Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mohamed VI, espiado como su 'hermano mayor' Juan Carlos

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 22/07/2021 Carmen Remírez de Ganuza
Mohamed VI, en una imagen de archivo. (Getty) © Externa Mohamed VI, en una imagen de archivo. (Getty) Tampoco nos pongamos farrucos, ni miremos por encima del hombro al jefe de la dinastía real marroquí. Es cierto que el atrabiliario, anacrónico y sibilino Mohamed VI, al que tanta paz deseamos los españoles como descanso nos deja con sus prolongadas ausencias, ha quedado en flagrante ridículo internacional al conocerse que durante años ha sido espiado por sus propios servicios secretos de seguridad a través del todopoderoso programa israelí Pegasus.

La cosa es para hacérselo mirar bien de cerca. Y no es difícil aventurar que en el viejo reino alauí pronto empezarán a rodar cabezas. Pero ya digo que en esto de las escuchas telefónicas pocos pueden presumir de blindajes y lealtades. Y mucho menos, el Rey de la muy europea y muy democrática España. Aquel lejano y tórrido julio de 1999 en que se celebraron las solemnes exequias de Hassan II, y el allí presente Juan Carlos I se ofreció a su joven sucesor en el trono como ‘hermano mayor’, hacía ya cuatro años que había estallado el escándalo del Cesid.

Las dimisiones en cascada del director de ‘la Casa’, el ministro de Defensa y el vicepresidente del Gobierno -Manglano, García Vargas y Serra- ni siquiera lograron compensar el grotesco ‘urbi et orbe’. De hecho, hubo que derribar todo el ‘edificio’, para crear ‘ex novo’, tres años después, el CNI.

El rey de Marruecos. (Reuters) © Proporcionado por Vanitatis El rey de Marruecos. (Reuters) El rey de Marruecos. (Reuters)

Claro que aún tuvieron que pasar tres lustros para saber de qué hablaba el Rey en aquellas grabaciones. Y para entonces, el morbo y las presiones en torno a sus primeras amigas entrañables estaban amortizados.

Mucho me temo que el caso de Marruecos resulte mucho más opaco aún de puertas adentro. Al fin y al cabo, se trata de un régimen autoritario -por utilizar un eufemismo al uso-. Y de ahí que el relajo y la audacia del ‘comendador de los creyentes’ musulmanes en su vida privada pueda ser mayor. No deja de ser curioso que, en su caso, y según las informaciones publicadas, la vigilancia a la que le han sometido los guardianes del régimen haya ido dirigida a su relación personal con tres amigos, los hermanos Azaitar, a los que la prensa ha puesto ya en la diana.

En España, la reina Sofía ejerció de parachoques de la Corona durante los años de mayor disipación del monarca. En el reino ‘hermano’, sin embargo, hace años que la princesa Salma desapareció de palacio; nadie sabe aún si por obligación o por decisión propia. Ambas, Sofía y Salma -que no hace tantos años brilló junto a doña Letizia en una fastuosa cena ofrecida a los actuales Reyes de España en Marruecos-, han sabido mantener el nexo personal con los respectivos herederos. El príncipe Mulay Hassan es, como lo fue don Felipe, la esperanza y el enigma, a la vez, de un reino autoespiado.

La reina Sofía y la princesa Salma. (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La reina Sofía y la princesa Salma. (Gtres) La reina Sofía y la princesa Salma. (Gtres)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon