Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Banderas de España para el estreno de la Princesa Leonor en Girona

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/07/2022 MARINA PINA

La normalidad institucional llega poco a poco a los lugares más independentistas de Cataluña, y lo hace con gestos que, en el caso de este domingo, protagoniza una menor. Nueve minutos después de la tarde, la Princesa Leonor ha llegado a Figueres acompañada por su hermana, la Infanta Sofía. La hija del Rey reivindica su papel como heredera al Trono con esta visita por primera vez la provincia de Girona, ciudad de la que nace uno de sus títulos. Se trata de un momento histórico, pues ocho años después de la llegada al Trono de Felipe VI y cinco tras la declaración por parte del consistorio gerundés del Rey como persona non grata, la Corona ha regresado a Girona. Porque la máxima institución del Estado tiene vocación de representar a todos los territorios. Y a pesar de los sucesos de los últimos años, la Fundación tiene su sede en Girona y lo normal es que la Princesa visite la provincia.

El compromiso de la Princesa y la Infanta de asistir a Girona no se hizo oficial hasta el viernes a medio día, cuando se publicó la agenda de la Familia Real. En cuanto se supo, Concordia Real se movilizó para organizar en Girona una concentración a favor de la Monarquía. También la CUP convocó a sus seguidores a una protesta frente a la torre del Museo Dalí, lugar de reunión de la Princesa y su hermana.

Nueve minutos después de las cinco de la tarde, la Princesa de Asturias llegaba acompañada por su hermana al Museo. La heredera con vestido blanco y rojo y la Infanta con vestido beis con ribetes negros, ambas calzado alpargatas, apenas se han percatado de los vivas y los abucheos, pues ambas concentraciones estaban lejos de la entrada.

Por tanto, pese al ruido de la calle, Doña Leonor ha aparecido segura y sonriente en su primer acto público tras terminar el curso en Gales y en el segundo que protagoniza con su hermana en solitario. Dentro del Museo Dalí, las hermanas han sido recibidas por la ministra de Educación, Pilar Alegría; la delegada del Gobierno, María Eugenia Gay y el vicealcalde de Figueres, Pere Caselles, adscrito al PSC. Tanta normalidad institucional ha habido en el acto que el hecho de que la alcaldesa, de Esquerra Republicana, independentista, no asistiese, se daba por supuesto y no ha restado relevancia al acto.

Tras saludar a las autoridades de la Fundación, la Princesa y la Infanta han mantenido una reunión de trabajo con jóvenes que participan en los talleres de la Fundación, en torno a 20 chicos y chicas de los que han intervenido ocho. Después, han asistido a un taller de Code y a continuación han realizado la visita al museo Dalí. La Princesa y la Infanta han visto la sala Mae West, donde han podido observar el retrato de la actriz; la cúpula donde descansa el pintor y la sala Dalí d'Or, donde hay obras del artista. Como curiosidad, el museo no se ha cerrado a los turistas y muchos se han visto sorprendidos por la visita de la Heredera y su hermana.

DOS MANIFESTACIONES

La CUP, bajo el lema #Catalunyanotereinireina, reivindica que el Museo está "blanqueando la monarquía". Pese a su lamento, el museo Dalí es un lugar emblemático para la cultura catalana y española y Salvador Dalí es uno de los artistas más importantes de su tiempo y el más representativo del surrealismo. El artista, que nació en Figueres y pidió ser enterrado allí aunque legó su patrimonio al Estado Español.

Medio centenar de manifestantes convocados por la CUP se reunieron en las inmediaciones del Museo Dalí. Con dos esteladas y una pancarta con una corona tachada, un ciudadano con boina gris gritaba proclamas como "fuera el Borbón", "1 de octubre ni olvido ni perdón" o "los Borbones son unos ladrones".

La imagen contrastaba con el número creciente de banderas de España que a lo largo de la mañana se han ido colgando de los balcones. Al otro lado de la calle, cerca de un centenar de manifestantes, estos convocados por Concordia Real, portaban banderas de España y esperaban tranquilos la llegada de la Princesa parámetros tras una pancarta en la que se leía "el futuro es Leonor".

La Princesa de Asturias ha calificado la visita de "muy interesante" y también ha dicho que le ha parecido "bastante impactante".

Al salir del acto, la Princesa y la Infanta se han acercado a saludar a los curiosos que entre gritos cortaban sus nombres, un grupo que ha aumentado considerablemente a lo largo de la tarde hasta las 200 personas.

Suscríbete aquí para seguir informado

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon