

Para esto, diseñaron Skylab, una instalación espacial que serviría de laboratorio y de hábitat para una tripulación de máximo tres personas, y que en sus planes originales podría durar más de una década en órbita, siempre y cuando se tomaran las medidas necesarias y fuera modificada para este fin.

Skylab fue diseñada y desarrollada como parte de los planes de la NASA de reutilizar las piezas del programa espacial Apolo (mismo que llevó al hombre a la Luna) para otros fines de investigación y exploración espacial. La estación fue construida usando un cohete Saturno V modificado, y su estructura tenía unas dimensiones de unos 25,1 metros de largo y 17 metros de radio, incluyendo uno de sus paneles solares. Su masa era de unos 77.000 kilos.

Concepto artístico del interior de Skylab. © Imagen: NASA. Concepto artístico del interior de Skylab.

Entre sus partes se encontraba un taller o laboratorio, un departamento de dormitorio, un almacén, un compartimiento para desechos, paneles solares y el telescopio Apolo, acoplado a la estación espacial usando una montura especialmente diseñada para ello. Los astronautas podían viajar a la estación en órbita usando un módulo de mando y servicio de la misión Apolo. Skylab incluso tenía una ducha.

Un comienzo difícil

Los problemas para Skylab comenzaron inmediatamente al comenzar su misión. La estación espacial fue lanzada al espacio a bordo de un Saturno V el 14 de mayo de 1973, que fue el último vuelo del cohete, y durante el ascenso un escudo térmico antimeteoritos se abrió y se desprendió de la estación, lo que ocasionó que perdiera uno de los módulos de energía solar y se averiara el otro módulo solar, entre otras dificultades técnicas. La primera labor de la primera tripulación de Skylab fue reparar estos daños.

Una foto de Skylab sobre la Tierra, capturada por la tripulación de la misión Skylab 3, quienes permanecieron un total de 59 días a bordo del laboratorio espacial. © Foto: NASA. Una foto de Skylab sobre la Tierra, capturada por la tripulación de la misión Skylab 3, quienes permanecieron un total de 59 días a bordo del laboratorio espacial.

La primera tripulación de Skylab fue enviada al espacio pocos días después, el 25 de mayo de 1973, y consistía del Comandante Charles “Pete” Conrad, el piloto Paul J. Weitz y el piloto científico Joseph P. Kerwin. Estos tres astronautas tuvieron que realizar varias caminatas espaciales para reparar y abrir el módulo de energía solar con el que todavía contaba Skylab durante sus primeros días en el espacio, y colocar un escudo solar para proteger el interior de la estación de altas temperaturas y gases. De no ser por ellos, la misión Skylab habría fracasado al apenas comenzar.

Después, los astronautas repararon el interior de la estación espacial, y permanecieron un total de 28 días en la estación espacial.

La primera tripulación de la primera estación espacial de la NASA. De izquierda a derecha: Joseph Kerwin, Charles Conrad y Paul Weitz. © Foto: NASA. La primera tripulación de la primera estación espacial de la NASA. De izquierda a derecha: Joseph Kerwin, Charles Conrad y Paul Weitz.

En total, solo tres tripulaciones pudieron hacer uso de Skylab. La segunda fue lanzada el 28 de julio de 1973 y permaneció 59 días en la estación, y la tercera fue lanzada el 16 de noviembre de ese mismo año y permaneció 84 días. La cuarta misión tripulada, llamada Skylab 5, fue cancelada.

El comandante Conrad de la misión Skylab 2, usando la ducha de la estación espacial (junio de 1973). © Foto: NASA (Wikimedia Commons / dominio público) El comandante Conrad de la misión Skylab 2, usando la ducha de la estación espacial (junio de 1973).

En general, los astronautas llevaron a cabo varios experimentos e investigaciones científicas relacionadas a la exploración espacial, al efecto en organismos humanos (y psicológicos) de permanecer en microgravedad por tiempos prolongados, e incluso llevaron algunos experimentos de estudiantes de secundaria, incluyendo un par de arañas que, tras aparentemente acostumbrarse a la microgravedad, pudieron tejer telarañas en órbita.

Según oficiales de la NASA en un comunicado oficial de 2013, año en el que se celebró el 40 aniversario de la llegada de Skylab al espacio:

“Las tres expediciones tripuladas también produjeron un amplio estudio de la Tierra, sus cultivos, clima y cambios en el ambiente. Además, los astronautas completaron un estudio muy importante del Sol y aprendieron a trabajar en el espacio”.

Sin embargo, el final de la misión no fue como habrían imaginado.

Un astronauta, parte de la misión Skylab 4 (tercera misión tripulada), realizando tareas fuera del laboratorio espacial. © Foto: NASA. Un astronauta, parte de la misión Skylab 4 (tercera misión tripulada), realizando tareas fuera del laboratorio espacial.

La caída

Skylab fue diseñada para permanecer casi una década en órbita. Después de ese tiempo, la NASA parece no haber tenido muy claro qué es lo que haría. O mejor dicho, cómo lo harían. La gravedad nunca falla, por lo que su reentrada a la atmósfera era más que probable, pero la agencia espacial originalmente tenía intenciones de salvar la estación y prolongar su vida, algo que no pudieron lograr.

Skylab poco a poco iba descendiendo de órbita por efectos de la gravedad, por lo que para rescatarla necesitaban impulsarla utilizando algún propulsor, es decir, alguna nave o módulo que pudiera hacerlo. El problema es que la NASA ya no tenía cohetes Saturno V funcionales, y estaban completamente dedicados al desarrollo del programa del transbordador espacial.

La pieza más grande recuperada tras la caída de Skylab en 1979. Se trata de uno de los tanques de oxígeno de la estación espacial. Fue encontrado en Australia. © Foto: Rycho626 (Wikimedia Commons / dominio público) La pieza más grande recuperada tras la caída de Skylab en 1979. Se trata de uno de los tanques de oxígeno de la estación espacial. Fue encontrado en Australia.

El plan principal de la NASA era que un vuelo del transbordador espacial, entre 1978 y 1980 (aunque el transbordador no estuvo listo hasta 1981), pudiera impulsar a Skylab a una mayor órbita. Después, en 1982, la NASA realizaría dos vuelos del transbordador para reparar y reconstruir Skylab, añadiendo aún más partes y reemplazar componentes gastados. En 1984, Skylab recibiría mejoras a su sistema de energía solar y más equipos científicos, por lo que los astronautas podrían realizar misiones tripuladas de hasta 90 días en la estación, y poco después, la capacidad servir como hábitat para hasta 8 astronautas simultáneos.

Lamentablemente. los expertos determinaron que Skylab no podría esperar a que el programa del transbordador espacial estuviera finalizado en 1981. La estación había descendido más rápido de lo que esperaban, en parte debido a la actividad solar. Por esto, la única alternativa era que Skylab descendiera a la Tierra y se incendiara en la atmósfera, intentando controlar su caída para no afectar ninguna zona habitada.

Apollo 11: Los mayores mitos, verdaderos y falsos, sobre la misión que puso al ser humano en la Luna

Ese día, parte de la población australiana se vio atemorizada, como recuentan a 7News algunas personas que presenciaron la caída de Skylab ese día, en el pueblo Esperance al oeste del país. “Mi esposa y yo nos despertamos después de media noche tras el sonido de seis explosiones”, comenta un testigo en declaraciones al medio local. “Las ventanas se sacudieron, al igual que las puertas del armario. Salimos de la cama y salimos fuera de casa, pero todo ya había acabado”. Otros incluso lograron ver pequeños escombros en llamas.

La “Operación British”, de la serie de animación japonesa Mobile Suit Gundam, consistió en la caída de una colonia espacial en la Tierra, específicamente sobre Australia. Esto estuvo inspirado en la caída de Skylab, que sucedió el mismo año del estreno de la serie. © GIF: Sunrise. La “Operación British”, de la serie de animación japonesa Mobile Suit Gundam, consistió en la caída de una colonia espacial en la Tierra, específicamente sobre Australia. Esto estuvo inspirado en la caída de Skylab, que sucedió el mismo año del estreno de la serie.

Los controladores tomaron las medidas necesarias para intentar que la caída se llevara a cabo en el océano Índico, aunque al final parte de los restos también cayeron en una sección poblada al oeste de Australia. Skylab cayó a la Tierra el día 11 de julio de 1979.

Uno de los escombros más grandes recuperados es uno de los seis tanques de oxígeno de la estación espacial, que tiene un diámetro de 1,22 metros y un peso vacío de 1,25 toneladas. El fragmento está siendo exhibido en el Centro de cohetes y el espacio de Estados Unidos, en Huntsville, Alabama.

Afortunadamente, la caída de Skylab no ocasionó ningún herido, aunque existía la posibilidad, según cálculos y estadísticas (la probabilidad de que un fragmento de cualquier tamaño cayera en una ciudad con más de 100.000 habitantes era 1 de 7). El caso de Skylab y su reentrada en la atmósfera incluso inspiró a varias obras de ciencia ficción, como es el caso de la serie animada Mobile Suit Gundam, en donde la humanidad arroja una colonia espacial sobre la Tierra como ataque en medio de una guerra. La serie se estrenó el mismo año que la caída de Skylab.

Skylab en órbita. Foto capturada por la primera misión tripulada de la estación espacial. © Foto: NASA. Skylab en órbita. Foto capturada por la primera misión tripulada de la estación espacial.

La NASA aprendió muchas lecciones de la caída de Skylab, y una de las más importantes fue no dejar que algo así vuelva a suceder. Roger Launius, historiador jefe de la NASA desde 1990 a 2002, así lo comentó en el año 2013:

“En realidad, aunque la NASA tomó las precauciones necesarias para que nadie resultara herido, sus líderes y responsables aprendieron que la agencia espacial jamás debe permitir otra situación en la que fragmentos y restos de gran tamaño de escombros espaciales tengan la posibilidad de caer a la superficie terrestre”.

Y ciertamente, dependiendo del caso el riesgo puede ser demasiado alto.

[NASA / Space / Wikipedia / Britannica / 7News / Blog de Roger Launius]

More from Gismodo en Español

Gizmodo en Español
Gizmodo en Español
image beaconimage beaconimage beacon