Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Prueba Toyota Yaris 120H: El que da primero...

logotipo de Car and Driver Car and Driver 24/01/2021 Por Jose Carlos Luque
Volver a reproducir video

El que da primero, da dos veces. Este dicho tan popular, a menudo resulta también una máxima en el mundo del automóvil. Las marcas recogen las críticas y experiencias de sus clientes, de modo que siempre mejoran sus coches pioneros en su segunda entrega.

Hoy, este Toyota Yaris quiere seguir haciendo bueno el dicho y es que fue el primer utilitario híbrido en llegar al mercado y ahora, en su cuarta generación, estrena su segundo conjunto mecánico de estas características con el que promete un salto de calidad importante.

© Fernando Roi - Car and Driver

Híbrido y sin cables: ¿lo más práctico?

Bajo la esbelta carrocería de este Yaris 120H se encuentra una plataforma modular de nuevo desarrollo que le permite acoger un nuevo paquete de baterías de ión-litio –ojo– también novedad en Toyota, y por supuesto dos motores: un eléctrico que se alimenta de ésta y entrega 80 caballos y un gasolina tricilíndrico de 1.5 litros y 91 CV. La potencia conjunta no es tan elevada como cabría esperar pero sí debería resultar más que suficiente: 116 caballos –85 kW–.

Este Yaris frena la báscula en los 1.085 kilos, un dato francamente bueno teniendo en cuenta la carga tecnológica que incluye y por supuesto su mecánica híbrida. Toyota destaca que la nueva batería, de mayor capacidad, es también 12 kilos más ligera y el chasis, también pesa 30 kilos menos que el del anterior Yaris.

Por otro lado, sus dimensiones resultan cuanto menos, tan contenidas como su peso. Clava los 3,94 metros de longitud, roza el 1,75 de ancho y se conforma con una altura de metro y medio. Sin apenas voladizo ni trasero ni delantero, se nota que la eficiencia es la característica que los japoneses han tenido más en cuenta a la hora de llevar a cabo este modelo. Resulta eficiente en todos los sentidos.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

Un espacio bien aprovechado

En el interior la sensación general que ofrece este Yaris es más que correcta. Sin ninguna extravagancia a nivel de diseño, sí que apreciamos elementos como el cuadro de mandos digital con dos esferas a cada lado y un display central para manejar sus diferentes menús. Un volante multifunción de tres radios forrado en cuero de buen tacto, plásticos y revestidos agradables a la vista y al tacto en toda la parte superior del salpicadero (en la inferior no tanto); un climatizador bizona con manejo muy sencillo y huecos útiles más que suficientes, repartidos por todo el habitáculo.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

Los puntos más débiles, de este interior a mi juicio son algunos pequeños detalles de ergonomía: como por ejemplo que este cargador inalámbrico para smartphones por inducción no incluya algo para sujetarlo (lo que hace que la carga se vea interrumpida en exceso y el movil baile en este hueco), la pantalla multimedia, que aunque tiene un tamaño generoso –8 pulgadas– y una ubicación muy buena, presenta un software un tanto anticuado. Y sobre todos estos mandos situados en la puerta en una posición difícil de encontrar y que además podemos tocar por error pues no están iluminados; lo mismo que sucede en las plazas traseras.

La parte trasera de este Yaris resulta algo angosta por el escaso tamaño de las ventanillas y porque carece de elementos de confort como un buena iluminación, las tomas de ventilación o el reposabrazos. Sin embargo, para tratarse de un coche de su categoría y sobre todo de su tamaño, sorprende el nivel de espacio que ofrece detrás. Con mi 1,80, yo no tuve problemas para acomodarme en esta zona, quedando un espacio para las piernas, la cabeza y los hombros más que suficiente e incluso, en la plaza central se podría ir para salir de un apuro.

Si a todo esto le añadimos un maletero con un plano de carga muy bajito, cómodo a la hora de cargar bultos y con 286 litros de capacidad, tenemos como resultado un utilitario de los que dan mucho de sí en el día a día. Las baterías, que van alojadas justo en posición central trasera, restan muy poco espacio tanto a los asientos como al maletero pero ahora toca comprobar lo más importante: su funcionamiento.

¿El híbrido más urbanita?

Suelo dividir los coches del segmento B entre los utilitarios puros y duros, y los llamados subcompactos, esos que buscan ir un paso más allá y ser alternativas más asequibles de sus hermanos mayores, en este caso, al Toyota Corolla. Bien, pues lo primero que tengo que deciros es que este Yaris se encuentra claramente posicionado en el primer grupo.

A nivel de calidad de rodadura, estabilidad lineal o aislamiento acústico está claramente por detrás de un Corolla, pero a la hora de manejarte con él en ciudad te va a costar encontrar algo tan ágil, tan manejable y tan eficiente como este Yaris.

Te digo esto porque aquí tenemos una dirección ligera, de las que podemos manejar casi con un solo dedo en ciudad, unos frenos con potencia de sobra y buen tacto pese a incluir frenada regenerativa y bueno, una suspensión más bien blanda, aunque sin una gran capacidad de filtrado para absorber determinados badenes o bandas sonoras.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

Se nota que la ciudad es el hábitat natural de este coche y es que seguramente cuente también con la mejor mecánica posible hoy en día para desenvolverse en este entorno: un sistema híbrido que asocia un motor de gasolina pequeño a un eléctrico casi tan potente como este y a una batería de iones de litio, todo sin cables ni recargas.

La eficiencia, su máxima

La electrónica del Yaris 120H es quien decide en qué momento dar y quitar protagonismo a su motor eléctrico para concedérselo al térmico y viceversa pero por norma general, los primeros metros se suceden en modo 100% eléctrico siempre que seas cuidadoso con el acelerador.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

Un selector ubicado en la consola central permite al conductor modificar esta gestión automática en base a los modos Power, Normal y Eco (de mayor a menor rendimiento). El clásico botón EV permite bloquear el modo 100% eléctrico durante unos instantes y solo en situaciones muy favorables y la posición B de la palanca del cambio, ejercer una mayor retención del motor en marcha. Sin levas tras el volante, ni nada por el estilo, hasta aquí llega el poder del conductor.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

Con todo y eso ofrece unas prestaciones muy a tener en cuenta. Este Yaris híbrido cubre el 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y por tanto, es dos décimas más rápido que un Renault Clio E-Tech, también utilitario y también híbrido, pero con una potencia anunciada de 140 CV.

En efecto, lo peor de este Yaris híbrido sigue siendo a mi juicio, que cuenta con la transmisión por convertidor de par con eje planetario de siempre y cuyo funcionamiento es muy similar al del cambio de una scooter, por ejemplo. Tienes que acelerar y contar con unos segundos de retraso hasta que el coche empieza a avanzar a ritmo parecido al que va incrementando el sonido. Algunos cambios de este tipo tienen un escalonamiento de marchas que permite intervenir desde las levas para preparar el coche por ejemplo, para adelantar pero este no es el caso.

Toyota Yaris 120H © Fernando Roi - Car and Driver Toyota Yaris 120H

De todos modos, lo más importante es que diferencia de su antecesor, este Yaris tan urbano sí que puede ir en eléctrico mucho más tiempo y el resultado es una eficiencia mucho mayor. Su consumo oficial es muy bajo: 4,3 litros y el que hemos obtenido nosotros a ritmo medio y combinando ciudad, autopista y carretera es de 4,7 l/100 km. Una cifra que se logra gracias entre otras cosas, a que solo más allá de los 50 km/h el motor de gasolina cobra protagonismo y que aun así, puede desconectarse en marcha a velocidades de hasta 130 km/h. Si transcurres mucho tiempo en ciudad y eres cuidadoso con el acelerador, no es difícil bajar de los 4,5 litros de gasto real.

Después de todo...

Este nuevo Toyota Yaris 120H es un vehículo eficiente en todos los aspectos. Su nueva mecánica gasta muy poco, especialmente en ciudad, y permite a su conductor olvidarse de cables y puntos de recarga. Su interior es realmente espacioso y añade un buen maletero, características muy a tener en cuenta en un híbrido de menos de 4 metros y a todo esto tienes que añadir un precio igualmente proporcionado: 18.700 euros que suben hasta los 19.700 € en esta unidad probada, con acabado Style y la mayoría de elementos de equipamiento importantes incluidos.

De momento, no hemos encontrado nada igual a nivel calidad/precio y es que el que da primero, da dos veces.

A favor: Eficiencia de uso. Maniobrabilidad. Espacio interior bien aprovechado.
En contra: Algunos detalles de ergonomía. Funcionamiento del cambio CVT. Menús del sistema multimedia.

Más de Car and Driver

image beaconimage beaconimage beacon