Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los nuevos jubilados cobran ya 175 euros más que los nuevos contratados

Logotipo de El Mundo El Mundo 27/02/2019 DANIEL VIAÑA
Manifestación celebrada el pasado sábado en Bilbao exigiendo unas pensiones dignas. © Unidad Editorial, S.A. Manifestación celebrada el pasado sábado en Bilbao exigiendo unas pensiones dignas.

La Seguridad Social ofrece todos los meses numerosas evidencias de que el gasto en pensiones está creciendo de manera alarmante, pero, al mismo tiempo, lo abultado de las cifras puede dificultar la comprensión de la situación e, incluso, difuminar su importancia. Por ello, acudir a datos más manejables y reconocibles puede resultar más sencillo y, en concreto, a uno que dibuja muy bien cómo de complicado es el contexto: la pensión de los nuevos jubilados que ingresan en el sistema alcanza ya los 1.446 euros, lo que supone un incremento de más del 6% respecto al año pasado y, mucho más importante, supera en 175 euros el sueldo medio de los trabajadores recién contratados cuando hace a finales de 2018 la diferencia era de apenas 32 euros.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2017, que es el último año del que existen cifras, el salario medio bruto de los contratos que acumulan menos de un año de duración era de 1.271 euros. Este desequilibrio es un buen resumen de lo que ocurre en la Seguridad Social y, aunque es posible que durante el último año se haya reducido ligeramente el desfase, en ningún caso se habrá cerrado, que es precisamente lo que ocurría antes de la recesión económica y lo que permitía que la Seguridad Social gozase de tan buena salud.

Entre las razones que explican este desequilibrio se encuentran, sin duda, las todavía visibles consecuencias de la crisis sobre los salarios, el hecho de que los nuevos jubilados han cotizado más y, por lo tanto, tienen derecho a mayores prestaciones y, a la vez, que la leve mejoría del mercado laboral ya no obliga y empuja a tantos trabajadores a prejubilarse con unas prestaciones más limitadas.

© El Mundo

Así, los datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ayer publicados muestran que, después de muchos años de subidas, la prestaciones de los recién jubilados contuvieron su repunte en 2016 y 2017 e incluso llegaron a moderarse. Sin embargo, a partir de la segunda mitad de 2018, la situación comenzó a cambiar y, tras cerrar el año en 1.348 euros, el crecimiento se disparó en enero en casi 100 euros y las nuevas prestaciones alcanzaron los señalados 1.446 euros.

A todo ello hay que sumar la política que el Gobierno de Pedro Sánchez está siguiendo en materia de pensiones, incluidas sus promesas electorales y la decisión de dejar en suspenso la reforma de las pensiones. Todo ello ha provocado que la nómina mensual de la Seguridad Social esté ya en más de 9.500 millones de euros, lo que supone un nuevo máximo histórico.

Y aunque estos datos podrían resultar ya de por sí bastante elocuentes, si se recurre de nuevo a una cifra más manejable resultará más sencilla su contextualización. Hasta el año pasado, lo habitual era que el crecimiento interanual la factura rondase el 3% o el 4%. En la segunda mitad de 2018, una vez más, los datos comenzaron a crecer hasta estar cerca del 5%; en enero de este año ya superó el 7%; y en febrero, la cifra alcanzó el 7,15%, lo que representa el mayor incremento en una década.

El repunte es generalizado y muy marcado en todas la prestaciones, y no se limita ni mucho menos a las nuevas pensiones de jubilación. Así, la pensión media de jubilación, en la que se ha producido un incremento de la base reguladora, es de 708 euros y crece a ritmos superiores al 8%; la pensión media de jubilación supera los 1.130 euros tras repuntar un 5% interanual; la de favor familiar avanza a ritmos de casi un 6%; y la prestación media del conjunto del sistema está en 985 euros tras repuntar un 5,6%.

© El Mundo

Todo ello se conjuga con una ausencia total de medidas concretas para asegurar el futuro de la Seguridad Social. Podemos tumbó la pasada semana el Pacto de Toledo, la Comisión que se creó en 1995 para, precisamente, evitar que la política interfiriese con las pensiones. Sin embargo, la cercanía de las elecciones hizo que la formación de Pablo Iglesias presentase una enmienda a la práctica totalidad de las medidas que se habían pactado, e hizo así un favor al Partido Popular, que tampoco era partidario de sacar adelante medidas antes del 28-A.

Sin embargo, Podemos fue mucho más allá de lo que nadie había podido pensar o intuir, y tiró por tierra los más de dos años de negociaciones y presentaciones que la comisión acumulaba. Además, los propios portavoces apuntan que será muy difícil que en el futuro se vuelva a un nivel de acuerdo similar al que ahora existía y, en todo caso, serán necesarios años para poder hacerlo.

Mientras tanto, la Seguridad Social seguirá incrementando su déficit, que supera los 18.000 millones de euros, y la mejora salarial seguirá sin ser suficiente para hacer frente a las crecientes prestaciones de los nuevos jubilados.

MÁS NOTICIAS EN MSN:

-El Gobierno recupera el decreto del alquiler con mejoras negociadas con Podemos

-¿Qué impuestos pagarás según tu situación laboral?

VÍDEO: El gasto en pensiones aumenta un 7% en enero

SIGUIENTE
SIGUIENTE

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon