Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La casa de Agatha Ruiz de la Prada: de la cómoda Luis XVI al exdespacho de Pedro J.

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 01/07/2020 P. Izquierdo
Agatha Ruiz de la Prada. (Getty) © Externa Agatha Ruiz de la Prada. (Getty) Reina del color y diseñadora de todos los objetos domésticos que pueda uno imaginar (desde sábanas hasta contenedores de basura), la casa de Agatha Ruiz de la Prada nos genera una curiosidad sin precedentes.

No solo nos ha pasado a nosotros, revistas de decoración como 'AD' y dedicadas a la vida de aristócratas y royals como 'Point de Vue' se han interesado en sus curiosas estancias hasta el punto de llevarlas en sus portadas.

Colores por doquier, obras de arte contemporáneo y diseños creados por ella misma se entremezclan en un cóctel fabuloso con muebles de época heredados y vistas al cielo de Madrid. La casa tiene 450 metros cuadrados.

Comedor

La parte de la casa que más hemos visto en Instagram ha sido el comedor. Una sala de lo más colorida en la que lo que más llama la atención es el enorme cuadro de Peter Zimmermann colgado en la pared.

En el centro, una mesa larga formada por tableros de diferentes colores y sillas diseñadas por Agatha que contrastan con el blanco de las paredes y la estantería.

Una estantería hecha a medida que bordea la estancia en la que destacan, además de cientos de libros, cuatro cuadros de Mark Dagley.

Uno de los rincones de la sala se ha convertido en el lugar perfecto para improvisar un set de televisión para entrar en directo en alguna que otra entrevista.

Y también como parte de un bodegón improvisado de las mascarillas solidarias que ha diseñado y que se pueden encontrar en una cadena de supermercados.

Salón

El salón es otra de las estancias más fotogénicas de la casa. Con un sofá y unos pufs en los que se aprecia a la legua la mano de la diseñadora, piezas creadas por ella como la alfombra que diseñó para la Real Fábrica de Tapices conviven como una cómoda Luis XVI heredada y taburetes de plástico La Bohème de Philippe Starck, creando un espacio único.

Como obras de arte, cabe destacar la escultura de Franz West, la pintura de Peter Halley o el jarrón Parrot Parade de Lladró que descansa sobre la chimenea.

El antiguo despacho de Pedro J.

Otra de las habitaciones que nos ha llamado la atención es el antiguo despacho de Pedro J. Ramírez, que poco o nada tiene que ver a cómo era antes. Con unas paredes pintadas a rayas blancas y amarillas y unos muebles con colores en contraste (incluida la chimenea dorada), posiblemente sea una de las habitaciones más alegres de la casa.

De nuevo, las obras de arte: el cuadro 'Restoration Drama', de Donald Baechler, colgado sobre la chimenea y el caballo de Lladró que hay justo debajo.

Zapatero

Aunque no tenemos foto del vestidor completo, viendo el tamaño y el orden del zapatero nos podemos hacer una idea de lo demás. Impresionante.

La terraza

Y por último, la terraza, tesoro indiscutible del confinamiento. La casa cuenta con una terraza en forma de L que bordea el esquinazo completo de la fachada y que Agatha decoró igual que el resto de la casa con su sello personal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon