Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gol más triste de la historia

logotipo de Kienyke Kienyke 16/11/2017 KienyKe
No había arquero que pudiera tapar el gol que Chile le hizo a la Unión Soviética: El gol más triste de la historia © KienyKe El gol más triste de la historia

Había más de quince mil personas en el estadio. La lógica diría que en el campo de juego tendrían que haber 22 jugadores, dos equipos, dos colores distintos de camisetas. Pero no: sólo había un equipo, el de Chile. Apenas el árbitro dio el pitazo inicial, cuatro hombres se fueron pasando el balón desde la mitad de la cancha hasta el arco contrario, sin encontrar ningún rival. El balón entró a la red sin arquero que intentara atajarlo. Fue el gol más fácil de hacer en la historia del fútbol. Y también el más triste.

Se juagaba el repechaje para el Mundial de Alemania Occidental 1974. Los rivales eran la entonces Unión Rusa de Repúblicas Socialistas soviéticas y la selección chilena de fútbol. El ganador saldría de dos juegos, uno de ida y otro de vuelta. En el primer partido, que se jugó en la gélida Moscú, con un empate a cero. La vuelta sería en Santiago, el 21 de noviembre de 1973.

La culpa fue de Augusto Pinochet

El 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet había dado un golpe de estado al presidente Salvador Allende. Luego instauró una dictadura terrorífica, que se caracterizó por una dura persecución a todo lo que fuera diferente a los valores propios de un Estado de derecha radical.

Como parte de todo su aparato represivo, los militares chilenos habían usado el Estadio Nacional para recluir a los presos políticos. Allí los torturaron, incluso asesinaron. Aun así el lugar sería en el que se jugaría el partido de vuelta por el repechaje para la copa del mundo de 1974.

Los soviéticos se habían convertido, por su ideología, en los enemigos obvios del régimen de Pinochet. Insistentemente dijeron que el Estadio Nacional no era un lugar propicio para el encuentro entre las dos selecciones porque la Junta Militar lo había convertido en un campo de prisioneros. Entonces exigieron que se jugara en un país neutral, pero tanto Chile como la FIFA se negaron.

Las críticas sobre el gobierno de Pinochet seguían. Para poder legitimar su dictadura, el General insistió en usar el estadio. Incluso permitió que una comisión de la FIFA visitara el lugar. Caminaron por el campo, vieron las graderías. Cruzaron una mirada cómplice con los militares que cuidaban a los presos. “En el espacio se puede jugar”, fue el dictamen final.

Ante la negligencia del gobierno chileno y la FIFA para aceptar la situación, la URSS decidió no jugar. Aducian cuestiones de seguridad. EN una carta explicaron que ese era un lugar de tortura al que no irían. La FIFA, sin embargo, insistió en llevar a cabo el juego que Chile ganó por W.O. Como acto simbólico de su “victoria”, y por idea del propio Pinochet, los jugadores salieron al campo poco más de 30 segundos y marcaron un ‘gol simbólico’. 

MÁS EN MSN:

Estrellas del deporte: antes y ahora


Más de Kienyke

image beaconimage beaconimage beacon