La visibilidad es un factor clave cuando circulamos por cualquier vía, pero adquiere una especial importancia cuando el papel que desempeñamos en este escenario es el de peatón. La razón es sencilla: en ese caso somos el actor más vulnerable. Por ello, la DGT recuerda cómo caminar por la carretera para evitar atropellos.

Cuando tenemos que caminar por cualquier vía (que no sea una autovía o una autopista ya que está prohibido), el objetivo es reducir el riesgo yendo por la zona que presente el menor peligro para nosotros. Por lo tanto, si hay algún carril destinado a los peatones tendremos que ir por ahí obligatoriamente.

Si no es así, transitaremos por el arcén y si éste no existe, lo haremos utilizando la parte imprescindible de la calzada. En estos dos últimos casos la DGT nos explica que deberemos ir por la izquierda, sin invadir la calzada y usando elementos reflectantes.

¿Cómo caminar por la carretera?

Como decíamos, tenemos que hacerlo por el lado izquierdo de la vía para poder ver a los coches que vienen de frente. De esta manera, si es necesario, podremos apartarnos para evitar ser atropellados y será más fácil rectificar nuestra trayectoria si ésta se ve afectada por el rebufo de los vehículos que están circulando. Ir por la derecha supone un peligro porque los conductores no te verán de frente y, además, está penado con una multa de 80 euros.

La DGT avisa de cómo debe usar un peatón la calzada

Por otro lado, recuerda que no se puede invadir la calzada. Si necesitas cruzar en algún momento y no hay pasos inferiores o superiores, elige un lugar en el que seas completamente visibles: lo más adecuado es un tramo recto con un solo carril por sentido.

Elementos reflectantes

Finalmente, no olvides llevar siempre un elemento reflectante que sea visible desde una distancia mínima de 150 metros. Esto cobra especial relevancia en el ocaso y por la noche cuando esta equipación se convierte en obligatoria: si no la llevas, te pueden poner una multa de 80 euros. Además, si vas en grupo tendremos que llevar dos luces como mínimo: una blanca o amarilla al principio y una de color rojo al final.

Atropellos en coche: estas son las grandes víctimas

Ten en cuenta que en una zona oscura, un conductor no puede percibir a una persona sin iluminación hasta que la tiene a diez metros de distancia, un margen que puede resultar insuficiente para evitar un accidente.