Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ciudadanos cierra la puerta a cualquier negociación con el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/04/2019 Elsa García de Blas
SIGUIENTE
SIGUIENTE

Ciudadanos cierra la puerta a cualquier negociación con el PSOE para facilitar que Pedro Sánchez sea investido presidente del Gobierno. La ejecutiva del partido mantiene la decisión que aprobó el pasado febrero de no llegar a ningún acuerdo con los socialistas. La apuesta a día de hoy —que se transmite como definitiva— es irse a la oposición e intentar liderarla con un PP muy debilitado por su desplome en las urnas. Casi una decena de veces ha declarado hoy Inés Arrimadas, en una comparecencia tras la reunión de la ejecutiva, que Ciudadanos va a liderar la oposición.

"No habrá ningún tipo de negociaciones para un Gobierno, para una investidura, ningún tipo de negociaciones que faciliten que el señor Sánchez llegue otra vez a La Moncloa", ha comprometido Arrimadas tras el comité permanente del partido, celebrado esta mañana para valorar los resultados electorales, en los que Cs creció hasta la tercera posición, con 57 escaños, a solo nueve del PP, rozando el sorpasso, pero sin conseguir su objetivo de desalojar al candidato socialista del Gobierno con una mayoría alternativa.

La cúpula del partido considera que la decisión que tomó de vetar cualquier acuerdo con el PSOE ha sido "avalada por las urnas", ha enfatizado Arrimadas. El círculo más próximo de Albert Rivera ya trasladó anoche, en cuanto se confirmó que Cs crecía hasta quedar a menos de un punto de distancia del PP, que el resultado validaba su estrategia para el 28 de abril. Esta era la apuesta por la hegemonía de la derecha y por convertirse en la alternativa a Pedro Sánchez, lo que implica en consecuencia no llegar a ningún acuerdo con el líder socialista. Aunque Cs no superó al PP —Pablo Casado, a pesar de su desplome, aún logró nueve escaños más que Rivera— los liberales entienden que el "empate técnico" con un PP que ahora tendrá marejada interna es equivalente a liderar de facto el bloque. "El PP está en coma", se felicitan en la cúpula de Cs.

Hay más elementos para Rivera en favor de mantener el veto a los socialistas, al menos de momento. El partido superó en las urnas al PP en cinco comunidades autónomas —Madrid, Cataluña, Andalucía, Baleares y Aragón— lo que estima que podría granjearle en las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo sus primeros gobiernos territoriales. Aunque la decisión de la ejecutiva del pasado febrero se limitó a cerrar la puerta a un pacto nacional con el PSOE, en la dirección de Cs empiezan a trasladar en privado que los resultados de ayer complican también posibles pactos regionales con los socialistas. Traducción: Cs quiere apuntalar su hegemonía en la derecha.

Arrimadas ha asegurado este lunes que hay unidad interna en Cs en el veto al PSOE. "Hoy no ha habido ningún debate [en la ejecutiva]. Estamos todos convencidos de que Cs no puede pactar con aquél que ha pactado con Bildu o Puigdemont". Pero el sector progresista del partido ya manifestó su desacuerdo con el veto a Sánchez en la ejecutiva el pasado febrero, aunque luego aceptó la decisión de la mayoría. De momento esas voces no han aflorado.

Ciudadanos trata de despojarse de las presiones para que se abra a estudiar un Gobierno con el PSOE con el argumento de que Sánchez ya lo tiene cerrado con Podemos y los nacionalistas. "El principal objetivo de Cs era desalojar a Sánchez de la Moncloa. Y desgraciadamente seguirá en Moncloa y formará gobierno con Podemos y los separatistas. Le dan los números y tiene el Gobierno montado", ha zanjado Arrimadas.

Más noticias en MSN:

Tensión entre barones del PP: se dispara el temor a perder sus últimos bastiones

Los posibles pactos y mayorías tras las elecciones generales

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon