Quedó más de una hora atrapado en su vehículo y a consecuencia de las secuelas, tiene problemas de movilidad. Ahora este conductor será indemnizado con más de 1,2 millones de euros por un accidente múltiple.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Martorell (Barcelona) ha condenado a una aseguradora a indemnizar con 1,26 millones de euros a un conductor que sufrió un accidente de tráfico en 2012. 

Según recoge la sentencia, el siniestro se registró en la carretera B-224, a la altura de la localidad barcelonesa de Martorell. El conductor circulaba en dirección Piera cuando tuvo que detenerse por un atasco que provocó un choque en cadena. El camión de gran tonelaje que le sucedía no pudo detenerse a tiempo y terminó impactando contra el vehículo del indemnizado que, a su vez, chocó contra otro coche que le precedía.

Así funcionan las mafias especializadas en estafar a los seguros

Como consecuencia del choque en cadena en el que se vieron involucrados un total de cuatro vehículos, el demandante quedó atrapado en el suyo donde permaneció durante más de una hora. La sentencia judicial  recoge que esto le provocó una importante lesión en el nervio ciático que todavía hoy le impide moverse con normalidad.

Al cabo de año y medio, la aseguradora le abonó 74.000 euros por las lesiones. El conductor consideraba que la indemnización debía ser superior ya que la lesión provocada por el accidente le ha obligado a cerrar su negocio y le ha convertido en una persona dependiente.

Secuelas físicas y psicológicas

El conductor decidió acudir a los tribunales al considerar que las secuelas producidas por el accidente múltiple merecían una indemnización superior. El demandante puso en conocimiento del juez que sufría dolor en la extremidad inferior derecha, hormigueo, adormecimiento, o imposibilidad de caminar. La situación también le había provocado una depresión, por los intensos dolores en el nervio ciático y la dependencia de su esposa que lo trasladaba por la casa ya que no podía subir escaleras.

El juez considera acreditado que todas las dolencias físicas y psicológicas que relata el demandante son consecuencia del accidente sufrido en 2012 por lo que condena a la aseguradora al pago de una indemnización de 1,26 millones de euros.

El proceso no está cerrado. La sentencia del juzgado de Martorell puede recurrirse por lo que todavía deben pasar años antes de que se ejecute siempre y cuando un tribunal la ratifique.