Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La hierba, un misterio: Djokovic y Alcaraz sufren para salir adelante

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 27/06/2022 Sergio Heredia

Estampas habituales se repiten en Wimbledon.

Rompe a llover a media tarde, llueve sobre el All England Club, y el tenis se paraliza a medias. El público sale en estampida de las pistas periféricas, buscando cobijo en la cafetería, aunque la vida sigue en el Center Court y la Pista 1, allí donde, a la par y respectivamente, se fajan Novak Djokovic (sufre aunque derrota a Kwon) y Carlos Alcaraz (sufre aún más que Djokovic aunque derrota a Struff): se juega bajo techo en ambos escenarios.

Son estampas habituales la lluvia y también las incertidumbres de Wimbledon, el más impredecible de los grandes torneos salvo en los días de esplendor de Sampras, los de Federer o los del mejor Djokovic.

Y mientras la organización inicia su tradicional ronda de avisos meteorológicos (partido suspendido, no se reiniciará antes de las 15.30; no se reiniciará antes de las 15.45; no se reiniciará antes de las 16h...), el tenis sobrevive en el Center Court y la Pista 1 y a Novak Djokovic (35), seis veces campeón aquí, las tres últimas ediciones de un tirón, va y le asaltan las dudas.

Lee también

Davidovich se carga a uno de los aspirantes en Wimbledon en un partido interminable

Oriol Dotras

No es el mejor Djokovic.

Ocurre justo en el segundo set, cuando el serbio pierde tres juegos de un tirón y Kwon se le echa encima.

En el palco, se le muda el rostro a Goran Ivanisevic, gigantesco sacador que se había impuesto en Londres en el 2001 y que ahora dirige a Djokovic.

Y en la pista, se enfurruña Djokovic, que no encuentra su punto y encima se ha topado con un jugón.

Struff ha llevado a Alcaraz al límite, ha hecho del partido un galimatías de vértigo, sin ritmo y sin largos peloteos

Kwon (81ª raqueta hoy) no tiene pedigrí ni triunfos de relumbrón, y acaso por eso le trae al pairo el pedigrí de Djokovic: no tiene nada que perder. El serbio, montaña rusa de sensaciones en este 2022, se encuentra en un brete, sin duda descolocado, y por eso debe subirle un tono a la paleta de colores.

Se centra en el resto, se estabiliza desde el fondo de la pista, se anticipa a los movimientos de Kwon y recupera el control del compromiso para apropiarse de los dos últimos sets y elevar a 22 su cifra de victorias consecutivas en la misteriosa hierba de Londres (6-3, 3-6, 6-3 y 6-4).

Ahora le espera el australiano Thanasi Kokkinakis.

(Bjorn Borg, con 41 victorias seguidas, tiene el récord absoluto en Wimbledon; no perdió un partido entre 1976 y 1981)

Novak Djokovic acaricia la hierba de Wimbledon tras superar a Kwon, este lunes © Kirsty Wigglesworth / AP Novak Djokovic acaricia la hierba de Wimbledon tras superar a Kwon, este lunes

Ese mismo misterio londinense envuelve a Alcaraz (19), que a esas mismas horas pelea ante Jan-Lennard Struff, gigantón alemán que se viste como un niño travieso, con la gorra hacia atrás, y no se mira el ranking, pues es el 155.º del mundo y parece darle igual: sirve y golpea como si no hubiera un mañana, y no se arruga en ningún momento.

Alcaraz lleva días avisando (“no me veo favorito, estoy aquí para aprender”, había dicho en la víspera), y luce un vendaje en el codo derecho y se ve inmerso en un partido de vértigo. Struff no le deja respirar.

Ni contemporiza ni negocia.

Struff, verdugo del murciano en Roland Garros hace un año, provoca ahora un partido acelerado, de escasos peloteos, mucho saque-volea y servicios contundentes, una ansiedad para Alcaraz, que trata de encasillar al alemán pero no hay manera, el gigante no entra en la jaula.

Alcaraz acaba aplicando mucho arte, mucho cambio de ritmo y mucho ace (30, por los 23 de Struff) para deshacer el lío. 

Se impone por 4-6, 7-5, 4-6, 7-6 (3) y 6-4, en 4h10m, en un ejercicio que ejecuta como los más grandes, acaso reivindicándose ante quienes dicen:

–No será Nadal.

Vaya misión, la suya.

(el balear entra en escena este martes, en el segundo turno de la Center Court, ante Francisco Cerúndolo)

Davidovich vive lo mejor y lo peor para tumbar a Hurkacz, semifinalista en el 2021

Tres puntos de partido y dos sets a favor tenía el malagueño Alejandro Davidovich antes de atascarse y verse interrumpido por la lluvia. Desencajado, Davidovich (23 años; 37.º del mundo) ha visto cómo Hubert Hurkacz, semifinalista el 2021 (había tumbado a Federer en cuartos), se le echaba encima hasta forzar el super tiebreak del quinto set. Al final, Davidovich ganaba por 7-6 (4), 6-4, 5-7, 2-6 y 7-6 (8).

Lee también

Nadal, Djokovic y el abismo en Londres

Sergio Heredia
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon