Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las 9 parejas reales que funcionaron a pesar de tenerlo todo en su contra

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 16/10/2021 Inés Gutiérrez
Carlos Felipe y Sofía y otras historias de amor de la realeza. (Instagram @prinsparet) © Externa Carlos Felipe y Sofía y otras historias de amor de la realeza. (Instagram @prinsparet) A pesar de que en ocasiones se nos olvide, las historias de amor más increíbles no solo tienen lugar en las películas. Además de las casi infinitas parejas anónimas, en las que siempre encontramos algún detalle que consigue sacarnos una sonrisa, también en las más conocidas encontramos muchas. Relaciones por las que sus protagonistas apostaron, enfrentándose a las normas establecidas, a la crítica o a la incredulidad, y que el paso del tiempo ha demostrado que eran ellos quienes estaban en el lado acertado de la historia.

Algunas de ellas las encontramos entre los miembros de la realeza, personajes a los que mitificamos, pero que han demostrado en ocasiones ser mucho más humanos de lo que pensamos, incluso capaces de dejarlo todo por amor. A conocer algunas de estas historias nos ha ayudado la ficción, reflejando en series y películas una parte de su vida, otras las estamos viviendo porque, aunque al hablar de amores de leyenda nos suene a historia antigua, lo cierto es de algunas de ellas hemos sido testigos.

Wallis Simpson y su marido, el duque de Windsor. (Cordon Press) © Proporcionado por Vanitatis Wallis Simpson y su marido, el duque de Windsor. (Cordon Press) Wallis Simpson y su marido, el duque de Windsor. (Cordon Press)

Plebeya, divorciada y estadounidense, no es raro que al conocer a Meghan Markle, todo el mundo sintiera cómo la historia se repetía, por lo menos ligeramente, puesto que, al fin y al cabo, el príncipe Harry nunca ha sido el heredero del trono británico, no así Eduardo VIII cuando conoció a Wallis Simpson. Tras la muerte de su padre, Jorge V, fue nombrado rey, un reinado muy corto, puesto que renunció a la corona por amor, para poder estar junto a Wallis, con quien se casó seis meses después. Juntos permanecieron hasta la muerte del duque de Windsor, título que recibió tras su abdicación, en 1972.

Esta es una de las historias más recordadas, sobre todo a tenor de las similitudes con los duques de Sussex que señalábamos antes y el importante gesto de amor que supone renunciar a la Corona británica. No tuvo que llegar tan lejos Beatriz de Holanda, quien no escogió el marido que a los ciudadanos holandeses les hubiera gustado. Su unión con Nicolás de Amsberg no fue del agrado de la sociedad, que llegó a manifestarse en contra el día de la ceremonia (en marzo de 1966), puesto que se decía que el aristócrata alemán había servido en las Juventudes Hitlerianas. Los disturbios llegaron a provocar enfrentamientos con la policía, pero su amor duró más de 36 años, hasta el fallecimiento de él.

La familia real de Noruega, el rey Harald, la reina Sonia y el príncipe heredero Hakoon y la princesa Mette-Marit. (EFE) © Proporcionado por Vanitatis La familia real de Noruega, el rey Harald, la reina Sonia y el príncipe heredero Hakoon y la princesa Mette-Marit. (EFE) La familia real de Noruega, el rey Harald, la reina Sonia y el príncipe heredero Hakoon y la princesa Mette-Marit. (EFE)

Harald de Noruega se enamoró perdidamente de Sonia Haraldsen, ¿el problema? Ella era plebeya y esta era una circunstancia que el rey Olav no iba a consentir, tanto es así que les impidió casarse durante casi una década. En este caso no fue la sociedad quien se mostró contraria a esta unión, sino las tradiciones y normas. Por suerte, finalmente tanto el Parlamento como el rey Olav dieron su consentimiento y la pareja se pudo casar en agosto de 1968.

Todo un hito en la historia que Haakon de Noruega no quiso desaprovechar cuando en su vida entró Mette-Marit. Una nueva generación pero los mismos problemas ante la sociedad, que consideraba que ella no estaba a la altura de quien será su rey en el futuro. Un pasado un tanto díscolo y un hijo fruto de una relación anterior jugaban en su contra; sin embargo, el amor pudo más y, tras su boda en 2001, la pareja ha ido demostrando con el tiempo que luchar contra viento y marea había merecido la pena.

Los reyes de Suecia Silvia y Carlos Gustavo, en 2018. (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Los reyes de Suecia Silvia y Carlos Gustavo, en 2018. (EFE) Los reyes de Suecia Silvia y Carlos Gustavo, en 2018. (EFE)

Hablábamos de Harald y Sonia de Noruega, pero Carlos Gustavo y Silvia de Suecia tampoco lo tuvieron nada fácil. La familia real se opuso desde el principio y la pareja no pudo casarse hasta la muerte de Gustavo IV, abuelo del actual soberano y quien ocupaba el trono tras la muerte del padre de Carlos Gustavo. Ellos tuvieron que enfrentarse a la sociedad, pero no parece que esto sirviera de mucho, pues sus hijos han tenido que pasar por lo mismo.

La heredera del trono, Victoria, encontraba el amor junto a Daniel Westling, empresario y entrenador personal en la época en la que conoció a la princesa. Ahora están felizmente casados y son padres de dos hijos. Uno menos de los que tienen Carlos Felipe y Sofía Hellqvist, quien se ha ido ganando poco a poco el cariño del pueblo sueco, pues su pasado no parecía el más apropiado para un miembro de la realeza, camarera y concursante de realities. El tiempo les ha dado la razón y una familia estupenda.

El rey Felipe y la reina Letizia, en su boda en 2004. (Getty) © Proporcionado por Vanitatis El rey Felipe y la reina Letizia, en su boda en 2004. (Getty) El rey Felipe y la reina Letizia, en su boda en 2004. (Getty)

No podemos olvidarnos de las dificultades que enfrentaron don Felipe y doña Letizia a la hora de formalizar su romance, ella era divorciada y periodista de profesión, pero lo cierto es que su presencia tardó poco en ser aceptada, aunque no todo el mundo ha dado su brazo a torcer. 17 años después de su boda, todavía se escuchan algunas voces disidentes.

Mención aparte merece una de las historias de amor que más ríos de tinta ha hecho correr, una historia que lo tiene todo, traiciones, infidelidades, dolor y un final feliz. Los protagonistas no son otros que el príncipe Carlos y su actual mujer, Camilla. Su historia comenzó en 1970, pero él se casó con Diana de Gales y ella con Andrew Parker-Bowles. Tras muchos y sonados escándalos, la pareja decidía dar un paso más y tras la muerte de Diana se dejaban ver en público, formalizando su romance en 2005, con el ‘sí, quiero’ más esperado de la historia. Historias de amor que confirman que, realeza o no, el corazón manda más que la razón.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon