Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del falso bob de Carlota Casiraghi al vestido patriótico de Alexandra de Hannover: Carolina y Alberto de Mónaco celebran el Baile de la Rosa sin la princesa Charlène

Logotipo de Vanity Fair Vanity Fair 09/07/2022 A. S.

Mónaco ha recuperado parte del brillo perdido con la pandemia. Este viernes, la familia real monegasca ha celebrado el Baile de la Rosa, cita benéfica creada por la princesa Grace Kelly en 1954 como forma de iniciar la temporada de fiestas en Mónaco y que sus hijos, el príncipe Alberto y la princesa Carolina, siguen organizando cada año -salvo las dos últimas ediciones suspendidas por el coronavirus- como presidentes de la fundación que lleva el nombre de la princesa. En el Baile de la Rosa la familia Grimaldi despliega en cada una de sus celebraciones ese glamour y estilo que le es tan característico. Este 2022, con el lema Los años 20, el regreso, y el diseñador Christian Louboutin como maestro de ceremonias después de coger el testigo de Karl Lagerfeld, los royals monegascos han vuelto a ser el centro de todas las miradas en la Salle des Etoiles del Sporting Monte Carlo. Carolina de Mónaco ha estado arropada por sus cuatro hijos mientras que al príncipe Alberto le ha faltado Charlène. La princesa se incorpora poco a poco a la vida pública real pero ha evitado asistir a este evento tras un año alejada de la agenda oficial por motivos de salud. Aunque ha llamado la atención esta nueva ausencia, esta no es la primera vez que la exnadadora esquiva el Baile de la Rosa al que no asiste desde 2014 cediendo así todo el protagonismo a la familia de Carolina de Mónaco con especial atención hacia Carlota Casiragahi y Alexandra de Hannover además de Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo

Carlota Casiraghi, Alexandra de Hannover, Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo con Pierre y Andrea Casiraghi y Ben-Sylvester Strautmann. © Cordon Press Carlota Casiraghi, Alexandra de Hannover, Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo con Pierre y Andrea Casiraghi y Ben-Sylvester Strautmann.

Carolina de Mónaco ha escogido para una de las celebraciones más especiales del año un vestido de la colección Alta Costura Primavera-Verano 2022 de Chanel diseñada por Virgine Viard con referencias de los años 20. Un traje negro de tirantes elaborado en tejido semitransparente con estampado de círculos que cuenta, como detalle más destacado, con una falda de estilo globo recogida con un lazo y que continúa plisada hasta los pies. Con el pelo recogido, la princesa de Hannover, se ha adornado con pendientes largos y un collar de brillantes formando eslabones. Remata el look con chaqueta corta negra de broche y botones plateados, sandalias de una tira y añade un llamativo bolso brillante con una gran pluma fucsia.

Carolina de Mónaco con Christian Louboutin, director artístico del Baile de la Rosa. © Cordon Press Carolina de Mónaco con Christian Louboutin, director artístico del Baile de la Rosa.

Si el estilismo de Carolina de Mónaco encarna a la perfección el estilo años 20, podría decirse que el de Carlota Casirgahi es el epítome del espíritu de aquella feliz década. Con un look de la misma colección de Chanel que el vestido de Carolina de Mónaco, Carlota luce un conjunto blanco con adornos de pedrería de top de tirantes con un lazo negro en el pecho y terminado en plumas y flecos, detalle con el que también finaliza la falda larga con un finísimo plisado y una interesante caída que luce la embajadora de la maison francesa. Completa el estilismo de Chanel con un clutch negro y zapatos bicolor. Pero esto no es todo lo que ha llamado la atención en el estilismo de la princesa filósofa, que ha estado acompañada por su marido, Dimitri Rassam, también destaca el peinado, un falso bob recogido con adorno plateado y peinado con ondas en los mechones del rostro, puro estilo años 20. 

Carlota Casiraghi con Dimitri Rassam. © Cordon Press Carlota Casiraghi con Dimitri Rassam.

Su hermana pequeña, Alexandra de Hannover, ha optado por un vestido de estilo bailarina con una falda de tu con mucho volumen diseño de Giambattista Valli en blanco y rojo, los colores de la bandera de Mónaco. La hija de Carolina y Ernesto de Hannover, que ha posado por primera vez para las fotos del Baile de la Rosa junto a su novio Ben-Sylvester Strautmann, ha recogido su melena y como joyas ha lucido unos pendientes largos de diamantes y una gargantilla a juego. 

Alexandra de Hannover con Ben-Sylvester Strautmann. © Cordon Press Alexandra de Hannover con Ben-Sylvester Strautmann.

Tatiana Santo Domingo ha deslumbrado con un vestido dorado largo de seda de la firma Temperley London. La pieza de fiesta de nombre Bardot tiene cuello en ‘V’, cierre con lazo en la parte de atrás, manga corta y abertura en la parte delantera. Se trata de un modelo que va muy en sintonía con el estilo bohemio de la mujer de Andrea Casiraghi, que ha llevado con su melena peinada en ondas hacia un lado y unos pendientes redondos brillantes.

Tatiana Santo Domingo con Andrea Casiraghi. © Cordon Press Tatiana Santo Domingo con Andrea Casiraghi.

La periodista italiana y princesa monegasca Beatrice Borromeo ha sido la más discreta de las royals monegascas con un vestido largo gris con adornos de bordados. Un modelo sin mangas con cuello alto y una larga cola que la mujer de Pierre Casiraghi, coordina con un minibolso Lady Dior con strass gris. Ella también ha recogido su pelo. En su caso, con un moño elaborado. En cuanto a sus joyas destacan unos grandes pendientes perlados.

Pierre Casiraghi con Beatrice Borromeo. © Cordon Press Pierre Casiraghi con Beatrice Borromeo.

Junto a ellos han asistido a este Baile de la Rosa trasladado de marzo a julio, Carlos Felipe de Orleans y Naomi Kern, Sabrina Dhowre Elba, o Janet Jackson.

Esto te interesa:

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanity Fair

image beaconimage beaconimage beacon