Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La restauración se une para cambiar el modelo de Glovo, Just Eat y Deliveroo

Logotipo de Expansión.com Expansión.com 26/06/2020 Víctor M. Osorio
© Proporcionado por Expansión.com

Quince grupos de restauración de tamaño mediano se alían para buscar fórmulas que hagan más rentable el 'delivery'. "Pagar comisiones del 25% es insostenible", aseguran.

"El delivery ha llegado para quedarse, pero tiene que ser rentable, lo que implica la necesidad de dar una vuelta a todo el modelo de negocio establecido", afirma Sergio de Eusebio, director corporativo de supply chain y partenariado de Beer&Food, el grupo de restauración que gestiona enseñas como Tony Roma's, Tommy Mel's o Carl's Jr.

Este planteamiento ha llevado a quince empresas de restauración de tamaño mediano a sumar fuerzas para crear una comisión que negocie un nuevo modelo con los cuatro principales agregadores del sector: Deliveroo, Just Eat, Glovo y Uber Eats. El momento no es casual. "Aplican comisiones superiores al 25% para las cadenas de nuestro tamaño por estar en su plataforma y hacer el reparto. Es algo que puedes amortiguar cuando este negocio supone el 10% del total, pero que se convierte en insostenible cuando esta cifra crece, como va a ocurrir y ha sucedido en la crisis del Covid-19", señala un directivo del sector.

"Nosotros no lo vemos como un negocio principal en el futuro porque queremos que la gente venga a nuestros locales, pero la experiencia de los últimos meses nos ha mostrado que el delivery te puede ayudar a ganar dinero si lo haces bien y es una ruina si ocurre lo contrario. Yo no le ganó el 25% a muchísimos productos y bajar estas comisiones es muy complicado para las cadenas de nuestro tamaño", explica Manuel Robledo, presidente de Comess Group, dueño de Lizarrán o Don G.

Sector dividido

La creación de la comisión, que ya tiene planteadas reuniones con Just Eat y Deliveroo, no se ha articulado a través de la patronal Marcas de Restauración debido a que el sector está dividido en su trato con los agregadores. "Las comisiones que cobran a las grandes marcas son muy inferiores por el tráfico que les generan. En el caso de Burger King, que sólo usa los agregadores para generar ventas y hace las entregas con una red propia, no superan el 8%", señala uno de los grupos que se han unido.

Para las cadenas más pequeñas la situación es diferente. "El modelo actual es insostenible para la cuenta de resultados. Es necesario trabajar en una estructura de costes flexible orientada a lograr rentabilidad en cada pedido", dice Reyes Giménez, directora de Márketing y Comunicación Corporativa de Foodbox, con marcas como Taberna del Volapié o MásQMenos.

Las empresas que forman la comisión creen razonable "una comisión de entre el 10% y el 15%. Sería bueno para todos, también para los agregadores, ya que permitiría que más grupos hicieran delivery y ganarían volumen".

Los restaurantes quieren debatir además medidas como elevar los pedidos mínimos -en algunos agregadores están fijados en 5 euros-, establecer costes de envío más elevados o mejorar la gestión operativa, ya que cada agregador funciona con sistemas de diferentes, lo que complica la vida a los restaurantes que trabajan con las cuatro compañías, algo cada vez más habitual en el sector.

"A día de hoy no se puede no estar en ellos porque el tráfico se genera en sus plataformas, pero han acostumbrado a los clientes a las entregas gratis o a un precio inferior a lo que cobran los riders y somos los restaurantes los que estamos pagando la fiesta", explica el directivo de Beer&Food. "El cliente debe entender que tiene que pagar un poco más por recibir la comida en casa, pero lograrlo requiere la participación de todos", añade el presidente de Comess Group.

Los agregadores también viven ahogados con el modelo actual, lo que explica que la mayoría de estas empresas no sean rentables. No obstante, la consolidación en el sector que se vislumbra en el horizonte les empuja a ser muy agresivos en precio para ganar tráfico, señalan desde varios grupos de restauración.

Las negociaciones acaban de comenzar, pero el sector se plantea fórmulas si no consigue alcanzar un acuerdo con los agregadores, como crear sistemas de reparto propio, dark kitchens donde preparar pedidos conjuntamente para reducir los costes o, incluso, crear una aplicación sectorial.

"Estamos analizando todas las opciones, pero nuestra intención es lograr un entendimiento. Que el modelo sea rentable es bueno para todos, por lo que tenemos que encontrar una solución sectorial", dicen.

 Leer
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión.com

image beaconimage beaconimage beacon