Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un informe reveló el alcance de la crisis en las grandes empresas argentinas

logotipo de Infobae Infobae 03/04/2019
Arcor registró una pérdida operativa de $1.876 millones por la devaluación y la caída del consumo interno © Proporcionado por THX Medios S.A. Arcor registró una pérdida operativa de $1.876 millones por la devaluación y la caída del consumo interno

La coyuntura macro actual no sólo está afectando a las pequeñas y medianas empresas. El impacto de la recesión y el estrés financiero lo están sufriendo todas las compañías, incluso las más grandes, líderes del mercado. Igual que las pymes, ya manifiestan problemas con el empleo, con sus planes de inversión y con el financiamiento. Y muchas cerraron sus balances en rojo.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), al que Infobae accedió en exclusiva, de las 63 empresas líderes, 21% presentaron problemáticas relacionadas con el sostenimiento del empleo entre 2018 y 2019 (13 empresas), en tanto que el 15% (9 firmas) mostraron dificultades financieras y el 16% (10 de las 63 compañías) reestructuraron planes de producción o cancelaron inversiones.

CEPA relevó que entre 2016 y 2018 hubo 246 casos de empresas que entraron en procesos preventivos de crisis y 805 casos de concurso de acreedores y 2.177 quiebras en CABA y provincia de Buenos Aires

Si se analizan los rubros afectados, se destaca que las empresas dedicadas al consumo fueron las más afectadas durante ese período (Arcor o Molinos Cañuelas, por ejemplo), aunque también sufrieron las energéticas "en un contexto de caída de consumo, altas tasas, inflación elevada e inestabilidad cambiaria, aún con tarifas dolarizadas e inviables para el desarrollo de la economía real".

Por otro lado, también hay casos de compañías -sostiene CEPA-  que desde la lógica del negocio lograron readecuarse al nuevo escenario, como por ejemplo Corven, que impulsó la importación; Carrefour, que redujo el número de sucursales, o Techint, que enfocó su plan de inversiones en los Estados Unidos. Pero "desde el punto de vista sistémico esto tiene un impacto negativo sobre los niveles de empleo y el equilibrio externo de la economía", precisó el documento.

Molino Cañuelas, otra de las empresas en crisis: deuda grande y pedido de quiebra © Proporcionado por THX Medios S.A. Molino Cañuelas, otra de las empresas en crisis: deuda grande y pedido de quiebra

"Cuando los procesos preventivos, concursos y quiebras aumentan significativamente, como en la actualidad, se debe a que las condiciones macroeconómicas hacen inviable que se sostenga la actividad por causas que son ajenas a las empresas", dice CEPA, que además relevó que entre 2016 y 2018 hubo 246 casos de empresas que entraron en procesos preventivos de crisis, 805 casos de concurso de acreedores en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, y 2.177 casos de quiebras también en CABA y territorio bonaerense.

Cuando las empresas llegan a situaciones como ésas, se produce tanto la ruptura en la cadena de pagos como la destrucción de puestos laborales. Luego, aparece el efecto cascada sobre los proveedores, que pueden verse afectados también al punto de echar trabajadores y cerrar.

Sobre los despidos, del análisis de las 63 empresas líderes que realizó la institución, sobre 44.780 empleados se produjeron 7.300 desvinculaciones (16,3%). Además, entre enero de 2016 y febrero de este año se registraron cheques rechazados por $893 millones y deudas impagas con el sistema bancario local por $8.600 millones.

Fuente: CEPA © Proporcionado por THX Medios S.A. Fuente: CEPA

De los rubros afectados, el informe destaca el textil como uno de los más castigados por la caída del poder de compra de los salarios, la apertura comercial y los costos de financiamiento local; algunas empresas del transporte como Ersa Urbano (dueña de Avis y Expreso Singer), que en febrero entró en convocatoria de acreedores producto de que la suba de costos, el atraso tarifario y la devaluación le provocaron una crisis financiera; o Sol Líneas Aéreas, que cerró sus puertas en 2016.

En cuanto al rubro de la alimentación, el informe sostiene que el año pasado las firmas más relevantes del sector entraron en crisis (Molinos Cañuelas) o presentaron pérdidas importantes (Arcor, Molinos Río de la Plata, Mastellone). "El sector ostentó el uso de la capacidad instalada más bajo desde el 2001", remarcó CEPA.

El porcentaje de empresas con resultado neto positivo cayó de 73% al 68% en un año, en tanto que las que tuvieron pérdidas netas subió del 28% al 33 por ciento

El caso más grave –reafirma el centro de estudios– es el de Molinos Cañuelas, que actualmente presenta un pedido de quiebra por parte del Banco Macro. Si bien la compañía presentaba problemas financieros desde el 2014, a partir de la devaluación la situación se volvió crítica por tener gran parte de su deuda en dólares. En los otros tres casos, tuvieron balances negativos: Arcor registró una pérdida operativa de $1.876 millones por la devaluación y la caída del consumo interno; Molinos Río de la Plata registró pérdidas por $2.191 millones; y Mastellone tuvo un rojo de $2.346 millones.

Pérdidas netas en 30% de las empresas

El informe también realiza un exhaustivo análisis de los balances de las principales empresas del país publicados en la Comisión Nacional de Valores (CNV). Según un relevamiento sobre 80 empresas de distintos rubros, mientras que en 2017 el 79% de las empresas presentaba resultados operativos positivos y el 21%, negativos; el año pasado este indicador mejoró para el conjunto de las empresas, ya que 91% de las firmas tuvo ganancias operativas y sólo 7 firmas, negativos.

© Proporcionado por THX Medios S.A.

Sin embargo, al analizar el resultado neto antes del impuesto a las ganancias, es decir sin tener en cuenta los resultados financieros, empeoró del 2017 al 2018. El porcentaje de empresas con resultado neto positivo cayó de 73% al 68% en un año, en tanto que las que tuvieron pérdidas netas subió del 28% al 33%, según el informe.

La industria presenta un incremento del 73% en las ganancias operativas entre 2017 y 2018, pero por efecto de la devaluación, una pérdida de 15% en los estados financieros. Estos resultados se explican principalmente por el efecto que tracciona al alza Ternium, explicó CEPA.

© Proporcionado por THX Medios S.A.

En el segmento de real state, el resultado operativo cayó 61%, mientras que en el financiero, 36%. En el caso del sector agropecuario, los resultados operativos crecieron casi 500% en el año, pero por un crecimiento de la deuda el rojo neto antes de Ganancias subió 222%, posiblemente por efecto comparativo del año de sequía frente a la cosecha anterior. La devaluación afectó al sector el año pasado, traccionado por Agrofina y San Miguel, que perdieron $1.862 y $1.404 millones, respectivamente.

Por el contrario, el sector bancario aumentó sus resultados operativos (79%) y netos (76%); lo mismo que el rubro energético (125% en ambos casos). Finalmente, el sector de servicios y comercio aumentó sus resultados operativos 49%, pero redujo 84% los financieros.

No te pierdas ninguna noticia: descargá gratis la aplicación Microsoft News para dispositivos iPhone y Android.


Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon