Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estudio científico alerta peligroso efecto secundario del uso de ibuprofeno

logotipo de Que Pasa Que Pasa 21-11-2022 Qué Pasa de La Tercera

Tomar analgésicos antiinflamatorios como ibuprofeno y naproxeno para la osteoartritis puede empeorar la inflamación en la articulación de la rodilla con el tiempo. Esto es según un nuevo estudio científico que se presentará en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA) la próxima semana.

Como la forma más común de artritis, la osteoartritis (OA) afecta solo en EE.UU. a más de 32 millones de adultos y a más de 500 millones de personas en todo el mundo. Ocurre con mayor frecuencia en las manos, las caderas y las rodillas. En las personas con osteoartritis, el cartílago que amortigua la articulación se desgasta gradualmente. Es por eso que a veces se le llama enfermedad articular degenerativa o artritis por “uso y desgaste”. La artritis suele ir acompañada de inflamación o hinchazón de la articulación, que puede ser dolorosa.

Lea también en Qué Pasa: Récord: por primera vez en la historia Santiago registrará tres olas de calor en noviembre

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE, su sigla en inglés) se recetan comúnmente para el dolor y la inflamación de la osteoartritis. Los AINE comunes incluyen ibuprofeno (Advil, Motrin) y naproxeno (Aleve). Sin embargo, se sabe poco sobre los efectos a largo plazo de estos fármacos en la progresión de la enfermedad.

“Hasta la fecha, no se ha aprobado ninguna terapia curativa para curar o reducir la progresión de la osteoartritis de rodilla”, dijo la autora principal del estudio, Johanna Luitjens, becaria postdoctoral en el Departamento de Radiología e Imágenes Biomédicas de la Universidad de California, San Francisco. “Los AINE se usan con frecuencia para tratar el dolor, pero sigue siendo una discusión abierta sobre cómo su uso influye en los resultados de los pacientes con osteoartritis. En particular, su impacto en la sinovitis, o la inflamación de la membrana que recubre la articulación, nunca se ha analizado utilizando biomarcadores estructurales basados en resonancia magnética”, agregó.

La Tercera © Proporcionado por Que Pasa La Tercera

La Dra. Luitjens y sus colegas se propusieron analizar la asociación entre el uso de AINE y la sinovitis en pacientes con osteoartritis de rodilla y evaluar cómo el tratamiento con AINE afecta la estructura articular con el tiempo.

“La sinovitis media el desarrollo y la progresión de la osteoartritis y puede ser un objetivo terapéutico”, dijo la Dra. Luitjens. “Por lo tanto, el objetivo de nuestro estudio fue analizar si el tratamiento con AINE influye en el desarrollo o la progresión de la sinovitis e investigar si los biomarcadores de imágenes de cartílago, que reflejan cambios en la osteoartritis, se ven afectados por el tratamiento con AINE”.

Lea también en Qué Pasa: La humanidad finalmente regresó a la Luna: Orion entró en el campo gravitatorio del satélite

Para el estudio, se incluyeron en el estudio 277 participantes con osteoartritis de moderada a grave y tratamiento sostenido con AINE durante al menos un año entre el inicio y los cuatro años de seguimiento y se compararon con un grupo de 793 participantes de control que estaban no tratados con AINE.

Todos los participantes se sometieron a una resonancia magnética de la rodilla inicialmente y después de cuatro años. Las imágenes se calificaron para biomarcadores de inflamación.

La Tercera © Proporcionado por Que Pasa La Tercera

El grosor del cartílago, la composición y otras mediciones de resonancia magnética sirvieron como biomarcadores no invasivos para evaluar la progresión de la artritis.

Los resultados no mostraron ningún beneficio a largo plazo del uso de AINE. La inflamación de las articulaciones y la calidad del cartílago fueron peores al inicio en los participantes que tomaban AINE, en comparación con el grupo de control, y empeoraron a los cuatro años de seguimiento.

“En este gran grupo de participantes, pudimos demostrar que no había mecanismos de protección de los AINE para reducir la inflamación o ralentizar la progresión de la osteoartritis de la articulación de la rodilla”, dijo la Dra. Luitjens. “El uso de los AINE por su función antiinflamatoria se ha propagado con frecuencia en pacientes con osteoartritis en los últimos años y debe revisarse, ya que no se pudo demostrar un impacto positivo en la inflamación articular”.

Lea también en Qué Pasa: Misokinesia: la desconocida condición que afecta a una de cada tres personas

Según la Dra. Luitjens, existen varias razones posibles por las que el uso de AINE aumenta la sinovitis.

“Por un lado, el efecto antiinflamatorio que normalmente proviene de los AINE puede no prevenir de manera efectiva la sinovitis, con un cambio degenerativo progresivo que resulta en un empeoramiento de la sinovitis con el tiempo”, dijo. “Por otro lado, los pacientes que tienen sinovitis y toman medicamentos para aliviar el dolor pueden ser físicamente más activos debido al alivio del dolor, lo que podría conducir a un empeoramiento de la sinovitis, aunque ajustamos la actividad física en nuestro modelo”.

La Dra. Luitjens señaló que en el futuro se deben realizar estudios prospectivos y aleatorizados para proporcionar evidencia concluyente del impacto antiinflamatorio de los AINE.

Más de Qué Pasa

image beaconimage beaconimage beacon