Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Se corre con los brazos?

logotipo de Runner's World Runner's World 17/03/2017 José Antonio de Pablo

Son los grandes olvidadeos en las carreras de fondo, al menos en el ámbito de los atletas populares. No se les suele prestar la atención que merecen y según la encuesta que hemos realizado entre algunas de las voces más distinguidas de nuestro atletismo, son un factor básico a la hora del rendimiento. Éstas han sido sus respuestas ante la pregunta ¿se corre con los brazos?

PABLO VILLALOBOS

Los brazos tienen importancia en el gesto general de la carrera, menos que el tren inferior, que es el que genera el trabajo contra el suelo, pero son necesarios e imprescindibles. Desde mi punto de vista creo que los brazos pueden afectar más negativamente, si no se dispone de una buena técnica o coordinación, que positivamente. Serían como los árbitros de un partido, cuanto menos se noten mejor, aunque cuanto más rápido sea el ritmo o el desnivel por el que corremos, aumenta su aportación positiva. También creo que los brazos se muestran como amplificadores de déficits de técnica de carrera en el tren inferior, al manifestarse más en el tren superior. 

LUIS MIGUEL CALDERÓN

Los brazos son vitales en la transmisión del gesto en la carrera. Es imprescindible entender tres aspectos para analizar el por qué de este trabajo: 1- Soltura en el gesto técnico.2- Equilibrio dinámico en desplazamiento.3- Reeduca la fuerza. Con el siguiente ejemplo lo entenderemos muy bien: “Es como la máquina de vapor: para mover las ruedas traseras que son las más grandes y lentas, primero se movilizan las delanteras que son más pequeñas y ágiles y las que ejercen de forma rápida la tracción a las lentas y pesadas ruedas traseras”. En la carrera sucede lo mismo. Cuando las piernas están trabajadas y se nos olvidan los brazos, falta un elemento de fuerza imprescindible para el equilibrio y la soltura en carrera. Entiendo pues, que deberíamos trabajarlos, sabiendo que son imprescindibles para la carrera y ordenan, en muchos casos, una correcta secuencia técnica para economizar el gasto que nos será muy útil cuando las piernas desfallezcan.

DIONISIO ALONSO

Préstales atención y mejora tus prestaciones. © Motorpress Rodale Préstales atención y mejora tus prestaciones.

La carrera, como movimiento físico básico, es algo cíclico. Los brazos tienen una doble función: Estabilizadores y, al mismo tiempo, equilibradores del cuerpo en cada una de las diferentes fases de la zancada. Por otra parte, aunque las piernas son los órganos principales en este tipo de desplazamiento, los brazos actúan ayudando y complementando a las piernas en lo que se conoce como “sinergias”, asociación coordinada de brazos y piernas para efectuar de forma óptima la acción de correr. ¿Cuáles son las acciones en las que se manifiestan las sinergias? Básicamente son las tendentes a modificar tanto la amplitud como la frecuencia de la zancada. Estas acciones se ven ayudadas e intensificadas por la acción de los brazos. Cuando quiero aumentar la amplitud o la frecuencia de la zancada (por ejemplo un cambio de ritmo) aumento la amplitud o la frecuencia del braceo para trasladar esta acción al efecto final de las piernas. El entrenamiento del braceo debe orientarse a medio y largo plazo, si no se ejecuta correctamente, se realizará mediante los ejercicios típicos de técnica de carrera, prestando especial atención a su correcta ejecución. El entrenamiento de las sinergias se hace mediante la ejecución de dichos ejercicios y con la acción voluntaria durante la carrera (se pueden utilizar cargas livianas de 0,5 - 1 kg en cada mano).

ANTONIO SERRANO

Desde mi punto de vista hay infinidad de estilos de correr, diría que uno por cada atleta. Además, a cada cual le parece uno mejor o más bonito que otro, pero lo que a mi entender prevalece y es lo más importarte, es lo rápido que puede correr cada atleta, amén del estilo. Éste es mejorable y por supuesto que los brazos son muy útiles para esa posible mejora, además de ser una de las partes más olvidadas a la hora del entrenamiento. Dentro de mi sistema de trabajo, en las sesiones de técnica de carrera es cuando más hincapié hago en los brazos, incluso con un ejercicio específico en el cuál trabajo el movimiento y la velocidad para que surja la fatiga. También cuando mis atletas están realizando las series más específicas les hago referencia a la posición de los brazos para que piensen en ella, y por último, a los mediofondistas les indico que en los últimos y decisivos metros de una competición deben de ayudarse con los brazos paraperder la menos velocidad posible. Finalmente, soy de la opinión de que después de ver tantos atletas de calidad con un movimiento de brazos tan heterodoxo, cada uno amolda ese movimiento a su comodidad para correr lo más rápido posible.

JUAN CARLOS GRANADO

La importancia de los brazos dependerá de la velocidad a la que te desplaces, es decir, cuánto más rápida sea la carrera más incidencia tendrán los brazos como impulsores y estabilizadores. En las carreras de medio fondo y fondo te conformas con que no sean un estorbo y que no gasten energías extras con movimientos superfluos que aparecen en los atletas con más frecuencia de la deseada. En estos casos sí que se debe hacer un trabajo específico sobre la técnica de carrera dedicada a los brazos. Existe otro caso en el cual los propios atletas se quejan de dolor en los brazos cuando la fatiga se acentúa. Suele ocurrir en los antebrazos y hace que el atleta se desplace con menor eficiencia. En este caso aparte de mejorar la eficacia de carrera, se debe trabajar específicamente en la fuerza resistencia de los brazos.

RODRIGO GAVELA

El cuerpo humano es un todo y como tal hay que entenderlo al entrenar cualquier disciplina deportiva. En la carrera a pie, los brazos son muy importantes. Sin ellos sería muy difícil correr y nunca se podría ir tan rápido. De hecho aquellos corredores a los que les falta un brazo, o parte del mismo, o una mano; o que no los tienen correctamente desarrollados, están muy limitados para competir en igualdad de condiciones; por lo que tienen competiciones específicas para ellos. Los brazos permiten impulsar más y mejor, proporcionan equilibrio y estabilidad, ayudan a correr más rápido, mejoran la técnica de carrera y son necesarios para fortalecer y potenciar las piernas y el tronco. Intervienen en cualquier ejercicio complementario para la carrera y, sobre todo, en la propia carrera. Hay un hecho curioso, y es que por la cadencia en el movimiento de los brazos se puede saber si un corredor va forzado o suelto, sobre todo en competición. 

PEDRO FORNÍES

Un fondista necesita fortalecer los brazos pero no en exceso, sólo para tonificarlos. Es importante que una vez en el gimnasio, no descuide el trabajar las extremidades superiores, porque así ganará estabilidad corporal a la hora de correr. Un atleta corre con todo su cuerpo, no sólo con el tren inferior. Los brazos son fundamentales para dar impulso en la carrera, y a veces cuando veo a fondistas o maratonianos que llegan a meta con la espalda crispada y los hombros muy elevados, me doy cuenta de que necesitan muscular más los brazos y en general, todo el tren superior. Respirarían mejor, incluso, tendrían más fuerza en esas zonas musculares. 

ESTEBAN JIMÉNEZ

Trabajar correctamente la musculatura de los brazos ofrece una mejor coordinación durante la carrera. Además ese fortalecimiento hace que el atleta no “gaste” tanta energía en movilizar las extremidades superiores y de ello se beneficien las inferiores. A mayor fuerza de brazos, en definitiva, mejor coordinación e impulso a cada zancada.

JESÚS DE LA MORENA

En las carreras de montaña la importancia del braceo es más elevada que en otras disciplinas. Los brazos tienen dos funciones al correr por el monte. En la fase de subida, ascenso de fuertes pendientes, los brazos cumplen una labor básica en el impulso, facilitando de este modo la progresión cuando más nos cuesta correr. Una buena técnica de braceo en el tren superior facilita el movimiento en el inferior. Además en este punto cabe destacar que son muchos los corredores que en las más duras pendientes avanzan andando, y lo hacen muy deprisa, ayudados por la palanca que sus brazos realizan sobre sus muslos en un claro ejemplo de “acciónreacción”. En segundo lugar, en los descensos la labor de los brazos no es menos importante, aunque sí bien diferente, ya que actúan fundamentalmente como estabilizadores (como las alas de un avión), sobre todo en aquellas bajadas técnicas en las que el riesgo de perder la verticalidad es elevado. En este caso la mejor forma de entrenarlos es sobre el terreno, probando en diferentes sesiones y descubriendo su influencia en nuestra carrera.

Más de Runner's World

image beaconimage beaconimage beacon