Ahorrar es una mecánica que muchos persiguen, pero no todos consiguen.

¿Cuál es el mejor método de ahorro? Hay muchas fórmulas como utilizar aplicaciones que te ayuden al control del gasto, eliminar algunos de los gastos superfluos, o diseñar una buena planificación financiera. También, tener en cuenta uno de los principios básicos de las finanzas personales como es no gastar más de lo que se ingresa.

Sin embargo, hay un buen punto de partida que se puede usar como referencia y que puede ayudar a visualizar más cómo manejar tu presupuesto. Un estudio de la Shlomo Benartzi y Hal Hershfield de la Universidad de California deducía que las personas tienen 4 veces más probabilidades de comenzar a ahorrar si se centran guardar 5 euros diarios en lugar de 150 euros mensuales

Esto se debe a que es más probable que las personas vean esa cifra mensual más grande como una meta imposible de alcanzar, mientras que un número más pequeño puede resultar más manejable, tal y como exponen los investigadores en el informe. 

En este sentido, una “pérdida” de 5 euros en un día es más atractiva porque resulta más baja. Psicológicamente es más doloroso “perder” una gran suma de 150 euros en una cuenta de ahorro.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

Asimismo, otro de los datos curiosos que sacó a la luz la citada investigación es que los ahorros en pequeñas cantidades se tradujo en que una mayor cantidad de personas fue capaz de tener un saldo positivo entre ingresos y gastos. Es decir, no solo las rentas más altas fueron capaces de ahorrar dinero, sino que los resultados fueron más transversales. 

La traducción de estos datos es que, finalmente, muchas personas son capaces de ajustarse a su presupuesto y a no endeudarse por encima de sus posibilidades. Hace que el ahorro sea mucho más realizable.

El éxito de ahorrar pequeñas cantidades

Ahorrar pequeñas cantidades de dinero cada día puede ayudarte, por ejemplo, a construir un fondo de emergencia, lo cual hará que puedas hacer frente a cualquier contingencia que tengas en el camino, pero también es una buena táctica para invertir, siempre con el objetivo de batir a la inflación y diversificando lo máximo posible, o para otro objetivo financiero importante.

Para hacerlo más fácil, puedes probar usar algunos métodos, como la utilización de hojas Excel o, incluso recurrir a algunas aplicaciones que te pueden ayudar a hacer un más eficiente control de tus gastos. Las apps analizan sus hábitos de gasto y automatizan el traspaso de dinero de tu cuenta corriente a una cuenta de ahorros. Otro método, por ejemplo, es el redondeo en las compras. Y es que céntimo a céntimo se pueden conseguir esas metas. 

En el caso de que no quieras recurrir a este tipo de aplicaciones, también puede configurar transferencias automáticas a diferentes cuentas de ahorro en tu banco. Esto es una estrategia bastante útil. El concepto del preahorro, tan importante como el control de gastos, es una estrategia que da muchos resultados y que puede hacerte ahorrar hasta un 10% más de lo que lograbas anteriormente.

Si eres nuevo en el hábito del ahorro o del mundo de la inversión, es aconsejable que tengas cuidado de no ser demasiado ambicioso muy rápidamente. Observa tus gastos habituales y los saldos de cuentas bancarias durante un mes más o menos, para evitar que tu cuenta se vea comprometida cuando configures las transferencias automáticas.