La movilidad fue uno de los temas abordados ayer por el Gobierno. El ministro de sanidad, Salvador Illa, compareció acompañado del titular de la cartera de transportes. José Luis Ábalos habló de la vuelta a la normalidad en lo que a movilidad se refiere y adelantó que los viajes de media y larga distancia "no serán una prioridad".

Quien más, quien menos... todos tenemos asumidos que la vuelta a la normalidad llevará tiempo. Las intervenciones de los diferentes miembros del Gobierno apoyan esta visión. La curva empieza a aplanarse, los contagios y fallecidos bajan, pero los expertos insisten en que no hay que bajar la guardia. Y, sobre todo, que las medidas de confinamiento deberán levantarse poco a poco. 

La movilidad se recuperará de forma escalonada

Durante su intervención, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha aclarado que la recuperación escalonada de la movilidad que se espera pueda comenzar después de Semana Santa comenzará por la "más próxima". El ministro hace referencia a los desplazamientos urbanos, mientras que en los viajes de media y larga distancia el Gobierno aplicará un criterio "mucho más prudente".

Tras recordar que la movilidad irá aumentando "en función de las actividades que se puedan permitir en la fase de desescalamiento", Ábalos ha dicho que los trayectos de media y larga distancia "tendrán que mantener cierto rigor", para evitar la propagación del COVID-19, y que no serán "una prioridad" en la nueva fase.

El ministro ha insistido en que hay que ser "tremendamente prudentes" en la recuperación de la movilidad, para poner en valor el esfuerzo realizado y no deshacer lo conseguido. "Unas medidas apresuradas podrían dar al traste con todo el esfuerzo que hemos mantenido este tiempo", ha advertido.

Del confinamiento total confinamiento tras la Semana Santa

Desde el 30 de marzo y hasta el 9 de abril, España vive en confinamiento total. Supone esto la paralización de todas las actividades económicas y empresariales no esenciales. En su última intervención pública, el presidente del Gobierno adelantó que pasada la Semana Santa la economía despertaría poco a poco de esta hibernación pero que se mantiene el estado de alarma, al menos dos semanas más. Es decir, hasta las 00.00 horas del 25 de abril se mantiene la prohibición de salir de casa salvo en los siete supuestos permitidos.

Se salta el confinamiento y vuelve a casa con 3.000 euros en multas y 14 puntos menos en el permiso de conducir

Esto no es firme, como ha recordado Ábalos, el nuevo escenario, pasada la Semana Santa, es el del estado de alarma, "más allá de cómo podemos ir viendo y evaluando el regreso de la actividad de modo escalonado".

Cuando comienza la cuarta semana de dicho estado, Ábalos ha dado por cumplido el objetivo que se marcó para la tercera semana, de hacer caer la movilidad de los días laborables al nivel de los fines de semana. A ese respecto, ha asegurado que los viajes por carretera se ha reducido un 83%, lo que supone un 35% menos que la semana anterior; que los usuarios de autobuses interurbanos también han caído un 35% más esta semana y que los viajeros por ferrocarril han bajado un 98 %, cerca de un 50 % menos que el jueves de la semana anterior.

En Cercanías, cuya red utilizan más de 1,2 millones de personas diariamente, los usuarios han bajado cerca de un 95% y en un día laborable como el pasado jueves se ha conseguido un 25% menos que en el fin de semana anterior del estado de alarma