Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sarah Ferguson pasará sus primeras navidades en Sandringham después de 30 años vetada

Logotipo de Vanity Fair Vanity Fair 30/11/2022 Roberta Mercuri

30 años después, Sarah Ferguson se dispone a pasar de nuevo las navidades en Sandringham. Fue Felipe de Edimburgo quien la desterró de su residencia de Norfolk y de las celebraciones navideñas con la familia real. La puso en la "lista negra" en verano de 1992, cuando la duquesa, que seguía casada con Andrés, fue fotografiada en topless en Saint Tropez mientras el multimillonario tejano John Bryan le chupaba el dedo gordo del pie. Ferguson se encontraba en el castillo de Balmoral cuando se publicaron aquellas instantáneas. Desde entonces, Felipe no quiso que la duquesa se alojara bajo su mismo techo. Sin embargo, con el paso del tiempo la reina Isabel II volvió a acogerla y considerarla la pelirroja oficial de la familia.

El divorcio entre Sarah y Andrés se anunció en 1992. Y desde entonces, según revela una fuente a The Sun, "estando Felipe y la reina vivos, Fergie no había vuelto a ser admitida en las celebraciones navideñas de Sandringham". Ahora que el duque de Edimburgo y la reina ya no se encuentran entre nosotros y Carlos III ocupa el trono, parece ser que se ha retirado el veto. De hecho, una fuente cercana ha revelado al tabloide The Sun que el personal de Sandringham ya está preparando la Wood Farm, la residencia de cinco habitaciones donde estas navidades se alojarán Fergie, su exmarido Andrés y sus dos hijas Beatriz y Eugenia de York con sus respectivos maridos e hijos. “Sarah se ha pasado 30 años sola en Navidad, pero este año las cosas serán diferentes”, aseguraba la misma fuente.

La invitación a Sandringham también podría significar, tal y como especula el Daily Express, que los duques de York podrían unirse al resto de miembros de la familia real durante el tradicional paseo a la iglesia de Santa María Magdalena del día de Navidad. Con todo, no podemos dar por hecho la presencia de Andrés en un acto público. Desde su implicación en el escándalo Epstein, que al príncipe le ha supuesto la pérdida de sus títulos, cargos oficiales y medallas militares, se le ha mantenido lo más alejado posible de la familia real en sus actos oficiales. Por poner un ejemplo, el pasado mes de junio, Andrés no estuvo presente en el balcón del Palacio de Buckingham no estuvo presente durante el desfile de Trooping the Colour. No obstante, cabe la posibilidad de que el monarca Carlos III haga una excepción en Navidad.

Artículo original publicado por Vanity Fair Italia y traducido y adaptado por Darío Gael Blanco. Accede al original aquí.

Esto también te interesa:

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanity Fair

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon