Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo que reveló el paro armado sobre el poder del Clan del Golfo

logotipo de El Espectador El Espectador 10/05/2022 Redacción Judicial

El paro armado que paralizó a un centenar de municipios el fin de semana mostró el poderío del grupo que lideraba “Otoniel”, quien fue extraditado la semana pasada a Estados Unidos. Gobierno dice que son “reductos” y que le darán un “golpe final”, sin embargo, las cifras de Policía advierten que son 3.800 integrantes del grupo sucesor del paramilitarismo.

Alias "Otoniel" fue extraditado el 4 de mayo de 2022 (izquierda). Valle de Aburrá (derecha). © Archivo Alias "Otoniel" fue extraditado el 4 de mayo de 2022 (izquierda). Valle de Aburrá (derecha).

El paro armado que desplegó el Clan del Golfo este fin de semana fue una demostración del poderío que aún mantiene esa estructura criminal, a pesar de la captura y extradición de su máximo jefe, alias Otoniel, y de las operaciones militares que la Fuerza Pública ha desarrollado en contra del grupo sucesor del paramilitarismo. Aunque el gobierno de Iván Duque ha insistido en que son “reductos” del grupo criminal, lo que se vivió desde el pasado jueves 5 de mayo hasta el domingo 8 de mayo demuestra que la organización está cohesionada a escala nacional, pues logró paralizar y atemorizar a 178 municipios de 11 departamentos, según cifras de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP.

Vea: Le explicamos qué pasó en el paro armado del Clan del Golfo en seis preguntas

De acuerdo con información de la Defensoría del Pueblo y la Policía, actualmente, el Clan del Golfo hace presencia armada en los departamentos de Córdoba, Antioquia y Chocó, donde a su vez están los tres hombres que, según las autoridades, serían los sucesores de Otoniel: alias Chiquito Malo, Gonzalito y Siopas, quienes tienen mando directo sobre los frentes Juan de Dios Úsuga David, Gabriel Poveda Ramos, Efrén Vargas Gutiérrez, Carlos Vásquez, Pablo José Montalvo Cuitiva y Zuley Guerra. También en el Pacífico nariñense habría un componente armado del Clan a través de Cordillera Sur, comandado hasta mayo de 2021 por alias Matamba.

Le podría interesar: Clan del Golfo anuncia fin del paro armado tras cuatro días de miedo y violencia

Por otro lado, en los departamentos de La Guajira, Magdalena, Sucre, Norte de Santander, Meta, Valle del Cauca, Bolívar y Atlántico, el Clan del Golfo subcontrata a bandas criminales que protegen sus intereses en el narcotráfico, minería ilegal, extorsiones, contrabando y otras rentas criminales (ver infografía). La fiscalía de la JEP señaló este fin de semana que, en los días del paro armado, 24 personas fueron asesinadas, 138 comunidades quedaron confinadas, hubo 26 bloqueos de vías y 118 bienes de la población civil fueron destruidos. Por ejemplo, en La Guajira reportaron que la totalidad de los municipios estuvieron paralizados este fin de semana.

Infografía Clan del Golfo © Proporcionado por El Espectador Infografía Clan del Golfo

El diario El Colombiano reportó, por ejemplo, que en el Bajo Cauca la presencia de hombres del Clan del Golfo ni siquiera permitía movilizar cadáveres. Además, reportó que la situación también era compleja en los municipios chocoanos de Tadó y Riosucio, que quedaron confinados tras las acciones violentas. En Apartadó, corazón del Urabá y uno de los municipios en donde el grupo armado hace mayor presencia, fuentes autorizadas contaron que la única zona que no era controlada por el Clan del Golfo era el casco urbano y que en este comienzo de semana todavía había comercios cerrados. “Estamos a la expectativa”, dijo una autoridad de la zona, tras el anuncio del fin del paro ayer.

Lo que dice el Gobierno

El Ministerio de Defensa, por su parte, en sus cifras más actualizadas, señaló que las fuerzas militares desplegaron 29 pelotones en los departamentos afectados por el paro armado. Se registraron 199 caravanas terrestres y 525 patrullajes coordinados entre las diferentes fuerzas armadas. La Policía por el momento informa de 92 capturas de personas supuestamente relacionadas con el paro armado del Clan del Golfo, 71 de ellos aprehendidos en flagrancia. Entre los resultados está la captura de alias Pedro, a quien se le atribuye el incendio de nueve vehículos en Cesar. Incluso, ayer, el presidente Iván Duque anunció desde Carepa más capturas y refuerzos.

El municipio es otro de los fortines del Clan del Golfo y es uno de los que más sufrió el paro armado. Desde allí, el presidente Duque aseguró que estas acciones “son una actitud desesperada y cobarde” ante la extradición de su líder y que solo puede enfrentarse capturando a los máximos líderes del Clan del Golfo, reforzando las operaciones con más uniformados, así como con una persecución mayor de sus formas de financiación. “Ellos han estado interesados en generar zozobra mediática, para tratar de buscar algún tipo de aproximación, de negociación, aprovechando el certamen electoral. Serán siempre enfrentados y derrotados, como ya lo hemos hecho”, concluyó el primer mandatario, quien estuvo acompañado de la cúpula militar y el ministro del Interior.

El presidente anunció que se impulsará la labor de la Operación Cóndor, que busca acabar con lo que las autoridades han llamado “reductos” del Clan del Golfo. Según Duque, llegarán 15 fiscales, 700 policías y 720 militares a apoyar las labores de esta estrategia que pretende desmantelar la organización. Un final que todavía no está a la vista, a pesar de que hace siete meses Duque prometió que la captura de Otoniel marcaba la muerte del Clan del Golfo.

Más de El Espectador

image beaconimage beaconimage beacon