Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

WiZink se prepara para el peor año de su historia

Logotipo de Expansión.com Expansión.com 31/05/2020 R.Lander
© Proporcionado por Expansión.com

La sentencia del Supremo sobre tipos de interés máximos y el parón del consumo complican la gestión del banco, que vive un ejercicio clave.

Si hay un segmento bancario que va a pasarlo mal durante esta crisis es la financiación al consumo. Sobre todo una entidad en particular, WiZink, cuyo caladero de ingresos es precisamente la financiación a través de tarjetas revolving (aplazan las compras con altos tipos TAE y la línea de crédito siempre está abierta).

Esta entidad, creada como marca en 2016 (antes operaba como Bancopopular-e.com), era el activo más valioso de Banco Popular en el momento de su resolución en 2017, porque este negocio deja márgenes de dos dígitos y es de los que mejor funciona en tiempos de tipos de interés cero como el actual. Menos de un año después, Santander decidió vender su participación del 49% al otro accionista, Värde Partners.

Gracias a la financiación con tarjetas, WiZink llegó a convertirse en 2018 en uno de los diez bancos españoles que más dinero ganaba en España, con 403 millones de euros. Cuenta con un saldo de cuentas y depósitos de 2.792 millones de euros y un volumen de financiación (no desglosa cuánto en tarjetas revolving) de 3.153 millones de euros. Tiene una base de clientes en España que ronda los 1,7 millones y más de medio millón en Portugal, según los últimos datos disponibles.

Pero por culpa del Covid, la banca al consumo va a toparse con muchos problemas. El primero, que la morosidad se va a disparar porque habrá muchas familias que no podrán pagar intereses que, de promedio, rondan el 26% en revolving. El Gobierno y la banca ofrecen moratorias de pago para evitar esta circunstancia. Eso contendrá, pero no absorberá todo el efecto.

El segundo problema es que, como consecuencia del desplome del consumo, WiZink experimentará probablemente el primer año de descenso del crédito.

Tribunal Supremo

A estas variables de negocio se suma el golpe judicial recibido en marzo, apenas dos semanas antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma. Un fallo del Supremo que sienta jurisprudencia calificó de "usurario" el tipo (27,24% TAE) que cobraba una tarjeta WiZink y obligó al banco a devolver todos los intereses al demandante. La sentencia calificó de excesivos tipos "notablemente superiores al 20%". De media, WiZink cobraba hasta entonces en sus tarjetas revolving un 26% TAE. Para intentar contener el aluvión de reclamaciones, la entidad optó unos días después por rebajar en bloque el interés de todas sus tarjetas al 20% TIN (21,94% TAE) previa modificación de los contratos. Esta reducción provocará una merma sensible del beneficio de estos créditos, que en muchos casos no compensará el coste del riesgo, aunque no acaben en mora.

La sentencia provocó un desplome de los bonos que emitió un vehículo creado por Värde para comprar el 49% de WiZink en 2018. Desde enero, la caída del precio sobre el nominal es del 53%.

WiZink ganó 49 millones en 2019, un 87% menos de los 403 millones del ejercicio anterior. Parte del descenso se explica por la necesidad de realizar fuertes provisiones (69 millones), en su mayoría para cubrirse contra litigios.

Salida a Bolsa

Värde Partners intentó sacar a Bolsa WiZink en 2018, cuando su cuenta de resultados brillaba gracias a los buenos márgenes que obtenía con las tarjetas. La incertidumbre que reinaba entonces sobre el futuro de las reclamaciones judiciales obligó a cancelar estos planes.

A corto y medio plazo es inviable retomar esta operación y, mucho menos, que Värde obtenga una alta valoración por el banco.

La pandemia está, además, impidiendo a la entidad sacar rendimiento a su patrocinio estrella, el WiZink Center (antiguo Palacio de los Deportes de Madrid), que no acoge conciertos desde que se decretó el estado de alarma. Aunque se desconocen los términos económicos del contrato, el desembolso anual por un patrocinio de estas características (sponsor principal) puede rondar el millón o el millón y medio anual, según fuentes del mercado.

WiZink carece de sucursales y capta sus clientes en stands situados en aeropuertos y centros comerciales.

Supremo

Tras años de dudas legales, el Tribunal Supremo sentó jurisprudencia en marzo sobre el 'revolving' y dictaminó que tipos "notablemente superiores al 20%" son "usurarios", y eso, en teoría, disparará las reclamaciones contra WiZink.

 Leer
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión.com

image beaconimage beaconimage beacon