Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El escándalo sexual de la duquesa de Argyll: traiciones, fotografías y lapidación pública

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 29/12/2021 H. Tomás
La ficción suele dejarnos historias apasionantes con las que entretenernos a través de películas y series. No obstante, a menudo, estas están inspiradas por hechos reales que superan cualquier tipo de simulación por sorprendente que pueda parecer; más aún si son miembros de la realeza o la aristocracia quienes los protagonizan. 'Un escándalo muy inglés', de HBO Max, es buen ejemplo de ello y, en su segunda temporada, se centra en la vida de Margaret Campbell.

La duquesa de Argyll fue protagonista de uno de los mayores escándalos públicos que se dieron en los años 60. El divorcio de su segundo marido la puso en el centro del foco mediático porque salieron a la luz las supuestas traiciones que había cometido con casi un centenar de hombres, así como numerosas fotografías polaroids en las que aparecía practicando sexo con algunos de ellos. Sin embargo, no muchos conocen la historia real de esta polémica mujer y cómo llegó a ser alguien relevante en la sociedad británica.

Margarat Campbell, duquesa de Argyll, durante su proceso de divorcio. (Getty Images/Evening Standard) © Proporcionado por Vanitatis Margarat Campbell, duquesa de Argyll, durante su proceso de divorcio. (Getty Images/Evening Standard) Margarat Campbell, duquesa de Argyll, durante su proceso de divorcio. (Getty Images/Evening Standard)

Nacida el 1 de diciembre de 1912, entonces Margaret Whigham era la única hija de un empresario y millonario escocés, George Hay Whigham, y su esposa, Helen Mann Hannay, por lo que sus orígenes se remontan al seno de una familia pudiente. Tras completar su formación en Estados Unidos, regresó a Reino Unido y no tardó en convertirse en una de las jóvenes más codiciadas por organizadores de eventos y, por supuesto, numerosos pretendientes.

Su inigualable belleza, así como su condición de heredera, le permitieron tener tantas relaciones como deseó y, cuando tenía 15 años, se quedó embarazada del hijo del actor David Niven, durante unas vacaciones en la Isla de Wight. Esto desencadenó la furia de su padre, que decidió trasladarla a un asilo de ancianos, donde le practicaron un aborto secreto. Margaret no mencionó el episodio en sus memorias de 1975, pero continuó adorando a Niven hasta su muerte.

Los duques de Argyll, en el día de su boda, en Caxton Hall (Londres). (Getty Images/Keystone/Hulton Archive) © Proporcionado por Vanitatis Los duques de Argyll, en el día de su boda, en Caxton Hall (Londres). (Getty Images/Keystone/Hulton Archive) Los duques de Argyll, en el día de su boda, en Caxton Hall (Londres). (Getty Images/Keystone/Hulton Archive)

Dos años más tarde, era presentada como debutante y comenzaban sus primeros romances: el príncipe Aly Khan, el aviador Glen Kidston, el barón Martin Stillman von Brabus, el heredero editorial Max Aitken, el príncipe George, duque de Kent, y Charles Greville, séptimo conde de Warwick, con quien llegó a prometerse. Finalmente con quien contraería matrimonio, convirtiéndose en su primer marido, sería el rico estadounidense Charles Sweeney.

Su boda fue un auténtico acontecimiento social seguido por cientos de personas expectantes de ver el vestido de novia de una de las mujeres más glamurosas de la época. Con Sweeney tuvo tres hijos (el primero de ellos nació muerto) y hasta ocho abortos espontáneos. Unos años después, llegaría su divorcio y, aunque comentado, ni una ínfima parte de polémico como el que protagonizaría con su segundo marido, unos años después.

Margaret Campbell, duquesa de Argyll. (Getty Images/Central Press/Hulton Archive) © Proporcionado por Vanitatis Margaret Campbell, duquesa de Argyll. (Getty Images/Central Press/Hulton Archive) Margaret Campbell, duquesa de Argyll. (Getty Images/Central Press/Hulton Archive)

Su segundo marido, sobre el que gira la trama de 'Un escándalo muy inglés', fue Ian Douglas Campbell, undécimo duque de Argyll. Casada en 1951, Margaret estaba en el apogeo de su fama como una socialite glamurosa y elegante, e incluso había sido incluida en la canción de Cole Porter, 'You're the Top', pero pronto comenzaron las desavenencias. El duque, convencido de que su mujer le estaba siendo infiel, contrató un cerrajero que abriese los cajones privados de Margaret, mientras ella se encontraba en Nueva York.

Así lo hizo y lo que el duque de Argyll descubrió fue mucho más de lo que esperaba. En el interior, había un alijo de pruebas de sus infidelidades, incluidas varias fotografías polaroid de ella con otro hombre en las que, entre otras prácticas sexuales, se la podía ver realizando una felación, aunque no aparecía el rostro del amante en cuestión. Esto suscitó el escándalo en la prensa sensacionalista que no dudó en especular sobre la identidad del 'hombre sin cabeza'. A ella la apodaron 'la duquesa sucia', convirtiéndose en una de las primeras mujeres en ser tachada públicamente de 'prostituta' en la prensa.

Paul Bettany y Claire Foy como los duques de Argyll en 'A Very British Scandal'. (BBC ONE/HBOmax/Cortesía) © Proporcionado por Vanitatis Paul Bettany y Claire Foy como los duques de Argyll en 'A Very British Scandal'. (BBC ONE/HBOmax/Cortesía) Paul Bettany y Claire Foy como los duques de Argyll en 'A Very British Scandal'. (BBC ONE/HBOmax/Cortesía)

Las fotografías y una lista de 88 nombres de hombres con los que el duque de Argyll acusó a su mujer de tener relaciones a sus espaldas fueron pruebas para su divorcio. Cuando se resolvió el caso, el juez dijo de Margaret que "era una mujer completamente promiscua cuyo apetito sexual solo podía satisfacerse con varios hombres. Su actitud hacia la santidad del matrimonio era lo que los modernos llamarían 'ilustrada' pero que, en lenguaje sencillo, era totalmente inmoral".

Lo cierto es que su lapidación pública vino propiciada por su exmarido que, entre otras cosas, incluyó en su lista de hombres numerosos homosexuales, a sabiendas de que su mujer no podría demostrar lo contrario. Tras este complicado episodio, Margaret no volvió a casarse, disminuyeron considerablemente sus apariciones públicas y, con el tiempo, su fortuna menguó. Ahora, Claire Foy (a quien ya hemos podido ver en 'The Crown', encarnando a la mismísima Isabel II) se mete en su complicada piel.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon