Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Localizamos a la infanta Cristina: de la boda en Mallorca a una convención en Barcelona

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 30/05/2022 Silvia Taulés
Tras un fin de semana intenso, de reencuentros y momentos para guardar en la memoria, la infanta Cristina ha vuelto a su rutina, que últimamente está centrada en su trabajo. La hermana de Felipe VI tiene una semana ajetreada por delante en Barcelona, donde se celebra el Philea Forum 22, un encuentro de fundaciones en el que se plantean los retos inmediatos y de futuro.

Doña Cristina ha estado en la mañana de este lunes en la inauguración, en el centro de convenciones de la ciudad, en el Fòrum. El encuentro se alargará tres días, del lunes al miércoles, y cuenta con una agenda llena de actividades. En el centro de convenciones ha posado la infanta, sonriente y satisfecha, con un grupo de colegas con los que debatirán sobre la salud y el bienestar de mujer, niños y adolescentes en el mundo.

La infanta Cristina, en la convención en Barcelona. (Networks for Impact) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Cristina, en la convención en Barcelona. (Networks for Impact) La infanta Cristina, en la convención en Barcelona. (Networks for Impact)

Es uno de los principales retos laborales de la infanta, quien está implicada desde hace décadas en la vacunación en países en desarrollo, lo que la ha llevado a trabajar durante la pandemia por la distribución de las vacunas contra el covid en diversas partes del mundo.

© Proporcionado por Vanitatis

S.T.

Cristina de Borbón, decíamos, ha posado sonriente y divertida rodeada de otros responsables de fundaciones en el mundo. Haber pasado el fin de semana con los suyos, en la boda de Mafalda de Bulgaria, hija de Kyril y Rosario Nadal, grandes amigos, habrá ayudado a que su estado de ánimo esté por las nubes.

Newsletter © Proporcionado por El Confidencial Newsletter

Su madre y su hermana

Desde hace ya unas semanas, la hermana del Rey ha encontrado la paz necesaria para encarar su ruptura con Iñaki Urdangarin desde la tranquilidad. Y sus amigos y familia han sido piezas clave en este momento. La infanta ha contado con el apoyo incondicional de su hermana Elena y de su madre, la reina Sofía, quienes la han acompañado en su duelo y a quienes ella ha visitado en Zarzuela a menudo. También el rey Juan Carlos I ha estado a su lado, y ha sido él quien la ha aconsejado sobre cómo seguir los pasos de su divorcio, sobre todo en los aspectos más económicos y ‘logísticos’.

© Proporcionado por Vanitatis

Silvia Taulés

Así, por ahora, la todavía mujer de Urdangarin se quedará en Ginebra a vivir, a la espera de que su hija Irene, que está a punto de cumplir 17 años, termine sus estudios. Una vez la pequeña de la casa vuele por su cuenta y estudie en alguna universidad europea, que es lo que planea, la infanta Cristina podría volver a España. Nunca entró en sus planes, porque quería proteger a su marido de la prensa y de las críticas, pero ahora que él ya no está a su lado, doña Cristina ya no tiene motivos para seguir en Suiza.

Volver a Palma

Porque sus compromisos personales, que cada vez son más numerosos, suelen estar en España. Este fin de semana, sin ir más lejos, ha estado en Palma de Mallorca. La exduquesa de Palma ha vuelto a la tierra que un día representó y de la que fue ‘expulsada’ por el caso Nóos. La infanta llegó casi de incógnito, en una furgoneta con los cristales tintados, consciente de la trascendencia del lugar en el que estaba.

© Proporcionado por Vanitatis

Paloma Barrientos

Nadie la pudo ver más que los invitados a la boda y el periódico local ‘Última Hora’, que tomó unas imágenes de la hermana del Rey. La infanta llegó con buen aspecto, más delgada que de costumbre, sonriente, con gafas de sol, el pelo suelto, un bonito vestido largo de rayas de colores y unas sandalias de plataforma de color granate. Así la fotografiaron, llegando a la finca que Kyril de Bulgaría tiene en Porreres, donde se celebró la fiesta previa a la boda.

Entre celebrities

Entre los invitados había gente diversa, como la socialité Olivia Palermo y su marido, Johannes Huebl: la artista Marie Lang y el modelo Edison Kelmendi; Mette-Marit de Noruega y Simeón de Bulgaria, entre otros amigos y familia de la pareja. Mafalda Sajonia-Coburgo-Gotha Nadal y su prometido, el empresario Marc Abousleiman, celebraron una boda muy íntima y discreta acompañados por los suyos a puerta cerrada.

© Proporcionado por Vanitatis

A. Rodríguez

Y entre ellos estaba, hemos dicho, doña Cristina, quien, según Konstantin de Bulgaria, se sintió “muy bien” y “muy cómoda”. No hay que olvidar que la infanta es íntima amiga de los padres de la novia y que Rosario Nadal es además la madrina de Irene Urdangarin. Es más, Nadal fue una de las pocas personas que salió en defensa pública de la infanta durante el caso Nóos. Lo hizo en unas declaraciones a la revista Vanity Fair: "Para ella está siendo muy difícil pasar de ser la infanta moderna, tan querida... a supuesta ladrona. [...] La han convertido en un monstruo interesado, altivo y egoísta, porque eso vende. A la infanta no la está juzgando la justicia, sino la opinión pública y los intereses creados".

© Proporcionado por Vanitatis

P. Barrientos

Y después de un fin de semana arropada por sus amigos y familia, toca empezar la semana de la misma forma. La infanta Cristina está rodeada del cariño de sus colegas de profesión, la mayoría extranjeros que no tienen en cuenta sus orígenes y menos sus problemas judiciales o personales. Sus relaciones laborales están libres de la carga de opinión de España, lo que la ayuda a estar más relajada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon