Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carrió apuntó a los "caprichos" del PRO y lanzó un "desesperado" pedido de unidad

logotipo de Perfil Perfil 19/06/2021
© twitter

No hay cierre de listas sin Elisa Carrió moviendo el avispero. Sin abandonar su postura de moderada, esta vez la líder de la Coalición Cívica salió con firmeza a reclamar “unidad” en Juntos por el Cambio y apuntó a los “caprichos” de algunos dirigentes. No puso nombres, pero las miradas apuntaron a las internas del PRO, que están generando tensión e incertidumbre por todos lados.

“Está harta de todo… No entiende qué les pasa que quieren hacer todos internas en todos lados”, analiza una fuente del entorno de Carrió, quien ayer por la mañana salió por CNN Radio y por redes sociales a pedir “la unidad con los mejores candidatos, con grandeza, con renunciamientos”.

La jornada estuvo plagada de interpretaciones y especulaciones sobre a quién estaba dirigido el mensaje de Carrió. Unos apuntaron a Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, por la postura de insistir con dar la interna en la Provincia; otros, a Mauricio Macri y Patricia Bullrich, por ser los impulsores de que por todo el país las candidaturas se definan en Primarias. En su entorno dicen que fue “para todos”.

Hasta hace dos semanas, Lilita se mostraba alineada con Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, al punto tal de que se empezó a especular con la opción de un binomio Santilli-Carrió en la lista bonaerense. Pero en el medio algo pasó y decidió cambiar su postura: empezó a decirle a sus interlocutores que ella iba a trabajar para armar una lista de unidad y que se ofrecía para encabezarla. Segunda de nadie.

En el medio apareció la posible candidatura de Facundo Manes, y Carrió salió a celebrarla. “Ojalá acepte ser candidato”, tuiteó. Este jueves lo recibió en su casa de Exaltación de la Cruz, junto al titular de la UCR bonaerense, Maxi Abad. Lilita insistió en su idea de trabajar por la unidad, aunque ya sin tanto énfasis en presentarse ella. Los radicales aceptaron esa premisa, pero aclararon que si no se concretaba estaban dispuestos a medirse en las urnas. Es la confianza de quien se siente con una carta de peso.

Es que la presencia de Manes reconfiguró el escenario preelectoral para JxC. “Estoy escuchando y hablando”, le respondió el neurólogo hace una semana un mensaje a un dirigente del PRO, a quien le quedó claro que esta vez su postulación iba en serio.

El panorama cambió, y Carrió lo sabe. En diciembre, cuando planteó que iba a ser candidata en la Provincia, tuvo el objetivo de proteger a Vidal, darle margen para tomar su decisión con libertad. Ese vínculo sigue inquebrantable, y de hecho este lunes compartirán un seminario en el Instituto Hannah Arendt que lidera Carrió. Además, buscaba bloquear que se instalen como candidatos otros nombres, como Emilio Monzó.

Ahora, también está recibiendo comentarios de dirigentes de diferentes provincias donde se multiplican las internas, como por ejemplo Santa Fe o Córdoba. Y allí, le apunta sobre todo como responsable a Macri, por promover esa competencia.

Esa situación, además, obliga a la CC a tomar partido por una línea interna con la dificultad de quedar con menos espacios de representación. En Ciudad, por ejemplo, se vencen los mandatos de Paula Oliveto y Juan López (podría competir por Provincia) y si hay internas quizás uno de esos lugares queda afuera. En Provincia son tres: Marcela Campagnoli, Javier Campos y Toty Flores (quiere ir de concejal a La Matanza).

Para cerrar la jornada, sin embargo, volvió a dirigir sus cañones contra Cristina Kirchner, a quien acusó de intentar “eludir las muertes por falta de vacunación” y pretender “saquear el sistema de salud”.

Aún con tensiones, incipientes señales de acuerdo en el macrismo

Mientras el PRO vive su momento más convulsionado, con una interna entre duros y moderados donde parece estar en juego el liderazgo, aparecen señales de unidad. Tibios intentos de recomponer los vínculos y evitar que la sangre llegue al río. Ayer, por ejemplo, Horacio Rodríguez Larreta y Jorge Macri compartieron una foto conjunta.

El evento fue sorpresivo. El jefe de Gobierno había viajado a Olavarría con una agenda de gestión con el intendente, Ezequiel Galli, pero se aprovechó también para armar un encuentro con otros alcaldes del PRO del interior provincial. El intendente de Vicente López y presidente del partido en la Provincia, apareció de sorpresa.

El mensaje posterior discrepa según quien lo relate. Cerca de Macri aseguran que “se tuvo una postura muy firme respecto a que las alianzas, los pisos, y demás definiciones se definen en provincia”. Es que se opone al desembarco de Diego Santilli como candidato; él también tiene aspiraciones para pelear para ser gobernador en 2023.

Desde el entorno de Larreta, en tanto, aseguran que está “tratando de calmar los ánimos y mandando un mensaje de unidad”. “Horacio sigue insistiendo sobre tres ejes: garantizar la unidad sobre todo, dar señales de amplitud, e intentar ser moderados”, describen.

Por más que ninguno da muestras de ceder en sus pretensiones (Larreta de imponer a Santilli y Macri de evitarlo), en el PRO empezaron a sonar mensajes de buscar entendimientos. Patricia Bullrich sacó un tuit en el que destaca un acuerdo con funcionarios porteños para ayudar a comerciantes, en línea con un primer entendimiento para bajar la belicosidad. En los próximos días se esperan nuevas reuniones entre los sectores, y todavía no se agendó pero se espera que Larreta y Mauricio Macri vuelvan a juntarse. Claro, hubo señales desde afuera que obligaron al PRO a pensar en abroquelarse nuevamente.

Leer más

image beaconimage beaconimage beacon