La patronal de los fabricantes, ACEA alerta de que la gasolina de invierno puede producir problemas en los coches e incluso fallos en el motor si se utiliza más allá de una determinada fecha. La extensión de la venta de los carburantes con especificaciones de invierno se ha previsto en la UE para que los distribuidores se puedan liberar del stock acumulado por la falta de demanda a causa del coronavirus.

Como muestra el cuadro de abajo, enviado el lunes noche por la DGT a todos los medios, la movilidad cayó en España este 6 de abril por encima del 90% y esto, evidentemente, hace que el consumo de carburantes caiga en picado también. 

A falta de conocer todavía datos oficiales sobre la caída de consumo de productos petrolíferos a consecuencia del COVID-19 en España, estos pueden ser abultados, aunque el transporte de mercancías se mantenga en niveles cercanos al 60% 

Así, ya se notan los primeros efectos del coronavirus en los carburantes, pero no son su escasez, ni que estos bajan a la par que lo hace el precio del barril de petróleo, ahora mismo, casi a un tercio de su valor en febrero. 

Según los artículos 34 y 35 de la Directiva Europea de Calidad del Carburante, en los países de climas cálidos como España, desde el 1 de mayo, la gasolina que se vende debe tener un índice de volatilidad de 60 kPa -presión de vapor-. Este índice es de 70 kPa para los países de climas fríos. Extender su utilización algunas semanas más, no tiene por qué generar problemas, pero sí se darían en caso de que se la gasolina de invierno se siga usando masivamente hasta el verano

Los problemas con la gasolina de invierno de los que alerta ACEA 

En su comunicado, la patronal de los fabricantes de turismos no se opone a la extensión del uso de la gasolina de invierno por el COVID-19 algunos días, indican de hecho que lo adecuado sería llegar hasta el 20 de mayo como en EEUU, para poder liberar gran parte del stock. Sin embargo, de extenderse la comercialización de este carburante en todo el sur de la UE los meses de verano, alertan de varios posibles problemas. 

"El uso de la gasolina de grado invernal bajo temperaturas más altas puede provocar que los usuarios experimenten problemas al conducir con un combustible tan caliente, tales como como bloqueo de los conductos, que el motor se cale o de trompicones, que no arranque y toda clase de problemas con la operatividad del vehículo", alertan desde ACEA.

Te interesa España entre los países más afectados por el coronavirus en su industria

Y prosiguen con más posibles problemas por repostar gasolina invernal: "Los sistemas de control de emisiones por evaporación del vehículo se purgarán con mayor frecuencia que la calibrada. Si el sistema de evaporación se satura o los eventos de purga ocurren con más frecuencia que lo estipulado, el sistema de diagnóstico a bordo del vehículo puede reconocer esto como un fallo y activar la luz indicadora de mal funcionamiento (MIL) en el tablero de mandos". 

La patronal prosigue sus recomendaciones en el comunicado enmendando la plana a los gobiernos incluso "todo esto provocaría que el propietario solicite asistencia en carretera o lleve su vehículo al taller de reparación, en un momento en el que todos hemos sido requeridos a tener los mínimos contactos". 

¿Gasolina de verano y de invierno?

La gasolina no siempre es igual y cambia algunas de sus propiedades depende de la estación del año. La fabricación de este compuesto es mucho más compleja de lo que puede parecer un sus diferentes componentes se mezclan para lograr unas características concretas bajo unas condiciones específicas. Cuando estas varían, el compuesto o el proceso, también lo hace. Así, hay una gasolina para el verano y otra para el invierno.

Te interesa 10 coches que no pueden repostar la nueva gasolina E10

Una estas propiedades de los hidrocarburos es la volatilidad, que es una manera de medir la tendencia de una sustancia a convertirse en vapor. Esta es siempre muy alta en la gasolina, pero resulta que debe ser bastante más elevada en invierno para asegurar que el arranque en frío se produzca. Sin embargo, la volatilidad aumenta con el calor y en verano debe ser disminuida drásticamente para evitar que este se vaporice. 

¿Qué problemas surgen si la gasolina se evapora demasiado? El más sencillo de entender es que una parte puede escaparse del depósito, lo cual es peligroso porque ese vapor puede embolsarse en cualquier rincón y tampoco es bueno que se escape a la naturaleza. Si el vapor se forma dentro de los conductos del combustible, esto haría que la bomba falle y que se corte la alimentación del motor.