Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La banca sube las comisiones para mejorar la rentabilidad

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 12/01/2020 Conchi Lafraya
La nómina ya no basta, los bancos piden a los clientes más vinculación en productos con la entidad © Image LaVanguardia.com La nómina ya no basta, los bancos piden a los clientes más vinculación en productos con la entidad

Adiós al todo gratis en la banca. A partir de este año 2020, las entidades financieras van a cambiar su política comercial y tener una cuenta corriente en el banco costará entre 45 y 145 euros para los clientes no vinculados en función de cada entidad. No obstante, si el banco logra fidelizarles podrá reducirse bastante ese importe.

La banca clasifica cada vez más a su clientela en función de los servicios contratados, léase los seguros del hogar, del coche o de vida, los fondos, la hipoteca u otros productos financieros, como acciones. También analiza el gasto que se hace mensual o anualmente con las tarjetas de crédito asociadas a la cuenta. A partir de ahí, el cliente puede tener alguna bonificación. De igual forma, la banca penalizará a los clientes que no cumplan con los requisitos y les cobrará por el mantenimiento de la cuenta corriente, así como por el de las tarjetas de crédito.

Hasta ahora, la puerta de entrada para disfrutar de cero comisiones era tener la nómina domiciliada, pero ahora la clave es convertirse en cliente preferente. Y esto sólo se consigue con una vinculación fuerte con la entidad. Esta estrategia es la que están siguiendo entidades como Sabadell, Caixabank, Santander, BBVA, Bankinter o Bankia. El Sabadell cobra 60 euros a los que tienen la Cuenta Expansión, pero si pasan a la Prémium o Plus la comisión se reduce a cero. El Santander exige en su Cuenta Zero 123 la domiciliación de al menos tres recibos o 6 operaciones al trimestre con la tarjeta, así como ingresos mínimos de 600 euros al mes. Si no se cumple, la comisión son 12 euros al mes . CaixaBank no cobra comisión en la Cuenta Family, pero exige una nómina de 600 euros y domiciliar tres recibos o pagar tres compras con tarjeta al trimestre. En caso de incumplimiento, penaliza con 6 euros al mes. BBVA exige en su Cuenta Online una nómina mínima de 800 euros, tener recursos por valor de 60.000 euros y poseer 1.000 acciones de la entidad. De no ser así, cobra 60 euros al año por el mantenimiento de la cuenta. Bankia requiere ingresos de 700 euros mensuales y tener contratado un seguro o hacer dos compras al mes con la tarjeta en su Cuenta Por Ser Tú . El incumplimiento se sanciona con 15 euros al trimestre.

En el actual contexto de tipos de interés, los bancos se plantean cobrar comisiones por las cuentas corrientes

Para Joaquín Maudos, director adjunto del Ivie, “la banca tiene un serio problema de rentabilidad por muchos motivos (reducida demanda de crédito, tipos reducidos, exigencias regulatorias...), que se espera que continúe dada la expectativa de que los tipos serán muy reducidos durante bastante tiempo a tenor de las decisiones del BCE”. En este contexto, añade Maudos, “los márgenes son reducidos, lo que obliga a los bancos a buscar fuentes de financiación distintas a los tipos de interés, como son las comisiones”. En esa misma línea el profesor José García Montalvo, de la Universitat Pompeu Fabra, considera que “en la actualidad hay muchos clientes que sólo teniendo efectivo en la cuenta corriente generan al banco más coste que ingresos. Frente a esta situación no queda más remedio que cargar comisiones para cubrir los costes de la estructura laboral, informática...”. A su juicio, “en España, a diferencia de otros países, estamos acostumbrados al todo gratis y las comisiones son algo que disgusta bastante a los clientes, pero en las circunstancias actuales las opciones son limitadas”.

Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG, lo tiene muy claro: “Las comisiones son el único instrumento para evitar que el coste del mantenimiento de las cuentas impacte negativamente en la cuenta de resultados de los bancos”. Mientras que Gonzalo Bernardos, profesor de la Universitat de Barcelona, recuerda que hasta “el Banco de España ha recomendado aumentar ingresos por prestación de servicios, léase comisiones”. Eso sí, matiza, “la banca no está subiendo las comisiones a sus mejores clientes, sino a los que tienen poca vinculación con el banco”.

Los depósitos ya no se remuneran

Aquellas remuneraciones que ofrecía ING del 5% en su Cuenta Naranja o el 3% que pagaba el Santander en su cuenta 1,2,3 no volverán. Actualmente, la remuneración de los depósitos es prácticamente nula debido a que los tipos de interés de referencia, como los que fija el BCE o el interbancario, son incluso negativos. Además, el BCE penaliza a los bancos por el exceso de liquidez con un -0,5%, lo que obliga a los bancos a pasar a empresas y grandes clientes ese coste. “A las familias no se les cobra por las cuentas corrientes por el coste reputacional y porque los clientes retirarían sus saldos”, aclara Maudos. “En los próximos tres años, quien tenga el dinero en cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo perderá dinero. Ya lo ha hecho en el 2019. La rentabilidad media está por debajo del 0,10% y la inflación ha sido del 0,8%”, subraya Bernardos. Francisco Uría, de KPMG, destaca que mientras se mantenga el actual contexto de tipos a la banca sólo le queda “buscar fuentes de ingresos alternativas que compensen la caída del margen financiero . De ahí, que no pueda remunerar el dinero de las cuentas”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon