Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo hacer una mesa auxiliar DIY

Logotipo de micasa micasa 17/10/2021 Por Belinda Guerrero
© Proporcionado por micasa

¿Necesitas una mesa auxiliar redonda? No la compres, hazla con tus propias manos. Este diseño es una manualidad original, sencilla y barata. Es una combinación de metal y fibra perfecta para crear una mesa escandinava DIY. Resulta una pieza muy ligera para cambiarla de sitio, también en lo visual, ya que las patas son muy estilizadas.

Cómo hacer una mesa auxiliar

Los materiales que necesitas para realizar esta manualidad son: un mantel individual redondo, realizado en fibra y que no sobrepase los 30 cm de diámetro para que resista mejor el peso, dos cintas elásticas de colores, una base metálica para las macetas, pintura de imprimación blanca, una brocha, pintura chalk paint en spray, cinta métrica y pistola de silicona.

Mesa auxiliar hecha con un mantel individual © Marta Rivas Mesa auxiliar hecha con un mantel individual

Sigue el vídeo tutorial, verás que la manualidad casera empieza con la base para macetas, puede ser un soporte metálico, aunque también podrías utilizar uno de madera. Con la brocha, extiende la pintura blanca para que después se fije bien el color elegido de chalk paint. Deja que se seque bien la imprimación y aplica el spray con cuidado; siempre a unos 15 cm del metal y pon cuidado en ir girando la base para que el resultado sea perfecto.

En este paso a paso, llega el turno del sobre de la mesita. La superficie elegida es un mantel individual realizado en fibra, mejor que no sobrepase los 30 cm de diámetro para que resista mejor el peso. Calcula con la cinta métrica los dos extremos para poner un par de asas y facilitar el transporte de este mueble auxiliar. Solo tienes que cortar dos tiras de cinta elástica de unos 12 cm y atravesar el mantel con ellas; te puedes ayudar con un ganchillo o un cincel. Asegura los asideros con un nudo en cada extremo de la cinta.

Para terminar, sella la base metálica con la pistola de silicona para fijarla al centro del mantel individual. Si lo prefieres, puedes sustituir este sobre por una tabla de madera de cortar o bajoplatos de corcho, madera o acero inoxidable.

Esta mesita auxiliar se convierte en un taburete de diseño. Es la magia del DIY, esa habilidad tan personal que te permite ser creativa y llegar a transformar en diez muebles distintos la mesa de centro Lack, de Ikea. No pares de reciclar, es clave para la sostenibilidad del planeta, un gran ahorro para tu economía y la mejor forma de mantener despierta tu creatividad.

La versatilidad de esta pieza reside en que es una mesa casera funcional, ideal para decorar distintas estancias de la casa. Puedes utilizarla como mesita de noche en el dormitorio, un taburete decorado para la terraza o el balcón, una mesa auxiliar para dejar un libro en tu rincón de lectura o como asiento para completar una habitación infantil.

El resultado final de esta manualidad es una mesita auxiliar que encaja en ambientes con interiorismo nórdico, industrial, country o shabby chic. Si tu salón tiene una atmósfera más bohemia, te proponemos otra bonita idea DIY: mesa auxiliar hecha con una caja de frutas.

Realización: RecyCrafts.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de micasarevista.com

image beaconimage beaconimage beacon