Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Falsos mitos sobre el fitness

logotipo de ELLE ELLE hace 6 días Amor Saez
Falsos-mitos-sobre-el-fitness © ELLE.es Falsos-mitos-sobre-el-fitness

Ahora que a todos parece habernos dado por ser Forest Gump y afortunadamente hemos aprendido que deporte es sinónimo de salud, hay algunas creencias populares que circulan entorno al fitness que no son ciertas o se trata de verdades a medias y deberías tener claras.

El ejercicio aeróbico adelgaza: Depende. Tenemos la suerte que cada vez hay más estudios que confirman que el entrenamiento contra resistencias -pesas, gomas, isométricos, Trx, peso corporal- es más efectivo que el ejercicio aeróbico. "Unos músculos tonificados aumentan el metabolismo basal, es decir, la energía que gastamos cuando estamos en reposo. Y aún hay más, la musculatura sigue trabajando 24 horas. Ahora bien, un correcto equilibrio entre ejercicios de fuerza y aeróbicos es la forma ideal para ejercitarse y estar saludable", según la entrenadora personal Marta Rosado.

El agua con azúcar quita los dolores musculares: Falso. Las agujetas aparecen al día siguiente de haber practicado un ejercicio después de haber estado un largo periodo de tiempo sin ejercitarnos y pueden permanecer varios días. "Recientes estudios han demostrado que esto no es producto del ácido láctico, sino que es causado por las microrupturas que se producen en las uniones entre músculos y tendones al hacer movimientos fuertes, a los cuales no estamos acostumbradas. Por esta razón, no es útil tomar agua con azúcar", advierte Marta. La mejor forma de combatirlas: repetir el mismo ejercicio que las ha producido, pero con menor intensidad. "Una mancha de mora con otra se quita", asegura la experta.

La práctica de ejercicio crea adicción: Verdadero. "Es más verdad que mentira. Nuestro cerebro compensa el ejercicio y el esfuerzo liberando endorfinas –opiáceos naturales que pueden ser hasta 20 veces más potentes que los medicamentos contra el dolor-, por ello sentimos una increíble sensación de bienestar. Cualquier actividad que relacionemos con el placer suele provocarnos adicción", asegura Marta. Lo cierto es que siempre queremos más y el día que no lo hacemos "nos falta algo". Ahora bien, "si el cuerpo se habitúa a determinada "dosis" hay que ir cambiando o mejorando para seguir obteniendo resultados", añade.

Cuánto más sudo más adelgazo: Falso. "El peso perdido por el sudor es básicamente agua y se recupera tan pronto como nos rehidratamos de nuevo. Más aún, forzando la sudoración, alteramos el correcto estado de hidratación y hacemos peligrar la salud, pero no perdemos ni un gramo de grasa. Por ello, pretender perder peso a base de sudar no es lo más adecuado. Hay que complementarlo con trabajo de fuerza", según la entrenadora.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

A más ejercicio, mayor pérdida de peso: Depende de si después del ejercicio te controlas o no. "Si realizas una hora de ejercicio en una máquina estática como puede ser la elíptica, el remo o la bicicleta, puedes quemar unas 500 ó 600 calorías. El problema es que tras un entrenamiento intenso vas a tener más sensación de hambre y si después no te controlas y te comes 3 donuts ó 4 cruasanes de chocolate vas a cubrir esas calorías gastadas, y a veces más", cuenta Marta. Moraleja: contrólate y no devores lo primero que pillas después de hacer ejercicio.

Beber agua durante el ejercicio produce flato: No beber agua durante el ejercicio es una práctica muy extendida entre algunos deportistas para evitar que aparezca el flato. "La causa del flato no está clara, pero no es una buena idea dejar de beber durante el ejercicio porque no está demostrado de ningún modo que se prevenga el flato y lo que sí es seguro es que el agua es imprescindible para el correcto equilibrio y funcionamiento de nuestro cuerpo, más aún durante la actividad física", advierte la entrenadora. Lo mejor es que bebas agua frecuentemente y a pequeños sorbos.

El café mejora el rendimiento: Depende. "Es cierto que administrada farmacológicamente puede ayudar a economizar las reservas de glucógeno y por ello, en dosis muy elevadas, es considerada una sustancia dopante. Pero, todo en exceso es malo. En concreto, ingerir cafeína en exceso puede provocar dolor de cabeza, náuseas, taquicardia y dificultad para dormir. Y, aunque nos estimula, también disminuye los reflejos", advierte Marta.

La barriga solo se elimina con abdominales: Falso. "Cuando hay grasa en el tejido subcutáneo (que da prominencia a la zona), hacer abdominales sin un trabajo aeróbico (que degrade grasas), lo único que produce es más volumen", según la experta. De hecho, para bajar la barriga, lo primero que hay que hacer es llevar una dieta balanceada, recomendada por un nutricionista y complementarla con tareas aeróbicas, continuas y de intensidad moderada. "Cuando hayas perdido el exceso de grasa, entonces sí puedes trabajar los músculos con abdominales", aclara Marta.

Hacer pesas da una apariencia masculina: Falso. "Levantar pesas ayuda a tonificar los músculos y a darles forma, pero para desarrollar una musculatura prominente necesitaríamos muchas horas de ejercicios y posiblemente suplementos. Por eso, si eres mujer no te preocupes, ya que levantar pesas es beneficioso, y ayuda a adelgazar y a crear músculo", según la experta.Al sustituir las células de grasa por tejido muscular el volumen de nuestro cuerpo baja, quemamos calorías más rápido y tenemos el cuerpo bien tonificado.

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon