Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una mayoría social del 63% cree que la coalición de Gobierno puede romperse

Logotipo de La Información La Información 26/02/2021 todos@lainformacion.com (Fernando Pastor)
© Proporcionado por La Información Las disputas entre el PSOE y Unidas Podemos han calado en la ciudadanía y entre los propios militantes de ambas formaciones, hasta el punto de que una mayoría del 63,3% de la población advierte que existe un riesgo de ruptura en la coalición de Gobierno, según revela la último Barómetro político, económico y social de Dym elaborado para el Grupo Henneo y La Información. Resulta llamativo que ese porcentaje general que ve peligrar la unión entre Sánchez e Iglesias es un punto mayor, del 64,4%, cuando se centra en los votantes socialistas, muy por delante del 41% que lo estima así en las filas moradas de UP. Es más, el miedo de los correligionarios del PSOE a la ruptura de la coalición ante los constantes desafíos de UP es incluso mayor que entre las filas de Vox.
Cuando se pregunta por las razones que llevan a ese miedo a que el Gobierno se rompa, la encuesta de Dym refleja que un 69,3% de los consultados estima que UP no es un socio leal para el PSOE. Aunque los dos líderes de esas formaciones hayan querido dar la impresión de que las rencillas son positivas y se termina llegando a un acuerdo, en sus bases se refleja lo contrario: hasta un 69% de los votantes del PSOE cree que Iglesias no es un socio leal, porcentaje que solo es superado en el caso de PP, Vox y Cs, mientras que, al contrario, un 67,3% de UP cree que sí son leales con Sánchez. La polémica por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél ha sido uno de los puntos de desencuentro que han generado esa separación de las bases de PSOE y UP que revela la encuesta, sobre todo por el apoyo que dio el portavoz de UP, Pablo Echenique, y algunos otros miembros de su partido a las manifestaciones de protesta que se convocaron. En este caso, una abrumadora mayoría del 75,8% asegura que un partido en el Gobierno no debería apoyar esos incidentes, mientras que solo un 15,7% se muestra a favor. De la misma manera, solo un 25,4% de la población, en su mayoría seguidores de UP, no está de acuerdo en que España es una democracia plena, mientras que más de un 70% sí apoya esa aseveración, puesta en duda en campaña electoral catalana por Pablo Iglesias. Los datos de la encuesta de Dym, realizada con 1.002 entrevistas entre el 19 y el 23 de febrero pasados, analiza las consecuencias de las elecciones catalanas, con una conclusión clara apoyada por entre el 61% y el 68% de los ciudadanos de toda España: el resultado de casi un triple empate entre PSC, ERC y Junts no mejorarán la situación de Cataluña, ni servirán para abrir una etapa de diálogo, ni favorecerán las estabilidad en el Gobierno de Madrid. Este pesimismo se refleja en mayor medida entre los votantes de la derecha. Sólo un tercio de los encuestados ve positiva la irrupción de Vox en el Parlament catalán, mientras que más de un 52% cree negativa la tremenda caída de Ciudadanos, el anterior vencedor, y un 45% ve negativa la debilidad del PP. Tanto es así que una mayoría del 78,9% cree que, tras el 14-F, ha quedado en cuestión el liderazgo de Pablo Casado en el PP, de la misma manera que casi un 60% cree que Ciudadanos debería cambiar a Inés Arrimadas al frente de la formación. A pesar de esa nota negativa, un 42% de los consultados apuesta por hacer algún tipo de integración en el centro derecha, donde la opción que con más apoyo (50,6%) es una unión entre PP y Cs, frente al 27,2% que añadiría Vox a ese grupo. El barómetro del mes de febrero de Dym apenas marca cambios en lo que a intención de voto se refiere sobre los resultados del mes anterior: El PSOE mejoraría un punto sobre diciembre y estaría en torno al 25,4% de los votos, mientras que el PP bajaría hasta el 19,6% (3,3 puntos menos), muy cerca del 18,1% de Vox, que mejora poco a poco, y todos ellos lejos ya del 12% deUP y el 7,5% de Cs. En la valoración de la actuación del Gobierno, se mantiene el suspenso general del 3,5 sobre 10, avalado por un 57,2% de los ciudadanos que puntúan el Ejecutivo por debajo de 4. La encuesta de febrero introduce dos preguntas finales sobre la vacunación y revela que hay un 57,4% de la población que cree que debería ser obligatoria, con preponderancia de los votantes del PSOE y UP con esa opinión. A ello se añade que el 60% de los encuestados estaría a favor de implantar una especie de pasaporte de vacunación para viajar o asistir a eventos.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Información

image beaconimage beaconimage beacon