Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las señales que tu orina te manda a través de 12 colores (y qué pueden significar)

Logotipo de Vozpópuli Vozpópuli 15/06/2021 Jaime de la Heras
Volver a reproducir vídeo

Del amarillo al completamente transparente, de tonos cercanos a la miel a matices anaranjados... La orina tiene muchas formas de expresarse, siendo sus colores pistas a las que debemos prestar atención para comprobar cómo de hidratados estamos o si algunos de nuestros medicamentos están influyendo en su pigmentación.

Algunos signos podrían ocultar una posible diabetes, otros quizá impliquen que hay algún problema hepático o vesicular y otros, la mayoría, son simplemente distintos grados de nuestra relación con los líquidos y de cuánto agua bebemos, que tiene también un papel primordial en cómo se comporta nuestra orina.

En cualquier caso, que el verano haga acto de aparición en nuestras vidas también es una época perfecta para que prestemos más atención a estos pequeños cambios de tonalidad porque, en la mayoría de casos, van a ser el 'termómetro' con el que nuestro cuerpo nos diga que necesita estar más hidratado o, incluso en el caso contrario, que nos estemos pasando con el agua.

Volver a reproducir vídeo

Los colores de la orina y su significado

De manera natural, nuestro pis debería tener tonos amarillo pajizo, que puede oscilar entre tonos algo más claros y otros más transparentes, pero debe moverse en una horquilla de amarillos relativamente suaves. Esto se debe a que nuestros riñones, durante la excreción, expulsan urobilina y otros desechos metabólicos como la urea o la creatinina, resultado de la metabolización de la bilirrubina -que a su vez aparece por la degradación de la hemoglobina-, por lo que lo habitual será moverse en esa escala de amarillentos más o menos pálidos, aunque no están solos.

De transparente a amarillo oscuro

Estaremos en un estado relativamente normal donde no debemos preocuparnos en exceso por las causas, más allá de una incorrecta hidratación.

El color normal de la orina debe ir del amarillo pajizo al amarillo oscuro. ©Pexels. © Proporcionado por Vozpópuli El color normal de la orina debe ir del amarillo pajizo al amarillo oscuro. ©Pexels.
  • Transparente. Una orina totalmente transparente puede significar un exceso de hidratación. No es una señal peligrosa, sobre todo si estamos tratando litiasis renal o en la vejiga, pero no es conveniente que sea transparente.
  • Amarillo claro: denota una correcta salud urinaria.
  • Amarillo oscuro: posiblemente signifique una pequeña deshidratación, fácilmente solventable aumentando la cantidad de agua ingerida.
  • Miel o ambarino: es una prueba aún más clara de que la deshidratación es más acusada. Prueba a aumentar el líquido ingerido y, si no se soluciona en cuestión de horas, consulta a un médico. En cualquier caso, como explican desde el blog de Medicina de la Universidad de San Diego, en California, "no se recomienda a la gente que examine el color de su orina para hidratarse, ni recomendar hidratarse en función del color".

Rosaceos, anaranjados y rojizos

Aquí lo más frecuente es que los responsables sean los pigmentos naturales que encontramos en muchos alimentos de estas tonalidades como zanahorias, remolachas o frutos rojos. Además de encontrar también medicamentos que la tiñan, pero aún así hay ciertos factores a los que prestar atención.

  • Naranja: que nos acerquemos a tonos anaranjados puede depender de muchos factores, incluso de la alimentación. Comer zanahoria o remolacha podrían teñir nuestra orina, sin que esto signifique ningún factor de riesgo. En cualquier caso, ciertos medicamentos como la sulfasalazina, rifampicina o la fenazopiridina podrían provocar esta coloración. En cualquier caso, si la naranja se produce a la vez que heces demasiado claras o blancas, podríamos estar ante un problema hepático o biliar. En estos casos, conviene recurrir al médico.
  • Rosa: le pasa lo mismo que al anterior, ya que puede depender de la alimentación. En este caso es susceptible de aparición si consumimos ciertos frutos rojos muy coloridos como los arándanos o las grosellas. Si no podemos achacarlo a esto, también es recomendable acudir a un especialista para descartar otras afecciones, sobre todo si el rosa tiende a ser muy oscuro.
  • Rojo: aunque podemos encontrar rastros de alimentos en este cromatismo, una orina roja puede obedecer a cólicos y litiasis en la vejiga o en el riñón, o un agrandamiento prostático en el caso de los hombres. También la hematuria -presencia de sangre- es responsable de esta pigmentación, así que es aconsejable no dejarlo de lado.

Azul y verde

En este caso estamos ante rarezas, si bien ciertos alimentos o medicamentos podrían teñir la orina, entre ellos la indometacina, un analgésico; la amitriptilina, un antidepresivo; o el propofol, frecuente como anestésico quirúrgico, por lo que no es descartable que tras una intervención tu orina pudiera ser de estos tonos.

También hay algunas patologías previas que pueden responsabilizarse de ese cambio de patrón cromático como la denominada hipercalcemia (un trastorno hereditario considerado una enfermedad rara), donde los menores pueden excretar orinas azules.

Colores oscuros (negro y marrón)

Desde la tintura de un medicamento hasta alguna cosa que hayamos comido, pasando por ciertos fallos musculares o la eliminación de mioglobina a través de la orina. Los tonos marrones y negros deben ser seguidos médicamente para descartar cualquier posible patología.

Además de por ingerir ciertas judías como los frijoles negros o por tomar ruibarbo, el tono marrón podría venir provocada por la presencia en ella de hemoglobina degradada, que puede enmascarar alguna hemorragia en el sistema excretor, ya sea el riñón, en el uréter o en la vejiga.

También pudiera producirse por la excreción de mioglobina tras sufrir una enfermedad muscular grave, según ilustran los Manuales MSD. En cualquiera de estos supuestos sería aconsejable acudir al médico. Distinto es el caso de una posible orina negra, la cual podría llevar aparejada la melanuria, es decir, expulsión de melanina en ella y que puede ser síntoma o causa de un melanoma.

Turbiedad en la orina

Podríamos hablar de orinas amarillas saludables pero con una ligera turbiedad. Esto generalmente obedecerá a una gran cantidad de glóbulos blancos (leucocitos) como respuestas inmunitaria a una infección urinaria, incluso en el caso de una enfermedad de transmisión sexual aunque otras patologías como la gota o simplemente tener el ácido úrico alto podrían tener responsabilidad en estas tonalidades. En el caso de ser espumosa podría indicar una proteinuria (exceso de expulsión de proteínas).

Blanco: entre blanco y tonos lechosos que podrían obedecer a una piuria intensa (presencia de pus en sangre como respuesta inmunitaria) o a una abundancia de ciertos minerales como el calcio en ella. En ambos casos, debe ser visto por un médico.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Voz Populi

image beaconimage beaconimage beacon